La ciudad de los secretos

Portada
Grupo Planeta Spain, 2014 M09 15

Adolfo López Mateos tiene menos de un mes como presidente de México y debe enfrentar una crisis internacional que puede llevar al país nuevamente a una guerra, mientras el cadáver de un joven vestido de mujer es hallado en las calles del barrio chino de la capital. Un escritor obsesionado con la precisión histórica urde una fábula negra que une a la subcultura gay de la época con una conspiración en Los Pinos, en un tiempo de tensiones desbordadas en que el verdadero poder no sólo se ocultaba detrás de los secretos, sino que hacía de ellos sus armas. En La ciudad de los secretos Héctor Zagal rinde tributo a algunas de las mejores tradiciones de la novela policiaca y a una ciudad a punto del estallido económico y demográfico, que ocultó tras la modernidad su auténtico rostro.

 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Contenido

Sección 1
Sección 2
Sección 3
Sección 4
Sección 5
Sección 6
Sección 7
Sección 8
Sección 23
Sección 24
Sección 25
Sección 26
Sección 27
Sección 28
Sección 29
Sección 30

Sección 9
Sección 10
Sección 11
Sección 12
Sección 13
Sección 14
Sección 15
Sección 16
Sección 17
Sección 18
Sección 19
Sección 20
Sección 21
Sección 22
Sección 31
Sección 32
Sección 33
Sección 34
Sección 35
Sección 36
Sección 37
Sección 38
Sección 39
Sección 40
Sección 41
Sección 42
Sección 43
Sección 44

Términos y frases comunes

Acerca del autor (2014)

Héctor Zagal, Mexicano por nacimiento, se doctoró en España en Filosofía, disciplina que enseña con especial énfasis en la antigüedad clásica, Además de media docena de libros especializados, publicó los ensayos Dos aproximaciones estéticas a la identidad nacional (con Luis Xavier López, 1998) y Gula y cultura (2005). En 2006 incursionó en la narrativa con afán de amalgamar su pasión por la historia de México, la gastronomía y la intriga policiaca. El resultado fue la novela La venganza de Sor Juana (Martínez Roca), firmada con el nombre de Mónica Zagal, su hermana en la vida real. El propósito de tal pseudónimo, hasta ahora desconocido, era mostrar que también los varones pueden escribir novelas femeninas.

Información bibliográfica