Imágenes de páginas
PDF

en las montañas, que los dos volcanes estaban casi reunidos por una misma faja de nieves. El máximum* de altura del límite de las nieves , tal como yo le he encontrado en el mes de noviembre de 18o3, es poco mas ó menos de 456o metros.

La Sierra Nevada, ó el Iztaccihuatl no tiene sino algunos metros de elevacion mas que el Mont-Blanc; el Popocatepetl tiene de altura mas que esta última montaña, 625 metros. Por otra parte, el llano que corre desde la ciudad de Méjico hasta el pie de los volcanes, tiene ya mas elevacion que la punta del Mont-d'Or, y que los famosos pasos del Pequeño San Bernardo, del Mont-Cenis, del Simplon , de Gavarnia y de Cavarera.

Por entre las puntas de los dos volcanes de la Puebla es por donde pasó el inmortal Cortés con su ejército y con seis mil Tlascallecas , cuando hizo su primera expedicion contra la ciudad de Méjico. Durante esta niarcha penosa, el valeroso Diego Ordaz, para dar á los naturales una muestra de su valor, intentó llegar á la cima del Popocatepetl; y aunque no llegó á conseguir su objeto**, el emperador Carlos v le permitió colocar un volcan en el escudo de sus armas. Se ignora si Francisco Montaño, despues de la toma déla capital, en i522, sacó el azufre de que se valieron para fabricar pólvora, de la crátera misma del Popocatepetl, ó como me parece mas prohable, de alguna grieta lateral.

* Véase cap. n.

• ** Cartas de Cortés, pág. 3i8 y 3.8o; Clavigero,t. m, pág. 08 y 162.

• 2o.

XVII.

VISTA PINTORESCA DEL PICO DE ORIZABA.

El pico de Orizaba, sobre cuya posicion estan tan confusos los mapas de Arrowsmith * y otros geógrafos, goza entre los navegantes de la misma celebridad que el pico de Tenerife, la Silla de Caracas, el Tafelberg' y el pico de San Elias. Yo lo he delineado tal cual se presenta en el camino que va de Jalapa al lugar de Oatepec (Huatepeque) cerca del barrio de Santiago. En este parage no se deja ver sino la parte cubierta de nieves perpetuas. El primer plano de mi dibujo es un bosque espeso de liquidambar estiraciflua, de molastomes, de madroños y de pimenteros. Es digno de notarse que los dos volcanes mas grandes de Méjico, el Popocatepetl y el Citlaftepetl, tienen ambos la crátera inclinada hacia el SE. En general, se observa que en la region equinoccial de la Nueva-España, las montañas tienen su declive mas rápido hacia el golfo de Méjico, y los bancos de rocas tienen de este lado su direccion mas comun del NO. al SE. Para distinguir mejor los volcanes activos de los apagados, me he tomado la libertad de añadir una pequeña columna de humo á los dibujos del pico de Orizaba y del gran volcan de Puebla, aunque no he observado esta hu

* Véase mas arriba , pág. 198.

mareda ni en Jalapa ni aun en Méjico *. M. Bonpland y yo hemos visto salir una gran masa de Cenizas , y unos vapores muy densos de la boca del Popocatepetl, el %[\ de enero de 1804. Cuando sucedió esto nos hallábamos en el llano de Tetimpa, cerca de San Nicolás de los Ranchos, en donde hizimos la medida geodésica del volcan. El pico de Orizaba, que los Indios llaman también Pojauhtecatí ó Zeuctepetl ha tenido sus erupciones mas fuertes, desde 1545 hasta i566.

Ocho años antes de mi llegada á Méjico, habia medido Ferrer el Citlaltepetl ó volcan de Orizaba, temando ángulos de alturas á grande distancia de la punta del pico, cerca del Encero; y le asigna, según una memoria inserta en las Transaciones de la ciudad de Filadelfitt, la altura de 5,45o metros**. Mi medida, que le da i55 metros de menos, ha sido hecha en una pequeña llanura cerca de Jalapa, en donde el ángulo de altura de la punta no era tampoco sino de 3o 43'48". A pesar de la constancia extraordinaria

* M. Bullock no ha tenido presente este pasage, cuando echa en cara al señor de Humboldt ( Six month's residence in México, 1824 , pág. 121), de haber figurado el humo encima déla crátera del Pico de Orizaba. Al mismo tiempo recordaremos á este estimable viagero la carta del señor Visconti ( Vue des Cordilléres, tom. 11) y la explicación de la posición de las manos y de los pies en la figura mejicanas arrodilladas, en respuesta de lo que dice, 1. c. pág. 53i. (E—R.)

** Véase asimismo Purdy, Colombian Navigator, 1824, pág. 198. Si esta medida de Ferrer es exacta, el pico de Orizaba seria mas alto que el Popocatepetl.

de las refracciones bajo los trópicos, y de las precauciones que he tomado, no creo haber llegado á dar á conocer, durante el curso de mis viages, la altura de una sola montaña de la América con aquella exactitud con que las operaciones geodésicas del general Roi, de Tralles, Delambre, Zach y Oriani, nos han dado á conocer la altura de algunas montañas de la Europa. Sucede lo mismo con estas operaciones delicadas que con la analísis química de los minerales: esto es, que nunca se hacen con toda exactitud sino 1 cuando se goza de una tranquilidad perfecta, y del tiempo sobrado que rara vez puede proporcionarse el que anda viajando en climas remotos.

Esta lámina n° xvn, y la precedente han sido gravadas por mi compatriota M. Arnold, joven artista de una habilidad muy particular, que ha sido arrebatado á las artes en la flor de su edad. Yo he encontrado el azimuth * del pico de Orizaba en Jalapa, al medir sucesivamente las distancias del borde del sol al vértice del pico, S. 33°35'3o" O. Ferrer encuentra S. 33°36'3o"0.

XVIII.

PLANO BEL PUERTO DE ACAPÜLCO.

El comercio de la Nueva-España no tiene mas que dos salidas, el puerto de Veracruz y el de Acapulco.

Véanse los pormenores de las observacipnes en mi Recueil astronomique, tom. n.

Por el primero se hace el comercio con la Europa, con las costas de Caracas, la Habana, los Estados-Unidos y la Jamáica; el segundo es el punto central del comercio del mar del Sur y del Asia; recibe los buques que vienen de las islas Filipinas, del Perú, de Guayaquil , de Panamá, y de la costa del norueste de la América setentrional.

Habiendo dado muy pormenor los mapas itinerarios de los caminos de Europa y de Asia, me ha parecido importante publicar también planos exactos de los puertos de Veracruz y de Acapulco. Seria difícil encontrar dos desembarcaderos que presenten un contraste mas singular. El puerto de Acapulco parece un estanque inmenso hecho por la mano del hombre, mientras que el puerto de Veracruz ni aun siguiera merece el nombre de una rada, sino de un desdichado anclage entre encalladeros.

El plano que doy del puerto de Acapulco no se ha publicado nunca, aunque existen muchas copias de él en América. Los oficiales que se embarcaron á las órdenes de Malaspina, en las corvetas la Descubierta y la Atrevida, levantaron este plano en 1791; y yo debo su adquisición á la benevolencia del señor Bauza, director del depósito hidrográfico de Madrid. El dibujo está enteramente conforme á un plano de Malaspina, de cerca de un metro de largo, que he examinado en Acapulco durante mi mansión allí, en el año de i8o3.

La longitud que asigno al puerto de Acapulco (102" 9'33") en la casa del contador don Baltasar Alvarez

« AnteriorContinuar »