Imágenes de páginas
PDF

A estas ppsiciones se pueden añadir la del lugar de Ácatlan en la intendencia de la Puebla á los 17o 58', y la de la ciudad de Oajaca á los 16o 54' de latitud. Todas estas determinaciones, si es que han sido hechas con alguna exactitud, son tanto mas preciosas, cuanto que desde la Puebla de los Angeles hasta el istmo de Panamá, no hay hasta el dia de hoy ni siquiera un punto tierra ^dentro, cuya latitud esté determinada astronómicamente. Lo que obliga á dar cierto grado de confianza á las posiciones de la provincia de Oajaca, es la armonía que se encuentra entre las latitudes señaladas en el mapafce don Pedro Laguna y las de Antillon, á la ciudad de Tehuantepec, y á Puerto escondido. Los navegantes españoles sitúan estos puntos, el "primero á 1osi6° 22' y el segundo, que está cerca del lugar de Manialtepec, álos i5° 5o'de latitud.

He descripto con ingenuidad el deplorable estado de la geografía de Nueva-España; he mostrado las dudas que dejan mis propias observaciones y las de los viageros que me han precedido; y he hecho ver que sote un pequeño número de posiciones del territorio mejicano se encuentra establecido con toda la precisión que se puede exigir, en donde no se han establecido todavía observatorios. Hacia el Norte y hácia el E. tierra adentro, los errores pueden ser dé mas de un grado de latitud. Deseo con ánsia que se refundan pronto mis mapas, y que se les reemplace con operaciones mas exactas. Los datos astronómicos que contienen subsistirán siempre, y servirán de apoyo á las opera ciones geodésicas que se intenten hacer después de las mias. I . .

Hasta aqui hemos examinado las posiciones fundadas en observaciones astronómicas mas ó menos dignas de la atención del geógrafo; solo nos resta ahora indicar los mapas, casi todos manuscritos, de que yo me he valido para las diferentes partes de mi mapa general de Nueva-España, A

La disposición y las sinuosidades de la costa occi—< dental que baña el grande Océano, desde el puerto de Acapulco hasta la boca del Rio Colorado y los volcanes de las Vírgenef en California, se han tomado en gran parte, del mapa que acompaña la relación del viagc de los navegantes españoles al estrecho de Fuca. Este mapa, publicado en 1802 por el depósito hidrográfico de Madrid, se funda al norte de Acapulco y. de San Blas en las operaciones de las corbetas de Malaspina; pero lá costa que se prolonga al sudueste de Acapulco ha sido examinada muy imperfectamente. Para trazsltla en mi mapa, me ha sido preciso con* sultar el de la América setentrional de Antillon. «Es una lástima que se hayan descripto con tan poca exactitud hasta el dia de hoy las costas orientales de Méjico al norte de Veracruz. La parte comprendida entre el embocadero del Rio Bravo del Norte y la del Misisipí es casi tan desconocida como la costa oriental del Africa, entre Orange-River y Fish-Bay. La expedición de los señores Cevallos y Herrera, provista de excelentes instrumentos-astronómicos, está desti

nada á levantar planos exactos de estas regiones áridas y desiertas. Por lo que .toca á los pormenores de la costa oriental, he seguido la carta * del golfo de Méjico, publicada de orden del rey de España en 1799, y perfeccionada en i8o3. He corregido muchos puntos con arreglo á las observaciones de Ferrer, que dejo citadas mas arriba. Como este sabio observador coloca el puerto de Veracruz g'45" de arco menos al O. que yo, he reducido las posiciones de los lugares que. él ha determinado en las cercanías de Veracruz , á la longitud que resulta de los cálculos de Oltmanas. El error de los antiguos.mapas, consistia principalmente en la longitud de la barra de Santander, que, segun Ferrer, es de i°54'i5" al occidente de Veracruz, mientras que la carta del depósito no admite sino i° 23'de diferencia en longitud. Me ha parecido que debia acercarme á las observaciones de Ferrer**, reduciendo la longitud de Tamiagua á la de Santander.

El espacio de tierra comprendido entre los puertos de Acapulco y de Veracruz, entre Méjico, Guanajuato, el valle de Santiago y Valladolid, entre el

* Carta esférica que comprende las costas del seno mejicano, construida en el Depósito hidrográfico de Madrid, 1799.

** Se^un las últimas correcciones que Ferrer ha añadido, no diré á sus observaciones sino á sus cálculos, coloca la barra de Santander á los a3°45' Is" de latitud, y á los 1ooo 18'45" de longitud, posicion 11' de arco mas oriental que la que yo adopté en mi mapa, en 18o4 (Conocimiento de los tiempos para i8i7,pág. 3o3). Como Ferrer no coloca Veracruz sino 45" de arco mas al E. que yo, resulta de su mevolcan de Jorullo y la Sierra de Toluca está dispuesto con arreglo á un gran número de demarcaciones geodésicas que yo he tomado ya con el sextante y ya con un grafómetro de Adams. La parte contenida entre Méjico, Zacatecas, Fresnillo, Sombrerete y Durango, se funda en uti plano manuscrito que el señor de Oteiza ha tenido á bien construir para mí, con arreglo á los materiales que él habia recogido en su viage á Durango. Su plano merece alguna confianza por haber notado muy exactamente los rumbos y haber valuado las distancias por las jornadas de la arriería; y las posiciones de Guanajuato y de San Juan del Rio han sido corregidas por mis observaciones directas. Por este medio ha sido fácil convertir el tiempo en distancia, y reconocer el valor de las leguas del pais.

Los diarios de Rivera, Lafora y Mascaró que he tenido ocasion de citar mas arriba, han servido mucho para las provincias internas, particularmente para los caminos de Durango á Chihuahua y de aqui á Santa Fe y á Arispe, en la provincia de Sonora. Sin embargo- no he podido valerme de estos materiales sino despues de sujetarlos á detenido exámen, y comparándolos con los datos que Velazquez habia recogido en su expedicion á la California. Los caminos de Rivera difieren frecuentemente mucho de los de

mona redactada en 1817, que la diferencia de los meridianos de Veracruz y de la barra de Santander es de i°5o'3o". El Depósito hidrográfico de Madrid da á la barra 99" 43', error de medio grado hácia el E. •

Mascaró; ^particularmente, no es muy fácil-señalar la diferencia de meridianos entre Méjico y Zacatecas, ó entre Santa Fe y Chihuahua, como veremos mas adelante.

Costanzo ha rectificado la geografía de la Sonora. Este sabio, tan modesto como profundo, ha recogido de treinta años á esta parte cuanto tiene relacion con el conocimiento geográfico del extenso reino de NuevaEspaña. Es el único oficial de ingenieros que se haya dedicado á examinar profundamente las diferencias en longitud de los puntos mas lejanos de la capital. Ha formado por sí mismo muchos planos importantes, en los cuales se ve como pueden reemplazar hasta cierto punto las combinaciones ingeniosas á las observaciones astronómicas. Yo tengo tanta mayor satisfaccion en tributar esta justicia al señor Costanzo, cuanto que he visto en los archivos en Méjico muchos mapas manuscritos, en los cuales las escalas de longitud y de latitud no son mas que un adorno accidental.

He aqui la enumeracion de los mapas y planos que he consultado para el pormenor de mi mapa : me parece que he reunido todos los materiales que existian hasta el año i8o4

Mapa manuscrito de la Nueva-España, hecho de orden delvirey JBuccarelli, por los señores Costanzo y Mascará. Comprende el inmenso espacio que hay entre los 39' y 42° ¿e latitud, y se extiende desde el cabo Mendocino hasta la boca del Misisipí. Este es un trabajo que parece haberse hecho con mucho, es

« AnteriorContinuar »