Imágenes de páginas
PDF

para el ingeniero que se dedica á la hidrografía: sin embargo, por una falsa aplicación de los principios de esta ciencia, sucede que los geógrafos han querido determinar desde sus gabinetes la dirección de las cadenas de montañas en aquellos territorios en que creían conocer exactamente el curso de los ríos, y para esto se han imaginado que dos grandes depósitos de agua no pueden estar separados sino por grandes elevaciones de tierra, ó que un rio considerable no puede cambiar de dirección sino porque un grupo de montañas se opone á su curso. Al discurrir asi se han olvidado que muchas veces , ya por la naturaleza de las rocas, ya por la inclinación délas copas horizontales, los terrenos por mas elevados que sean no dan origen á ningún rio, mientras que los" manantiales de los rios mas considerables están lejos de las altas cadenas de montañas. He ahí, por que no han sido muy felices los ensayos que se han hecho hasta el dia para levantar cartas geográficas fundadas en ideas teóricas. Es tanto mas difícil adivinar la verdadera configuración del terreno, cuanto que las corrientes pelágicas, y Ja mayor parte de los rios que han cambiado la superficie del globo, han desaparecido totalmente. El conocimiento mas perfecto de los rios que han existido y de los que existen en nuestros tiempos podria instruirnos acerca del declive de los valles; pero de ningún modo acerca de la altura absolutadelas montaña's ó déla posición desuscadenas. En mi mapa de la Nueva España he trazado la

dirección de las cordilleras no fundado en supuestos vagos ó combinaciones hipotéticas, sino sujetándome al gran número de noticias que me han suministrado las personas que han visitado las minas nfejicanas. El grupo mas elevado de montañas se encuentra en las cercanías de la capital, bajo los 19° de latitud. Yo he recorrido por mi mismo la parte de las cordilleras dé. Anahuac comprendida entre los paralelos de 16o 5o', y 21o o' y en una anchura de mas de Izjo leguas. En esta región es donde he hecho el mayor número de medidas barométricas y trigonométricas, sobre, cuyos resultados he formado los perfiles geológicos que presenta mi atlas mejicano. Los ¡mapas manuscritos de Velazquez, y los de Costanzo y Pagaza me han ayudado mucho para las provincias setentrionales. El señor Velazquez, director del Tribunal de minería habia recorrido la mayor parte de la Nuevar España; habia trazado sobre su mapa, que hemos citado mas arriba, los dos brazos de la Sierra Madre de Anahuac, conviene á saber : el ramal oriental que se dirige de Zimapan hacia Charcas y Monterey, en el reino de León; y el occidental que se extiende desde Bolaños hasta el presidio de Fronteras. Algunas memorias manuscritas de Sonnenschmidt, sabio mineralogista sajón, que ha visitado las minas de Guanajuato, de Zacatecas, de Chihuahua y de Catorce, y lasobras del señor del Rio, profesor en la escuela de minas de Méjico, y de don Vicente Valencia, residente en Zacateca», me han suministrado también

noticias muy útiles. También debo otras á los consejos que ha tenido á bien darme el célebre químico y director de las minas, don Fausto de Elhuyar, en Méjico; al señor Chovell, en Villalpando; al señor AbadGueipo, en Valladolid; al señor Anza , en Tasco; al coronel Obregon , en Catorce; y á un gran número de ricos propietarios y de frailes misioneros que lian tomado parte en mis operaciones. A pesar del afán que he puesto en instruirme en los parages mismos , de la dirección de las cordilleras , todavía estoy muy lejos de considerar esta parte de mi obra como perfecta. Ocupado de veinte años á esta parte en recorrer montañas y en reunir materiales para un atlas geológico , sé muy bien cuan aventurada es la empresa de trazar las montañas sobre una extensión de terreno de 118,000 leguas cuadradas.

Hubiera deseado poder levantar, en grande escala, dos mapas de la Nueva-España ^ uno físico y otro puramente geográfico: pero he temido hacer demasiado voluminoso el atlas mejicano. Las líneas cruzadas de sombreo que designan las de mayor declive y las variaciones de superficie del terreno , ofuscan al mismo tiempo los mapas cargados con gran número de nombres; de modo que á veces no se pueden leer cuando el grabador quiere dar masjjrillo á su trabajo en la distribución del claroscuro. De estas consideraciones resulta que el geógrafo que ha examinado con proligidad la posición astronómica * fie los'lugares, se

* En el capítulo octavo trato de la regularidad extraordinaria encuentra incierto en lo que debe preferir, si lia de conservar la limpieza del rasgo y de la letra, ó si ha de hacer mas sensible la altura relativa dé las montañas. Uno de los mapas mas excelentes que se lAn-publicado en Francia, es á saber, el que se ordenó en el depósito de la guerra en 1804, prueba suficientemente cuan difícil es conciliar estas dos especies de intereses opuestos , el del geólogo y el del astrónomo. El temor de dar mucha extension á mi obra, y las dificultades que presenta la publicacion de un atlas, para el cual no es un gobierno el que hace los gastos, me han hecho abandonar el proyecto que habia formado al principio de unir á cada corte del terreno un mapa físico en proyeccion horizontal. * ¿

que ofrece la posicion de los volcanes mejicanos. Estoy un popo incierto sobre la latitud del volcan de Colima, y sobre la longitud del pico de Tancitaro, cuya altura se ha tomado dos veces desde lejos. Temo no se baya escapado algun error al copiar mis ángulos; pero la latitud del pico de Tancitaro me parece segura, con 8' de diferencia.

* Existen muchas copias mas ó menos incompletas del mapa grande de la Nueva-España.del señor de Humboldt: no citaremos aqui masque las de Arrowsmith, del Mayor Pike, y de A. E. Tardieux, el padre (mapa de la Luisiana y de Méjico, i8ao). He aqui el juicio que nuestro viagero formó sobre las dos primeras de estas copias. (Relation bistorique, tom. i.) Mi mapa general del reino de la Nueva-España, fundado en observaciones astronómicas y en el conjunto de materiales que existían en Méjicq, en 1804, ha sido copiado por el señor Arrowsmith, quien se le ha apropiado publicándole en i8o5 en escala mayor (antes que la traduccion

inglesa de mi obra hubiese salido á luz en Londres, encasa de Long

--1

man, Hurst y Orme) y con el título de New Map of Mexico, compiíed from original documents, by Arrowsmith. Es muy fácil reconocer

MAPA DE LA NUEVA-ESPAÑA
Y DE LÓS PAISES LIMITROFES AL N. Y AL E.

i.

Mas arriba he expuesto los motivos que me han impelido á reducir mi gran mapa de la Nueva-España á ciertos límites que son demasiado estrechos para representar, en una misma lámina, toda la extension del reino desde la. Nueva-California hasta la intendencia de Mérida. El segundo mapa del atlas mejicano está destinado á remediar este inconveniente; y hace ver al mismo tiempo, no solo todas las provincias que dependen del virey de Méjico y de los dos comandantes de las provincias internas, sino tambien la isla de Cuba cuya capital puede considerarse como el puerto militar de la Nueva-España, la Luisiana, y la parle atlántica de los Estados-Unidos. Este mapa ha sido redactado por un sábio ingeniero de Paris,

este plagio por las muchas faltas calcográficas del mapa, por haberse olvidado traducir del frances al ingles la explicacion de los signos, y por la palabra Océan, que se halla escrita en medio de las montañas en un sitio en donde el original dice: El llano de Toluca está elevado 14oo toesas sobre el nivel del océano. El procedimiento del señor Arrowsmith es tanto mas reprensible, cuanto que los señores Dalrymple, Reunell, de Arcy, de la Rochette, y tantos otros geógrafos excelentes como posee la Inglaterra no le han dado semejante ejemplo , ni en sus mapas ni en las analisis que los acompañan. Las reclamaciones de un yiagero deben parecer justas, cuando se dan^1 público , con distintos nombres, unas simples copias de sus obras. ■ E1 señor Tanner, en su Nuevo atlas americano se ha aprovechado

« AnteriorContinuar »