Imágenes de páginas
PDF

Ordoño, es mayor que la que se adoptó en el Viage de la Sutil y Mejicana al estrecho de JFuca. Pero de una memoria inserta en el almanaque de Cádiz, resulta que los individuos del depósito hidrográfico de Madrid tienen hoy dia por mas cierta una posición mas occidental que )a mia, é idéntica con la que me habia dado mi cronómetro *, reduciendo Acapulco á la longitud de Méjico, y despreciando las distancias lunares observadas el 27 y 28 de marzo de i8o3.

El señor Espinosa encuentra Acapulco 102o 17*21" al O. de Paris, por el trasporte del tiempo desde el puerto de San Blas**; á Io2°24'i5" por dos satélites de Júpiter observados simultáneamente «n Acapulco, en Greenwich y en Paris; á 102o 15'47" por ocho satélites comparados con las tablas corregidas, ó en término medio, 102o 19'8", que es la longitud por la que se decide también Antillon, en el análisis de su mapa de la América. Se observaron ademas, mientras la expedición de Malaspina estuvo en Acapulco, en 1791, dos ocultaciones de estrellas, sobre las cuales

* Véase mas arriba, pág. 186.

** Es preciso notar que la longitud de San Blas no se funda sino en dos observaciones celestes, á saber en un satélite comparado con las tablas, y en un eclipse de luna. Los resultados sacados de estas dos observaciones se diferencian de 5'45" de arco (el capitán Hall da á San Blas, conforme á una ocultación de estrella io7°39'4»"> Exlractsfrom. a journal, etc., i8a4> vol. II, pág. La memoria

de Espinosa presenta un ejemplo instructivo de la mucha prudencia que exige el uso de los cronómetros, si no se verifican las longitudes cronométricas por medio de otras observaciones puramente no se hicieron observaciones correspondientes en Europa. El capitán de fragata don Juan Ciscar, las calculó con arreglo á las tablas de Bürg; y encontró Acapulco á 102° 9' 45" por la ocultación del 19 de febrero, y á i02°35'45" por la 15 de abril. Algunas distancias de la luna al sol, tomadas el 12 de febrero, pero calculadas por grupos y sin corregir el sitio de la luna por la observación de un pasage al meridiano, dieron 102o24'^>'f'

He aqui un gran número de determinaciones hechas por medios muy diferentes. Todas dan un longitud algo mas occidental que la que resulta de solo mis observaciones, y es la que adopté en mi atlas, antes de haber tenido noticia de la importante memoria del señor Espinosa. Las ocultaciones de estrellas son indudablemente preferibles á cualquier otra especie de observaciones favorables. Pero los resultados que presentan las ocultaciones de dos estrellas de León , observadas en Acapulco, se diferencian, según el cálculo de Ciscar, en 26', y según el de Oltmanns en 5' de arco. Los astrónomos españoles admiten asimismo para el primer satélite un error muy considerable de las tablas. Consideran este error de 35" de tiempo , mientras que Oltmanns, comparando las ta

celestes. En la expedición de Malaspina cuatro cronómetros de ArnolcL dieron en el puerto Mulgrave, con diferencia de 9', la misma longitud da i42°38'57"; y no obstante, algunas distancias lunares han probado que la verdadera longitud era de 141" o'37". Los cuatro relojes habían cambiado á la \ez su marcha diurna.

blas de Delambre con varias observaciones hechas desde el mes de enero hasta el de mayo de 1791, no halla el error de las tablas sino de — 7",6 por lo que hace á las inmersiones, y de — 14" por lo que toca á las emersiones. El mismo cree, según varios cálculos publicados en el segundo volumen de nuestro Recueil &' Observations astronomiques, que el verdadero término medio, sacado de las observaciones de la expedición de Malaspina, es de 102o \í\ 3o"; y que no concediendo sino medio valor á nuestras observaciones, se podria fijar la longitud de Acapulco á Ioi°9'33"; es decir, que seria tres minutos y medio mas occidental que lo que indica mi atlas mejicano. No podemos extrañar las dudas en que- nos quedamos sobre la posición de un puerto del mar del Sur, cuando se reflexiona que pocos años hace no se sabia de cierto la longitud de Amsterdam, y no con tres ó cuatro minutos de duda sino con un tercio de grado. Examinando el pormenor de mis observaciones *, se encuentra por mi cronómetro ó el trasporte del tiempo de Guayaquil, 102o9'57" =6b 48'3c/', 8; por catorce distancias de la luna al sol, tomadas el 27 de marzo (corrigiendo el error de las tablas por las observaciones de Greenvich), 6h48'2 3"; por quince distancias del 28 de marzo, 6b48'23". El capitán BasilHall admite (en el fortin de San Carlos), por el trasporte de los tiempos de San Blas, una longitud de 16" de

* Observations astronomiques, toni. II.

tiempo, mas occidental que la de mi cronómetro; y se fija en 102o ¿4'2"• Me parece que he probado por la simple exposición de los hechos, que los límites de los errores acerca de la longitud de Acapulco son ya suficientemente estrechos para que se solo pueda esperar el fijarla con mas precisión por medio de observaciones de ocultaciones de astros.

XIX.

MAPA DE LOS DIVERSOS CAMINOS POR LOS CUALES REFLUYEN LAS RIQUEZAS METALICAS DE UN CONTINENTE AL OTRO.

La cantidad de oro y plata que el nuevo continente envia anualmente á Europa, es mas de los nueve décimos del producto total de las minas que hay en el mundo conocido. Las colonias españolas , por ejemplo , suministran por año cerca de tres millones y medio de marcos de plata, mientras que en todos los Estados de Europa, comprendiendo la Rusia Asiática, el laborío anual á penas pasa de trescientos mil marcos *. Mi larga permanencia en la América española me ha facilitado el adquirir sobre la riqueza metálica de Méjico, del Perú, de la Nueva Granada , y del Vireinato de Buenos-Aires, nociones mas exactas

* Véase respecto de las minas de Europa el excelente mapa estadístico de la riqueza mineral, que está unido al Mémoire général sur les mines , por M. Heron de Villefosse, pág. 240.

que las que ofrecen las obras de Adam Smith, de Robertson y de Raynal. Partiendo de estas basas, he creído que podía dedicarme á hacer investigaciones sobre la acumulación de los metales preciosos que durante mucho tiempo se ha ido haciendo en la parte del sur y del sudueste del Asia. Los principales resultados de mis conjeturas los he presentado en un mapa pequeño que he bosquejado en el mar, en T 8o4 , en la travesía de Filadelfia á las Costas de Francia. Este mapa indica, por decirlo asi, el flujo y reflujo de las riquezas metálicas. En él se observa en general un movimiento del O. al E., movimiento opuesto á los del Océano, de la atmósfera, y de la civilización de nuestra especie.

XX.

FIGURAS QUE REPRESENTAN LA SUPERFICIE DE LA NUEVA ESPAÑA , T DE SUS INTENDENCIAS, LOS PROGRESOS DEL LABORÍO METALICO, Y OTROS OBJETOS RELATIVOS A LAS COLONIAS DE LOS EUROPEOS EN LAS DOS INDIAS.

En la figura que representa, según el método de la aritmética lineal de M. William Playfair, los progresos del laborío de las minas de oro y plata de la Nueva España *, he señalado como incierto el año 1742- Según el estado que se me comunicó, en la

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »