Imágenes de páginas
PDF

*

el señor Poirson , con arreglo á los materiales que el señor Oltmanns y yo le hemos suministrado; y abraza la extension inmensa comprendida entre los 15' y 4^° de latitud, y los 75o y i3o° de longitud. En un principio tuve el proyecto de extender este mapa al sur hasta el embocadero del Rio San Juan, para indicar en él diferentes canales cuya construccion se propuso á la corte de Madrid, y que-servirian para establecer entre los dos mares la comunicacion de que se hahablado en el capítulo segundo de esta obra. Pero ha-' biendo echado de ver, mientras ponia en ejecucion este proyecto, que si adoptaba una escala mas pe- • quena, la península de Yucatan y la costa de Monterey no estarian descriptas con toda la extension que exigen, he preferido conservar una escala mayor, y no extender mi mapa hacia el sur mas que hasta el golfo de Honduras. • «

La parte principal, esto es, la que comprende el reino de la Nueva - España, es una copia fiel de mi

gran mapa cuya- analísis acabo de dar. He aña

«

igualmente de los trabajos del señor de Humboldt; pero no contento' con indicar las fuentes en donde ha bebido, ha dado un testimonio muy brillante á favor del carácter de candor y de veracidad que presenta el Ensayo político». El mapa de Méjico, en la parte de que el caballero de Humboldt es responsable por sí solo tiene, dice el señor Tanner (New American atlas, i8a3, pág. 6), un sello de exactitud que no ha sido desmentido despues de veinte años que lleva de examen; y será siempre, como lo ha sido desde que se publicó por primera vez, la basa de todo mapa nuevo de Méjico, hasta tanto que pueda todo aquel territorio someterse á verdaderas operaciones geodésicas.» (E—a.)

dido la provincia de Yucatán con arreglo al mapa del golfo de Méjico, publicado por el depósito hidrográfico de Madrid. La Nueva-California ha sido descripta conforme al atlas que acompaña la relación del viage de las corbetas Sutil y Mejicana, y con arreglo á uña memoria del señor Espinosa, impresa en 1806, que tiene por título : Memoria sobre las observaciones astronómicas que han servido defundamento á las cartas de la costa NO. de América , publicada por la dirección de trabajos hidrográficos. En todos los casos en que esta memoria ha dado resultados diferentes de los que presenta la relación del viage al estrecho de Fuca, los he preferido como fundados en unas basas mas sólidas*. La obra del señor Espinosa ha servido también para el pequeño grupo de islas que Collnett ha llamado el Archipiélago de Revillagigedo, en honor del.virey de Méjico que restableció el orden en el ramo de hacienda, é hizo recoger datos estadísticos muy importantes.

*.Jfo he situado Monterey á los 36°35'45" de latitud y á los 124° ia'23" de longitud, y el cabo de San Lucas á los iaü5a'33" de latitud y ii2°i4'3o" de longitud. La longitud de Monterey en que rae he fijado con el señor de Espinosa, al construir mi mapa de Méjico, se diferencia de la de Vancouver mucho menos que el resultado que publicó Antillon. La diferencia entre los navegantes ingleses y españoles es de 18' de arco , como queda dicho anteriormente. (Conviene mucho recordar aqui que el principio de esta análisis desde la pág. i45 hasta la a3g'ha sido redactada en Berlín en el mes de setiembre de 1807, y que lo que sigue ha sido publicado en la primavera del año 1809. Es fácil advertir lo que se ha añadido en i8a5 en esta segunda edición del Ensayo Político).

Las islas de San Benedicto, Socorro, Roca Partida y Santa Rosa, situadas entre los 18o y 2o' de latitud fueron descubiertas por los navegantes españoles al principio del siglo xvi. Hernando de Grijalva hallo, en 1533, la isla de Santo Tomas, que en el dia se llama isla de Socorro ; y en 154^ , Ruy Lopez de Villalobos atracó en un islote que designó con el nombre de la Nublada; é indicó muy bien su distancia de la isla de Santo Tomas. La Nublada de Villalobos es la que se llama en el dia isla de San Benedicto. Es muy dudoso que la Roca Partida del mismo navegante sea la isla de Santa Rosa de los hidrógrafos modernos, porque reina la mayor confusion acerca de la posicion de este escollo. Juan Gaétan * le coloca hasta 2oo leguas al ueste de la isla de Santo Tomas. Esta isla es la que se encuentra señalada á los 19o45' de latitud, como una encalladero de treinta y seis millas de. largo, en el mapa de Domingo del Castillo, hecho en 1541, y sepultado por mucho «tiempo en los archivos de la familia de Cortés, en Méjico.En épocas mas modernas no se ha visitado mas que tres veces el grupo de las islas de Revillagigedo, conviene á saber: por el piloto don José Camacho, en 1799, en una navegacion de San Blas á la Nueva-California ; por el capitan de navio don Alonso de Torres, en 1792, en un viage de Acapulco á San Blas; y últimamente por Collnett** en

* Ramusio, tom. i, pág. 3j5. (edicion de Venecia I6i3). ** Collnett's Voy age to tke South Sea , pág. 107. Collnett encuentra el cabo de San Lucas á los ja" 45' de latitud , y 1120 2o' y 15" de lou1793. Las observaciones de estos tres navegantes estan muy poco conformes entre sí: sin embargo parece que Collnett ha fijado con bastante exactitud la posición de la isla del Socorro, tomando muchas series de distancias de la luna al sol. Con arreglo á estas distancias calculadas por las tablas de Masón es como se han fijado los rumbos de todo el grupo de aquellos islotes.

Yo he descripto en este mapa, conformeá los materiales que existian en r8o4, las Montañas de Roca del Nuevo-Méjico hasta el paralelo de 42o. La conformidad entre las observaciones astronómicas del mayor Long y la longitud que yo he dado á Santa Fe y á Taos es tal, que no tendré que mudar en la época presente ( 1825) la longitud de la parte oriental de las montañas. Los tres picos se encuentran asi:

Spanish Peak lat. 37o 10'y long. 106o 55'

James Peak, que parece

de 1798 toesas de al* t . *" "tura ......... lat. 38° 38', long. ip7u52'

Big Horn, ó Pico princi-: .. ■

pal (Highest Peak) del

mayor Long, ó Long

Peak de Tanner . . . lat. 4o° i3', l|>ng. io8°3o'

t

gitud. Esta latitud parece que está errada en casi 7 minutos. La montaña de San Lázaro,<cuya posición ha fijado Collnett á los i5° y i5' de latitud y 114o 4o' i5" (pág. 9a y 94) no.es sin duda la misma que la que Ulloa llamó en 1539 cabo de San Abad, y la que yo he colocado (siguiendo á Espinosa) á los 14° 47' de lat-, y ii4°45'3o" de longitud.

Me parece que para continuar en el estado actual de la geografía de estas regiones, las Cordilleras mejicanas (Rockíó Stony Mountains) háciaelnorte,es preciso colocar su extremo oriental á

38° de latitud por 107o 20' de longitud.

4o° 108o 36'

45° Ii3° o''

63° • 124*40'

68° y i3o°3o' Yo fijo la longitud del extremo setentrional de la cadena de los Andes en las montañas de roca (Rocky Mountains), conforme á las correcciones que se han hecho últimamente en el mapa del señor Mackensie por las observaciones del capitán Franklin. A los 67o y 69° de latitud, hay errores de 4° á 6° en longitud: pero en el paralelo del lago de los Esclavos, casi no se encuentra ningún error (embocadero del rio Mackensie, según Franklin 128o, según Mackensie i35°; embocadero del Coper-Mine-River, según Franklin, 115° 35', según Mackensie y Hearne 111°; embocadero de rio de la Esclava en el lago de este nom^ bre, según Franklin 112o 45', seguil Mackensie 113° al ueste de Greenwich). De estos datos resulta, i° que las montañas de roca se hallan bajo los paralelos de 60o y 65° por 127o y 128o de longitud al ueste del méridiano de Paris; 20 que el extremo boreal de la cadena al ueste del embocadero del rio de Mackensie está á los i3o° 20' de longitud; 3° que el grupo de montañas de cobre está á los 118° y 1190 de longi

« AnteriorContinuar »