Imágenes de páginas
PDF

un padre jesuíta aleman que residió en la Pimeria Alta, es decir, en la parte mas setentrional de la provincia de Sonora.

Mapa manuscrito de la Pimeria uilta. Este mapa se extiende hasta el Rio Gila. Las famosas ruinas de las casas grandes se situan en él á los 36° 2o' de latitud con un error de tres grados.

Mapa de la California, manuscrito de los padres Francisco Garcés y Pedro Font, 1777. Este mapa ha sido grabado en Méjico, pero con un error de tres minutos lo menos en cada latitud: con todo, es importante para la Pimeria Alta y para el Rio Colorado.

Carta geográfica de la costa occidental de la California, que se descubrió en los años 1769 y 1776, por don Francisco de Bodega y Cuadra y don José Cañizares, desde los 17 hasta los 58 grados. Este pequeño mapa , grabado en Méjico por Manuel Villavicencio, está levantado sobre el meridiano de San Blas; y debe interesar á todos los que se dedican á la historia de los descubrimientos en el Grande Océano.*

El golfo de Cortés parece muy detallado en el mapa de la California, que acompaña á la Noticia de la California, del padrefray Miguel p^enegas, 1757; pero la verdadera posicion de las misiones, que se hallan actualmente en esta península , está indicada- en el mapa que se ha añadido á la vida del padre Júnipero Serra, impresa en Méjico en 1787.

* Se encuentran algunos pormenores curiosos en Map of New-Ca^omia by order of the captain general ofthe internal provinces.

Mapa, manuscrito de la Provincia de la NuevaT^izcaya, desde los i!\ hasta los 35° de latitud, dispuesto en 1792 por el ingeniero don Juan de Pagaza Urtundua, sobre varias nociones recogidas en Chihuahua. Esta importante obra se hizo de orden del señor de Nava, capitán general de las provincias internas, y me ha servido para toda la intendencia de Durango. Las cercanías de la ciudad de Durango parece que son menos exactas en este mapa.

Mapa manuscrito de las fronteras setentrionales de la Nueva-España, desde los a3° hasta los 37o de latitud, por el ingeniero don Nicolás Lafora. "Este mapa describe por menor el proyecto de defensa del marques de Rubí, y me ha servido para verificar la situación de los presidios. Yo he visto vina copia de este mismo mapa, de tres metros de largo, que se conservaba en los archivos del vireinato.

Mapa del Nuevo-Me'jico, desde 29o hasta de latitud. Este mapa manuscrito, describe con mucha extensión lospaises situados bajo el paralelo de y contiene los pormenores sobre el lago (un poco incierto) dé los Timpanogos, y sobre los manantiales del Rio Colorado y del Rio del Norte. <

Mapa del Nuevo-Méjico, grabado, en 1790 por López. Yo no me he servido de él, y parece que es muy defectuoso en cuanto á los manantiales del Rio <lel Norte. Los territorios situados entre estos manantiales y los del Misourí están mas bien explicados 041 un mapa de la Luisiana, publicado en Filadelfia en i8o3.*

Me atrevo á lisonjearme, de que á pesar de sus grandes imperfecciones, mi mapa general de NuevaEspaña aventaja en dos cosas esenciales á todos los que se han publicado hasta él dia de hoy. Este mapa presenta la situación de trescientos y doce sitios de minas, y la nueva división del territorio en intendencias : los laboríos están indicados con arreglo á un catálogo que elTribunal supremo de minas mandó hacer en los parages mismos en toda la extensión de aquel vasto imperio. He distinguido con signos particulares los lugares en donde hay diputaciones de minas, y los laboríos que dependen de cada una de ellas. El catálogo que se me franqueó señalaba las mas veces el rumbo y la distancia con relación á una ciudad mas considerable: he combinado estas notas con lo que presentaban los antiguos mapas manuscritos, entre los cuales citaré como uno de los que mas me han servido, el del señor Velazquez. Este trabajo ha sido tan minucioso como penoso, Cuando ningún mapa traia el nombre de la mina , ha sido preciso colocarla

* El Map ofthe interna! provinces of New-Spain from the sketches of M. Pike se considera en el dia como una simple copia del mapa del señor de Humboldt con algunas mudanzas en los manantiales del Arkansas(ra/¡«e/-, American atlas, *8i3 , pág. 9). El mapa que acompaña una obra publicada con el título modesto: Notes on México ¡nade in the autumn of 1822 , br a citizen of the United States, está como el de Taylor's Seleclions , calculado sobre el mapa del señor de Humbold^: No obstante añade los caminos de Tampico á San Zimapan. (E.—H.) simplemente según la situaba el catálogo, reduciendo las distancias itinerarias, ó las leguas del pais, á distancias absolutas conforme á las combinaciones que otros -casos análogos me suministraban. Hallándose concentrada la población de la Nueva-España sobre la inmensa llanura interior de la cadena central, resulta que el mapa de Méjico está cargado de nombres con mucha desigualdad. No se crea sin embargo que todos los sitios en donde el mapa no indica un lugar ni una cabana, sean terrenos enteramente inhabitados. No he querido marcar sino los lugares cuya posición era idéntica en los varios mapas manuscritos que me servian para mi obra; porque la mayor parte de los mapas de América hechos en Europa están llenos de nombres de lugares, cuya existencia se ignora en el pais mismo. Estos errores se perpetúan, y muchas veces es difícil adivinar el origen que han tenido. Yo he querido mas bien dejar mucho espacio vacio en mi mapa, que no andar á tientas con incertidumbre.

La indicación de las cadenas de montañas ha presentado, grandes dificultades, que solo podrá conocer bien el que se haya ocupado por sí mismo en diseñar cartas geográficas. Yo he dado la preferencia á las líneas cruzadas en proyección ortográfica, sobre el método de representar las montañas de perfil, porque este último método que es el mas imperfecto y el mas antiguo de todos, da lugar á la mezcla de dos especies de proyecciones muy heterogéneas. Convengo , sin embargo, en que este inconveniente está casi compensado con una ventaja real y efectiva. El método antiguo suministra unos signos que anuncian simplemente « que el terreno es montuoso, que hay montace ñas en tal ó tal provincia ». Mientras mas vago es este lenguage geroglífico, menos expuesto está á errores. El método de las líneas cruzadas obliga al dibujante á decir mas de lo que sabe, y aun mas de lo que es posible saber acerca de la constitucion geológica de una grande extension de terreno. Al ver los últimos mapas que se han publicado del Asia menor y de la Persia, deberia creerse que algunos- sabios geólogos habian averiguado en aquellos países la altura relativa, los- límites y la direccion de las montañas. Eti ellos se descubren cadenas que serpentean y se entrelazan como los rios, de modo que podria decirse que los Alpes y los Pireneos no son tan bien conocidos como aquellas remotas regiones. Sin embargo, las personas instruidas que han visitado .la Persia y el Asia menor aseguran que los grupos de montañas tales cuales son, se diferencian enteramente del tipoque presenta el gran mapa del Asia, publicado por Arrowsraith, y tantas veces copiado en Francia y en Alemania. '''

Las aguas dan sin duda alguna en cierto modo la planta del territorio; pero el curso de los rios indica simplemente la diferencia de nivel qué existe en la porción de terreno por donde corren. El conocimiento de los grandes valles ó de los lagos, y el exámen de -. los puntos de division , son de mucha importancia v.' *6

« AnteriorContinuar »