Imágenes de páginas
PDF

cion directa, en puntos muy esenciales con las obras á que estan destinados. En tiempo de aquel ilustre geógrafo, el examen crítico de los fundamentos astronómicos no podia ser sino muy incompleto; y asi solo al cuidadoso esmero con que recogió los itinerarios, estudió las narraciones de los viageros, y combinó las distancias y las situaciones, es á lo que él debe de haber llegado á dar á muchos de sus trabajos esta perfeccion que todavía admiramos hoy. No solo se necesita el conocimiento de las lenguas para beber en las fuentes y recoger un gran número de datos, que de oü-o modo quedarian perdidos para la ciencia; lo es tambien para facilitar una especie de examen filologico á que el geógrafo instruido debe sujetar los nombres de los rios, lagos, montañas y poblaciones, para descubrir su identidad en un gran número de mapas. Asi como en el catálogo de los seres organizados , llamado vulgarmente systema natural, se anota como si fueran dos ó tres especies distintas, una planta ó un animal que han sido descriptos bajo diferentes denominaciones, del mismo modo nuestros atlas estan recargados de nojnbres, para los cuales se han creado rios. El afan d^e compilar sin crítica, de llenar los vacios y de combinar materiales heterogeneos, es el que muchas veces da á nuestros mapas, en las regiones menos frecuentadas, una apariencia de exactitud, cuya falsedad se advierte cuando se halla uno en los mismos parajes. La Condaminehabia dicho ya antes con mjicho juicio, « La mayor parte de nuestros atlas hormi« guean eu pormenores tan falsos como circunstan« ciados ». Generalmente hablando, los progresos de la geografía, si hemos de juzgarlos por lo que se ve en los mapas, son mucho mas lentos de lo que deberían serlo, atendiendo al gran número de útiles resultados, que tomando una época fija , se hallan esparcidos en todas las obras de las varias naciones que se intenta describir. Las observaciones astronómicas, y las noticias topográficas se van acumulando por muchos años , sin que se haga uso de ellas; y por un principio de estabilidad y de conservación, muyjaudable por otra parte, los geógrafos gustan mas muchas veces de no añadir ni quitar nada, que de sacrificar un lago, una cadena de montañas, ó una ramificación de rio que viene ya marcado desde algunos siglos atrás.

Tal vez se dirá que aun no es tiempo de levantar mapas- generales de un .vasto reino, acerca del cual faltan datos exactos. Pero por la misma razón, no se deberia publicar ningún mapa, excepto el de la provincia de Quito y eL de los Estados - Uuidos, ni del interior de la América continental, ni de muchas partes de Europa, como por ejemplo, de la España ó de la Polonia , en donde sobre unas superficies de mas de 1600 leguas cuadradas, no se encuentra un solo sitio, cuya posición se haya fijado por medios astronómicos. No hace quince años , que en el centro de la Alemania, apenas habia veinte lugares cuya longitud estuviese determinada con diferencia de un sexto ó de un octavo de grado.

En la parte de la Nueva-España situada al norte del paralelo ñe 24°, en las provincias llamadas internas ( esto es , el Nuevo-Mejico, el gobierno deCohahuila, y la intendencia de la Nueva-Vizcaya) el geógrafo se ve reducido á hacer combinaciones fundadas en los diarios de ruta. Como el mar está muy lejos de la parte mas habitada de estos paises , no le queda medio de enlazar estos lugares situados en el interior de un inmenso continente con otros puntos algo mas conocidos de la costa. Asi es que en pasando rocas mas allá de la ciudad se Darango se vaga , por decirlo asi, en un desierto; á pesar del apoyo de algunos mapas manuscritos, que por la comun estan en contradiccion unos con otros, no se encuentran allí mas recursos que los que tuvo el mayor Remiel al delinear los mapas del interior del Africa. No sucede lo mismo en la parte de Méjico .contenida entre los meridianos de Acapuko y de Veracruz, entre la capital de Méjico y el Real de Guanajuato. Esta region que yo he recorrido desde el mes de marzo de 18o3 hasta el mes de febrero de 18o4 es la mas cultivada y habitada de todo el reino, y despues de mi viaje se encuentran en ella bastantes puntos cuya posicion está astronómicamente determinada. . ,

Seria de desear que un viajero versado en la práctica de las observaciones y habilitado con un sextante ó un círculo repetidor de reflexion, con un relox de longitud, con un anteojo acromático y un barómetro portatil para medir las alturas, pudiese recorrer todo el norte del reino de la Nueva-España en tres direcciones , á saber, i* desde la ciudad de Guanajuato hasta el presidio de Santa-Fé, ó hasta el lugar de Taos en el Nuevo-Mejico; 21 desde la embocadura del Rio del Norte que desagua en el golfo de Méjico hasta el mar de Cortés , especialmente adonde se junta el Rio Colorado con el Rio Gila; y 3" desde la ciudad de Mazatlan, en la provincia de Cinaloa , hasta la ciudad de Altamira en la orilla izquierda

del Rio de Panuco.

* . ■ - •

De estos tres viajes el primero seria el mas importante , y el mas fácil de ejecutar : es en el que se hallaría el cronómetro menos expuesto á mudanzas considerables de temperatura. Con todo, seria preciso no fujrse en solo la trasportación del tiempo , sino servirse para determinar las longitudes, de distancia en distancia, de observaciones astronómicas absolutas, es decir, de los satélites de Júpiter, de ocultaciones de estrellas, y sobre todo de las distancias de la luna al sol; medios que merecen la mayor confianza , desde la' publicación de las excelentes tablas de Delambre, de Zach, de Rürg y de Rurckhardt. En el viaje astronómico de Méjico á Taos, sedebia verificar la posición que yo he asignado á S. Juan del Rio , á Queretaro , Zelaya , Salamanca y Guanajuato; determinar las longitudes y latitudes de S. Luis de Potosí, Charcas, Zacatecas, Fresnillo y Sombrerete, cinco lugares célebres por la riqueza de sus minas; y pasar por la ciudad de Durango y por el Parral á Chihuahua, residencia del gobernador de las provincias internas. Siguiendo la orilla del Rio Bravo, se iria por el Paso del Norte á la capital del Nuevo-Méjico, y desde allí al lugar de Taos, que es el punto mas setentrional de esta provincia.

El segundo viage que es el mas trabajoso de todos. y en el cual el observador tiene que sufrir un clima abrasador, daria puntos fijos en el NuevoReino de Leon, en la provicia de Cohahuila, en la Nueva - Vizcaya y en la Sonora. Las operaciones deberian dirigirse desde el orígen del Eio Bravo del Norte, por la sede episcopal de Monterey , al presidio de Moncloya. Siquiendo el camino por donde el caballero de Croix, viréy de Méjico fue, en 1778, á la provincia de Tejas , se llegaria á . Chihuahua ^onde este segundo viage se encontraria enlazado con el primero. De Chihuahua se debia pasar por el presidio de S. Buenaventura á la ciudad de Arispe, y desde allí al embocadero del Rio Gila, sea por el presidio de Tubac, ó por las misiones de la Pimeria alta, ó pollas sábanas ó sean prados en que andan los Indios Apaches tontos.

La tercera excursion, en la cual debia atravesarse el reino desde Altamrra hasta el puerto de Mazatlan , se uniría á la primera por la ciudad de Sombrerete; y serviria, tomando un rodeo hacia el Norte, para fijar la posicion de las famosas minas de Catorce, de Guarisamey, del Rosario y de Copala. Yo me he ceñido en esta enumeracion á nombrar solamente los parages

« AnteriorContinuar »