Imágenes de páginas
PDF

traordinaria de una cadena de montañas escabrosas y basálticas, que rodean el valle como un muro circular; y se convence de que todo este valle no es mas que el fondo de un lago qüe se ha secado. Los depósitos de agua dulce y salada que ocupan el centro de la llanura, las cinco lagunas de Zumpango, de San Cristobal, de Tezcuco, de Jochimilco y de Chalco, no son á su vista sino los débiles restos de una gran masa de agua, que cubria en tiempos remotos todo el valle de Tenochtitlan. Las obras emprendidas para preservar la capital del peligro de las inundaciones, ofrecen al ingeniero y al arquitecto hidráulico, ya que no sea modelos que imitar, á lo menos objetos dignos de un profundo estudio. * , A pesar de la atencion que llama esta comarca bajo los tres respetos de la historia, de la geología, y de la arquitectura hidráulica, no hay ningun mapa cuya inspeccion pueda dar una idea de la verdadera forma del valle. El plano de las cercanías de Méjico, publicado en Madrid por Lopez, en 1785, y el de la guia de forasteros de Méjico, no se fundan mas que en un mapa antiguo de Sigüenza hecho en el siglo xvii". Estos bosquejos no merecen ciertamente el nombre de mapas topográficos; porque ni presentan

* Véase mas atras en la Analisis estadística, las investigaciones sobre la posicion de la antigua ciudad de Méjico, de las pirámides de Teotihuacan, posicion de los lagos, del desagüe por donde las aguas del valle corren hacia el golfo de Méjico, y de los dos llanos de Cholula y de Toluca, de los cuales una parte está comprendida en mi mapa del valle de Tenochtitlan.

á la vista la situación actual de la capital, ni el estado de los lagos en tiempos de Motezuma.

El mapa deSigüenza que no tiene masque ai centímetros de largo y 16 de ancho, tiene por título: Mapa de las aguas que por el circulo de noventa leguas vienen á la laguna de Tezcuco, delineado por don Carlos de Sigüenza y Góngora, reimpreso, en Méjico con algunas adiciones, en 1786, por don José ¿álzate. La escala de latitudes y longitudes que Alzate ha añadido á este plan de Sigüenza, tiene defectos de construcción de mas de tres minutos de arco. La longitud absoluta de la capital, que el sabio mejicano asegura ser el resultado de 21 observaciones de satélites de Júpiter, y que dice que ha sido aprobada y verificada por la academia de ciencias de Paris, está errada en uu grado. Este mapa de Alzate ha sido copiado servilmente por todos los geógrafos que se han aventurado á publicar mapas del valle de Méjico. Para la distancia directa ofrece: d) desde la cima del volcan de Popocatepetl hasta el lugar de Tisayuca, situado al extremo setentrional del valle, I°i' de arco ecuatorial (verdadera distancia o° 53').

b) desde el centro de la ciudad de Méjico hasta Huehuetoca, en donde empieza el canal de desagüe de los lagos, o°32' (verdadera distancia o°23').

c) desde Méjico hasta Chiconautla, o° 0.0' (verdadera distancia o° 15').

d) del Peñón de los baños á Zumpango o03a'(dis

tancia verdadera o°2i')r e) deí Peñón de los baños á San Cristóbal o"i3' (distancia verdadera o°8'). , f) del lugar de Tehuiloyuca á Tezcuco, o° 29' (distancia verdadera o" 21'). He aqui errores de 16,000 , y aun de 20,000 metros en unas distancias que Velazquez habia medido con suma exactitud en la operación geodésica que hizo en 1773 , y sobre las cuales acaso no queda una duda de cien metros. Sin embargo, Alzate tenia á su disposición la triangulación de Velazquez, y pudiera haberse servido de ella, como lo hemos hecho don Luis Martin, el señor de Oltmanns y yo, al construir el mapa que está inserto en el atlas mejicano. Yo no he hecho observaciones astronómicas en Pachuca , pero sí en el Real de Moran , cuya latitud es mayor que la de Pachuca. He hallado que Moran estaba á los 20o 10'4" de latitud, y sin embargo Alzate pone Pachuca á los 20o \í\. La antigua ciudad de.Tula está colocada en su mapa casi un cuarto de grado demasiado al norte.

El mapa de las cercanías de Méjico por Mascará, publicado en la Guia de forasteros del mismo reino, no tiene mas que i4 centímetros de largo y 10 de ancho, por consiguiente es doce veces mas pequeño que el que va unido á la presente obra. Puede considerársele como una copia de los mapas de Sigüenza y de Alzate; solo que la parte setentrional del valle se halla un poco reducida. La cima del volcan de Popocatepetl está lejos de Huehuetoca, según el padre Alzate , i" i4'j y según Mascáró r° ii'. La verdadera distancia es i°i': esta es la que resulta de enlazar, por medio de los triángulos de Velazquez, Huehuetoca al Peñón de los baños, y este , por medio de mis observaciones astronómicas y de muchos azimuts, al voícan de Popocatepetl y á la pirámide de Cholula. «

Hay mapas que presentan los lagos cercanos de la ciudad de Méjico corriendo", no al NE. hácia el golfo del reino de Méjico, como efectivamente sucede,sine al NO. "hácia el mar del Sur! Este error se encuentra entre otros muchos en el mapa de la América setentrional publicado en Londres por Bower, geógrafo del rey. • • • - •

Desde que llegué á Méjico, en la primavera del año 1800, concebí el proyecto de disponer un mapa del valle de Teñochtitlan. Me habia propuesto fijar, por medio de observaciones astronómicas, los límites de este valle que tiene la forma de un óvalo prolongado: habia tomado ademas muchos ángulos de posiciones, colocándome sucesivamente en la torre de la catedral de Méjico, en la cima de las colinas de Chapoltepec y del Peñón délos baños, en la venta de Chalco ,en la cumbre de la montaña del Chicle, en Huehuetoca y erí.Tisayuca. La posición de los dos volcanes de la Puebla y del Pico de Ajusco habia sido determinada por un método hipsoméírico particular, es decir, por ángulos de alturas y por azimuts. Teniendo poco tiempo para esta operación rio podia lisonjearme reunir en mi mapa el gran número de pequeños, lugares de indios que cubren las orillas de los lagos. Mi ohjeto principal era fijar con cuidado la figura general del valle, y levantar el mapa físico de una region en la que acababa de medir un gran número de alturas con la ayuda del barómetro.

Las circunstancias me han puesto en estado de publicar un mapa topográfico fundado en materiales mas exactos. Una persona respetable que reune (¡cosa extraña en todos paises! ) un inmenso caudal al amor de las ciencias y del bien público , el señor don José Maria Fagoaga, queria dejarme un precioso recuerdo de su patria, dándome á mi partida de Méjico, el boaquejo de un mapa del valle. Por recomendacion de este señor de Fagoaga, mi amigo , don Luis Martin, sabio ingeniero y mineralogista formó un mapa con arreglo á las operaciones geodésicas hechas en diferentes épocas entre la ciudad de Méjico y el lugar de Huehuetoca, con ocasion de los canales de Tezcuco, de San Cristobal y de Zumpango. El señor Martin aprovechó una parte de mis demarcaciones sujetando el todo á las observaciones astronómicas que yo habia hecho en las extremidades del valle. Con estos medios y haciendo muchas excursiones geologicas á las cercanías de la capital y á los volcanes de la Puebla, se hallo en disposicion de expresar con mucha verdad la configuracion y la altura relativa de las montañas que separan el llano de Méjico, de los de Toluca, deTula , de Puebla y de Cuernavaca.

« AnteriorContinuar »