Imágenes de páginas
PDF

á decidir, respecto á la edad entre las calizas de transicion de las minas del Poctor y de Zimapan, y los pórfidos de Guanajuato y dePachuca; pero, segun MM*. Sonneschmidt y Valencia, se ve seguir en las ricas minas de Zacatecas, casi como en Guanajuato, de abajo arriba, sienita y pizarra de transicion ( con diorita y piedra lidia), grauwache, pórfido no metahfero.

iMontañas de Venezuela.

*Unas pizarras verdes esteatitas de transicion que recubren gneis-micapizarra primitiva. Calizo negro.

Serpentina y diorita (cubierta de almendrilla con piróxeno).

Esta es la continuacion de las rocas que he observado en4a orilla setentrional delos llanos de Calabozo.

Hungría.

]\Iicapizarra de transicion con bancos de calizo negro sobrepuesto á rocas primitivas.

Pórfidos y sienitas de transicion, mantos subordinados: micapizarra de transicion; caliza granuda blanca con serpentina; masas de diorita. Estos pórfidos, cómo la mayor parte de los de los Andes, estan inmediatamente recubiertos por trachita¿ sieníticas blancas y negras. (Observaciones de M. Beudant).

Pórfido, sienitas y dioritas (grünstein) de transicion.

Si los grandes depósitos de plata y oro que constituyen, hace muchos siglos, la riqueza de la'Hungría y de la Transilvania se hallan únicamente en medio de sienitas y dioritas, no por eso debe concluirse que sucede lo mismo en Nueva-España. No hay duda que los pórfidos mejicanos han dado ejemplos aislados de una riqueza prodigiosa. En Pachuca, el solo tiro del Encino ha suministrado anualmente durante mucho tiempo mas de 3o,ooo marcos de pla.ta*; en 1726 y 1727, los dos laboríos de la Vizcaina y del Jacal, han dado ambos 542,ooo marcos, es decir, casi dos veces tanto como han dado, en el mismo íntervalo, toda la Europa y toda la Rusia asiática. Estos mismos pórfidos de Real del Monte, que se unen por sus mantos superiores con las trachitas pórfidas y con las perlitas y obsidianas del Cerro de las Navajas, han suministrado al conde de Regla, por el beneficio de lamina de la Vizcaina (de 1762.á i78i) mas de once millones de pesos fuertes. Sin embargo, estas riquezas son todavía inferiores á las que se sacan en el mismo pais, de las formaciones de transicion, que no son pórfidas. La veta «egra de Sombrerete, que atraviesa una caliza compacta llena de riñones de piedra lidia, ha dado el ejemplo de la mayor abundancia de mineral de plata que jamas se ha visto en ambos mundos: en müy pocos meses ha tenido la familia de Fagoaga, ó séase del marques del Apartado, una ganancia de cuatro millones de duros. La mina de la Valenciana beneficiada en pizarra de transicion, ha dado constantemente un producto tan igual, que hasta fines del siglo último, no ha dejado de suministrar anualmente, durante cuarenta años consecutivos , mas de 36o,ooo marcos dé plata. En general, en la parte central de la Nueva-España, en que los pórfidos abundan mucho, no es esta roca la que da los metales preciosos en los tres grandes laboríos de Guanajuato, Zacatecas y Catorce. Estos tres distritos . de minas, que dan la mitad de todo el oro y plata mejicana, se hallan situados entre los 18o y 23° de latitud boreal. Allí los mineros trabajan en criaderos de mineral contenidos casi enteramente en terrenos de pizarra primitiva' intermediaria (thonschiefer) de grauwacke y de caliza alpina; digo casi enteramente, porque la famosa veta madre de Guanajuato, mas rica que el Potosí, y que ha dado año común, hasta fines de 1804, una sexta parte de la plata que la América pone en la circulación del mundo entero, atraviesa á un mismo tiempo la pizarra primitiva y el pórfido. Las minas de Belgrado, de San Bruno y de Marisan- • chez, abiertas en la parte porfirítica al sudeste de Va-, lenciana, son muy poco importantes. Otros laboríos, dirigidos sobre los pórfidos del grupo (Real del Monte, Moran , Pachuca y Bolaños) apenas suministran actualmente sino 100,000 marcos ó una vige'simaquinta parte de la plata exportada (i8o3) del puerto de Veracruz. He creído deber indicar aqui estos hechos, porque la denominación de pórfidos metalíferos, de que me he valido en mis obrás, puede ocasionar el error de que se consideren las riquezas

metálicas del nuevo mundo como debida en gran parte á los pórfidos de transicion. Cuantos mas' adelantos se hacen en el estudio de la constitucion del globo, en los diferentes climas de que se compone, tanto mayor es el conocimiento que se adquiere de que apenas exjste una roca anterior á la caliza alpina, que, en ciertos paises, no se haya encontrado muy llena de plata. El fenómeno de estas vetas antiguas, en que se hallan depositadas nuestras riquezas metálicas (quizá como el hierro espejado apizarrado y el muriato de cobre estan depositados, y aun se encuentran en nuestros dias en las hendiduras de las lavas) es un fenómeno, que, por decirlo asi, parece independiente de la naturaleza específica de las rocas.

Para dar una idea exacta de la composicion de la roca de pórfido, sienita y grünstein (diorita) posterior á la pizarra de transicion, es preciso distinguir, en el estado en que se halla actualmente la ciencia , cuatro formaciones parciales á saber, las de

la region equinoccial del Nuevo Continente,

de la Hungría ,

de la Sajonia,

de la Noruega. A pesar de la conexion que tienen entre sí estas formaciones parciales, sin embargo cada una de ellas presenta diferencias bastante notables. Las pondremos de manifiesto con sus nombres puramente geográficos, segun los sitios que presentan los tipos mas distintos, sin querer decir por eso, que no pueda hallarse la formacion de Hungría en el Nuevo Continente, ó la de Guanajüato, con todas sus circunstancias, en algunas partes de Europa.

Lo que caracteriza en general los pórfidos, en parte muy metalíferos, de la América equinoccial, es que carecen absolutamente de cuarzo, y tienen hornblenda, feldespato vidrioso y alguna vez piróxeno. En cuantas obras he publicado desde el año de i 8o5, he insistido sobre -estos distintos caracteres: se vuelven á encontrar en gran parte en los pórfidos ó diorita porfirítica, igualmente metalíferos, de la Hungría y de la Transilvania. Los pórfidos mejicanos, como ya hemos dicho en otro lugar, presentan muchas veces á un mismo tiempo dos variedades de feldespato, el comun y el vidrioso : el primero resiste mucho menos que el segundo á la descomposicion. Por la forma de sus cristales, largos ó afilados, se los reconoce casi tambien como por el brillo y la estructura hojosa, mas ó menos expresada. Si alguna vez se manifiesta el cuarzo, no está cristalizado, sino en pequeños granos informes: el piróxeno y el granate, que igualmente se hallan en la diorita (grünstein) porfírica de la Hungría, son muy escasos. El grupo argentífero mejicano abunda menos en hornblenda: la mica, que se halla en algunas trachitas, nunca se encuentra en los pórfidos de la Nueva-España. La mayor parte de estas rocas estan muy regularmente estratificadas ¿ y lo que mas es, la direccion de sus capas concuerda frecuentemente (entre la Mojonera y Sopilote,

« AnteriorContinuar »