Imágenes de páginas
PDF

níineros mejicanos las consideran como nn indicio natural de la riqueza de aquellas comarcas, pues que en Zacatecas las ven también colocadas sobre una pizarra de transición eminentemente metalífera. Cuando se abraza bajo un mismo punto de vista los pórfidos de la Bufa de Guauajuato, y los de las minas, en otro tiempo célebres, de Belgrado de San Bruno , de la Sierra de Santa Rosa y de Villalpando, se cree reconocer en sus capas el paso mas reciente en unas rocas que generalmente se lia convenido en Europa colocarlas entre las tracbitas. -m

En las inmediaciones de Guanajuato dominan los pórfidos de feldespato compacto, verde gris y verde í aceituna, que contienen feldespat

)), ya en cristales»easi microscópicos en cristales muy grandes (minas de San Bruno y del Tesoro). La bornblenda descompuesta,que probablemente tiñe en verde la masa entera de estas rocas, no se distingue sino por mancbas informes. Subiendo bácia la-Sierra (puerto de Santa Rosa, puerto de Varientos) el pórfido está frecuentemente dividido en bolas con mantos concéntricos: su masa se vuelve verde negruzca, semividriosa (peehsteinporpbyr), y contiene al mismo tiempo un poco de mica cristalizada y granos de cuarzo. Cerca de Villalpando las vetas auríferas atraviesan un pórfido verde de esmeralda, con' base de fonolita, en la que solo se conocen algunos pequeños cristales agudos de feldespato vidrioso. Esta es una roca que es muy difícil de distinguir del por

[graphic]

phyrschiefer trachítica: yo la he visto cubierta de uu pórfido terroso blanco amarillento. (muja de Santa Cruz), y de un conglomerado antiguo (boca de la mina de Villalpando), que presenta evidentemente la arenisca roja, y cuyos mantos inferiores pasan al grauwache.

Los pórfidos de la region equinoccial del Méjico, contienen , aunque raras veces , ademas de algunos granates diseminados (Izmiquilpan y Jaschi), mercurio sulfúreo ( San Juan de la Chica, cerro del Fraile, cerca de la villa de San Felipe; Gasa ve, al extremo setentrional del valle de Méjico); estaño (el Robedal, y la Mesa de los Hernandez); alunita (Real del Monte, segun M. Sonneschmidt). Parece que esta última sustancia acerca todavía mas estSs rocas pórfidas de las verdaderas trachitas; aunque, en la América meridional (península de Arayo, cerro del Destiladera y de Cbupariparu), he visto una pizarra primitiva que mas bien pertenece á la roca primitiva, queá la intermediaria , atravesada por vetas, no diré, de alunita (alaunstein) sino de alumbre, del .cual venden los indios, en la plaza de Cumaná, pedazos de mas de una pulgada de grueso. El cinabrio de los pórfidos de San Juan de la Chica, los mantos arcillosos del Durasno, mezclados á la vez de hornaguera y de cinabrio, y asentados sobre un pórfido muy hornbléndico, son unos fenómenos muy dignos de la mayor atencion. Aquellos geogno'stas que, como yo, dan mas importancia al asiento que á la composicion oritognóstica de las rocas, sin duda acercarán los pórfidos y arcillas del Durasno de los depósitos de mercurio que presenta en los dos mundos la formacion de la arenisca roja y de pórfido (ducado de Dos Puentes, y Cuenca entre Quito y Loja). Los últimos mantos del terreno de transicion se hallan en todas partes unidos íntimamente con los mantos mas antiguos del terreno secundario.

[graphic]

La célebre veta de plata de Bolaños ha presentado su mayor riqueza en una almendrilla intercalada en pórfido. En Hungría, Inglaterra , Escocia y aun en Alemania, hay algunas rocas de almendrillas y de pórfidos que pertenecen á un mismo tiempo á los grauwackes, á las pizarras primitivas y calizas de transicion y á la arenisca roja ó de hornaguera. El pórfido metalífero de Guanajuato cubre sencillamente la pizarra primitiva, sin que por eso forme mantos intercalados, pero una sienita análoga á la que se ve en la mina de la Valenciana, en medio de la pizarra primitiva intermediaria, alterna infinitísimas veces, sobre una superficie de mas dt#reinte leguas cuadradas, con diorita de» transicion, entre la mina de la Esperanza y el pueblecito de Comangillas. En esta region, la roca sienítica carece de metales; pero en Camarca es argentífera , como lo es igualmente en Sajonia y en Hungría.

Pilaras (schistes) de transicion. Las mas célebres son las de Guanajuato, cuya descripcion geognóstica queda consignada anteriormente, tom. ni, pág. 97-102.

FORMACIONES SECUNDARIAS. . .

-Arenisca roja.

Las pizarras y los pórfidos de transición de Guanajuato (mesa de Anahuac), cuya descripción circunstanciada hemos hecho'en otro lugar, están cubiertas de una formación de arenisca roja. Esta formación ocupa las llanuras de Celaya, de Salamanca y de Burras (900 toesas); y existe en ejla una caliza bastante análoga á la del Jura y un yeso hojoso. Sube por la cañada de Marfil á las montañas que circuyen la ciudad de Guanajuato, y se manifiesta á pedazos en la sierra de Santa Rosa cerca de Villalpando (133o toesas ). Esta arenisca mejicana presenta lá semejanza mas admirable con el rothe todte liegende Mansfeld en Sajonia: contiene fragmentos constantemente angulosos de lidia, de sienita., de pórfido, de cuarzo y de sílice (splittriger hornstein ). La base que une estos fragmentos, es acilfc-fcrruginoso, muy pegajoso, pardo-amarillento, frecuentemente (cerca de la mina de Serena) rojo de ladrillo. Algunos mantos de conglomerado basto, que contienen fragmentos de dos á tres pulgadas de diámetro, alternan con un conglomerado muy fino, y aun algunas veces (Cuevas) con una arenisca con granos de cuarzo uniformemente redondeados. Los conglomerados bastosfcbundan mas en las llanuras y en las quebradas que en las alturas. En los mantos mas antiguos (mina de Rayas) he creido ver un paso de arenisca roja al grauwacke; los pedazos de sienita y de pórfido embutidos se vuelven pcqueñitos, sus contornos se distinguen muy poco, y aparecen como confundidos en la masa. Es preciso no confundir este conglomerado (frijolillo de Rayas) con el de la mina de las Animas, que es gris blanquizco, y contiene fragmentos de caliza compacta. Frecuentemente, en la arenisca roja de Guanajuato, como en la de Eisleben en Sajonia, la argamasa ciment es tan abundante (camino de Guanajuato á Rayas y á Salgado), que no se distinguen ya en ella fragmentos embadurnados. Unos mantos arcillosos de tres á cuatro toesas de grueso alternan entonces con el conglomerado basto. La gran formacion de arenisca roja sobrepuesta á la pizarra primitiva, no aparece generalmente (Uelgrado, Rufa de Guanajuato), sino apoyado en el pórfido de transicion; pero enVillalpando se le ve claramente posar sobre esta ultima roca. No he encon„ trado en las areniscas rojas de Guanajuato conchas petrificadas ni vestijios de hornaguera, ni madera fosil. En otras partes de la Nueva-España, se hallan frecuentemente estas sustancias combustibles, particularmente en aquellas que estan menos elevadas sobre el nivel del mar; en el interior del Nuevo Méjico, ápoca distancia de las orillas del Rio del Norte, se conoce la hornaguera , y probablemente hay algunos otros depósitos ocultos de ella en los llanos de Nuevo Santander y de Tejas. Al norte de Natchitoches, cerca de

« AnteriorContinuar »