Imágenes de páginas
PDF

cobre, plomo, y otras muchas sustancias minerales indispensables para las necesidades de la agricultura y las artes. Si en América ha dirigido ^ hombre su trabajo casi exclusivamente hacia la extra«non del oro y de, la plata, ha sido porque los miemnf55ge una sociedad obran por consideraciones distintas Jfle las que debieran tener presentes al dar el¿novimiento á la sociedad entera. En todos los parages donde la tierra puede producir añil y maiz, se prefiere el cultivo del primero, aunque atendiendo al interes general, debia darse la preferencia á los vegetales que sirven de alimento al hombre sobre los que solo dan objetos de tráfico con los extrangeros. Del mismo modo, en la loma de las Cordilleras, se ven abandonadas las minas de hierro ó de plomo, por ricas que sean, porque la atencion de los colonos está llamada enteramente á las vetas de oro y plata, aun cuando no presenten en sus crestones sino escasos indicios de riqueza.. Tan grande es el atractivo de esos metales preciosos que por una convencion general han llegado á ser los signos representativos de los mantenimientos y del trabajo, y cuyo laborío en la parte central de Méjico ha vivificado todos los otros ramos de la agricultura y de la industria de las manufacturas. *

* Esta influencia que tienen las minas en los progresos de la poblacion mejicana, la ha expuesto con mucho talento Don Fausto de Elhuyar eu la importante obra que acaba de publicaren Madrid, cuyo título es Memoria sobre el influjo de la Minería en la agricultura, industria, poblacion y civilizacion de la Nueva-España, 18»5, p. 8, a6, 67, 78, 1a5.

El pueblo mejicano puede sin duda proporcionarse por medio del comercio exterior todas las cosas que no le da el te*itorio que habita: pero en medio de una gran riqueza <y oro y plata , experimenta la . necesidad de laífcosas mas indispensables para las artes mecánicas! siempre que hay alguna interrupcion en su tráfico con la metrópoli, ó con otras partes de lá Europa y del Asia^ ó siempre que una guerra embaraza las comunicaciones marítimas. Hay veces que se encuentran acumulados en Méjico veinte y cinco ó treinta millones de pesos, al mismo..tiempo que las fábricas y el laborío de las minas se hallan apurados por falta de acero, de hierro y de mercurio. Pocos años antes de mi llegada á Nueva-España habia subido el precio del hierro, desde 4 pesos á 48 el quintal, y el del acero, desde 16 pesos á 260. Cuando sucede estár asi estancado el comercio exterior, se despierta por un momento la industria mejicana; y entonces se empieza á fabricar acero, y á hacer uso de los minerales de hierro y de mercurio que encierran las montañas de América; y entonces es cuando ilustrada la nacion acerca de sus propios intereses, conoce que la verdadera riqueza consiste en la abundancia de los objetos de consumo, esto es, en la de las cosas, y no en amontonar un signo que las representa. Durante la penúltima guerra entre España é Inglaterra, se ensayó el laborío de las minas de hierro de Tecalitan, cerca de Colima, en la intendencia de Guadalajara. El tribunal de minería gastó mas de 3o,0oo duros

para extraer, el azogue de las* vetas de San Juan de la Chica; pero poco duraron los efectos de un zelo tan laudable : la paz de Amiens, puso fin általes empresas que parecian dar al trabajo de los^minfirbs una direccion mas útil para la prosperidad púb"Bca. Apenas se restablecieron las comunicaciones marítimas, cuando se volvió á preferir el comprar ín los mercados de Europa él hierro, el acero y el mercurio.

Al paso que se aumente la poblacion en el reino de Méjico, y que sus habitantes dependiendo menos de la Europa comienzen á fijar su atencion en la gran variedad de producciones útiles que encierra el seno de la tierra, irá mudando de semblante el sistema del laborío de las minas. Una vez ilustrado .el gobierno, alentará los trabajos que se dirijan hacia la extraccion de las sustancias minerales de valor intrínséco; los particulares dejarán de sacrificar sus propios intereses y los públicos por preocupaciones inveteradas, y conocerán que el beneficio de una mina de carbon de tierra, de hierro ó de plomo puede llegar á ser de tanto producto como el de una veta de plata. En el estado actual de Méjico los metales preciosos forman casi exclusivamente la industria de los colonos, y cuando en este capítulo usemos de las palabras mina, real, real de minas, debe entenderse, mientras no se diga expresamente lo contrario , que se trata de una mina de oro ó de plata.

Habiendo sido mi ocupacion desde mi juventud el estudio del arte de beneficiar las minas, y habiendo dirigido por espacio de muchos años yo mismo las obras subterráneas en una parte de la Alemania que

contiene una gran variedad de minerales, he debido tener doble interes en examinar con cuidado el estado de lalmninas y de los métodos de beneficiarlas en Nuev^^ftSpana. He tenido ocasion de visitar las célebres íljinas de Tasco, de Pachuca y de Guanajuato, y en este^itio he residido mas de un mes: sus vetas exceden en riqueza cuanto se ha descubierto en las demas partes del mundo, y he podido comparar las diversas especies de labores de Méjico con las que ya el año anterior habia observado en las minas del Perú. Pero no siendo posible emplear con utilidad el gran número de materiales que he recogido sobre estos objetos sino reuniéndolos con la descripcion geologica del pais, debo reservar su explicacion circunstanciada para la Relacion histórica de mi viage en lo interior del continente. Asi pues, sin entrar en discusiones menudas y puramente técnicas, me limitaré en esta obra á examinar lo que puede dar lugar á consecuencias generales.

¿Cual es la posicion geográfica de las minas que suministran la enorme masa de plata que el comercio de Veracruzhace refluir anualmente en Europa? ¿Esta gran masa es el producto de un gran número de taboras pequeñas esparcidas, ó puede tenérsela como producida casi en su totalidad por tres ó cuatro vetas metalíferas de extraordinaria riqueza de abundancia? ¿Qué cantidad de metales preciosos es la que se bqneficia anualmente en el reino de Méjico? ¿Qué relacion tiene esta cantidad con el producto de las minas de toda la América Española? ¿En cuantas onzas por quintal puede valuarse la riqueza media dejos minerales de plata de Méjico? ¿En qué proporcion ej?an la cantidad de mineral que se funde, y aquelTWwirque se extrae el oro y la plata por via de amalgamación ? ¿ Cual es la influencia del precio del mercugio en los progresos del laborío, y cual la masa de este metal que se considera perdida en la amalgamacion, tal cual se hace esta operacion en Méjico? ¿Se puede conocer con exactitud la cantidad de metales preciosos que desde la conquista de Tenochtitlan han pasado de NuevaEspaña á Europa y Asia? ¿Es probable, atendido el estado actual de las labores, y la constitucion geologica del pais, que pueda aumentarse aun el producto anual de las minas de Méjico, ó debe creerse, como creen muchos escritores célebres, que la exportacion de la plata de América ha llegado ya á su maximum? He aquí varias cuestiones generales cuya solucion será el objeto de esta obra, y que estan enlazadas con los problemas mas importantes de la economía política.

[graphic]

Mucho tiempo antes de la llegada de los españoles, conocian los indígenas de Méjico, asi como los del Perú, el uso de varios metales: y no se contentaban con aquellos que en su estado natural se encuentran en la superficie de la tierra, especialmente en el lecho de los rios y en las quebradas ó barrancos formados por los torrentes; sino que emprendian tambien

[graphic]
« AnteriorContinuar »