Imágenes de páginas
PDF

la hornaguera de Chicha, existe una colina aislada que de tiempo en tiempo, se oyen en ella detonaciones subterráneas, producidas quizá por la inflamacion de gaz hidrógeno unido con el aire atmosférico. La madera fosil es comun en las areniscas rojas que se dilatan hacia el nordeste de la ciudad de Méjico; se la encuentra igualmente en las inmensas llanuras de la intendencia de San Luis de Potosí, y cerca de la villa de Altamira. La hornaguera del Ditrasno (entre Terra Nueva y San Luis de la paz) se halla situada bajo un manto de arcilla que contiene dentro de sí madera fosil, y sobre un manto de mercurio sulfúreo que cubre el pórfido. ¿Corresponde acaso á liñitas muy recientes, ó mas bien se debe adoptar que estas sustancias combustibles del Durasno, estas arcillas y estos pórfidos semividriosos (pechstein-porphyre), globulosos y cubiertos de hialita mamelacia, pórfidos que, en otras partes de Méjico (San Juan de la Chica, Cerro del Fraile cerca de la villa de San Felipe), contienen depósitos de mercurio sulfúreo, están unidos á la gran formacion de la arenisca roja? Es indudable que esta formacion no sea tan abundante en mercurio en el Nuevo Continente, como en la Alemania occidental; y aun lo es en los parages que carecen de pórfido ( Cuenca, mesa de Quito); y si la reunión de las vetas de estaño con las de cinabrio, en los pórfidos de San Felipe, parece á primera vista que separa las rocas pérfidas que abundan en mercurio de las de arenisca roja, es preciso tener presente que las pizar

[ocr errors]

ras primitivas y pórfidos de transición (Hollgrund cerca de Steben, Hartenstein) son también algunas

veces en Europa estañíferas.

Coloco inmediatamente después de la areniscá hornaguera de Guanajuato una formación un poco problemática, que ya queda descripta mas arriba, con el nombre de lozero ó conglomerado feldespático; es una roca arenácea, blanca rojiza, alguna vez verde manzana, que se divide, semejante á la arenisca de balsosas ( Leuben ó TValdjúattenstein de Subí) en losas muy delgadas; la cual contiene granos de cuarzo, pequeños fragmentos de pizarra primitiva, y muchos cristales de feldespato, en parte quebrantados y en parte intactos. Estas diversas sustancias están pegadas unas á otras en el lozero de Méjico, como en la roca de aspecto pórfido de Suhl, por un cimiento arcillo-ferruginoso (cañada de la Serena, y casi toda la montaña de este nombre). Es probable que la destrucción del pórfido ha tenido la mayor influencia en la formación de la arenisca feldespática de Guanajuato. El mineralogista mas práctico se éngañaria á primera vista, teniéndolo por un pórfido de base arcillosa ó por una brecha pórfida. El lozero forma masas de 200 toesas de grueso alrededor de la Valenciana , las cuales están mas elevadas que las montañas formadas por el pórfido intermediario. Cerca de Yillalpando, un conglomerado feldespática con granos muy pequeños alterna con mantos de uno ó dos pies' de grueso, veintiocho veces, con la arcilla eschitosa

[graphic]

parda negruzca. En todas partes he visto" posar este conglomerado ó lozero sobre la arenisca roja, y en el declive sudueste del cerro de Serena, bajando hacia la mina de Rayas , aun me ha parecido bastante evidente que el lozero forma un manto en el conglomerado basto de Marfil. Dudo por consiguiente que esta formación notable pueda pertenecer á conglomerados trachlticas amapolados, como M. Beudant parece adoptarlo según la analogía de algunas focas de Hungría. Muchas veces el cimiento^arcilloso se hace tan abundante que las partes puestas unas sobre otras son apenas invisibles, y la masa pasa á la argilotita (thonstein) compacta. En este estado el lozero presenta la hermosa pfcedra de sillería de Queretaro (cantera de Carretas y de Guimilda), tan buscada para las construcciones; dé la cual he visto una columna de catorce pies de alto y dos y medio de diámetro, color rojo de carne, de ladrillo, ó de flores de pescar. Estos hermosos colores, en contacto con la atmósfera, pasan á gris, probablemente por la acción de la atmósfera sobre la manganesa denditriforme que contiene la roca en sus hendeduras. La quebradura de las columnas de Queretaro es lisa, copio la de la piedra litográfica del Jura. Solo con mucho trabajo se descubren en estas argilotitas algunos fragmentos extremadamente pequeños de pizarra primitiva, de cuarzo, de feldespato y de mica.' No decidiré si los cristales no rotos del lozero ó arenisca feldespática se han desarrollado en la misma masa, ó si se encuentran allí accidentalmente. Me li

[graphic]

limito á recordar aquí que en Europa la arenisca roja y sus pórfidos, están también algunas veces caracterizadas por una supresión local de cristales y de fragmentos encajonados. El lozero me parece una formación de arenisca sobrepuesta, aun quizá subordinada á la arenisca roja; y si el antiguo continente no nos presenta una roca enteramente semejante, á lo menos vemos los primeros gérmenes de este genero de estructura preudo-pórfida en los bancos de arenisca con cristales de feldespato, quebrados ó intactos, que encierra alguna vez la gran formación roja deMansfeld y del Thuringerwald.

, Caliza alpina (Zechstein). A esta formación pertenecen las calizas del Pere grino, de Sopilote, de Tehusilotepec ó de Tasco entre Méjico y Acapulco. Muchas de estas masas calizas de un enorme grueso, y que tienen sobre sí formaciones de yeso y de arenisca, están sobrepuestas, no en la arenisca hornaguera, sino en los pórfidos de transición muy metalíferos y pegados, á lo menos en apariencia-, en algunos parages, á un terreno decididamente trachítico. Se ha hecho la observación, asi en el nuevo como en el antiguo continente, que en donde quiera que la caliza alpina ha tomado un gran desarrollo, apenas se ve la arenisca hornaguera y vice versa. Este antagonismo en el desarrollo de dos formaciones vecinas me ha llamado la atención, particularmente en Guanajuato ( mesa central de Méjico) y en Cuenca (mesa central de Quito), donde abundan las areniscas hornagueras; en las cordilleras de Moutan (Perú) y en Tasco (Nueva-España), donde abunda la caliza alpina. Cuando la arenisca hornaguera, repetimos, no está visible ó no se ha desenvuelto, los límites, entre la caliza alpina y la caliza de transicion, son muy difíciles de trazar. Excluyendo del terreno secundario todas las calizas azul-agrisadas atravesadas por venas de espato calizo blanco y por mantos de arcilla y de marga, las formaciones de Cumanacoa , de Tasco y de Montan ( Venezuela, Perú y Méjico), igualmente que las de los Alpes mas setentrionales del Tirol y de Salzburgo, se convertirian en formaciones de transicion. Me inclino á creer que las formaciones que acabamos de nombrar, asi como las de Mole, de Haacken y de Pilatos, son los mantos mas antiguos del zechstein, que. se unen á la caliza de transicion de la Dent del mediodia, del Oldenhorn y del Orteler. Muchas rocas se suceden por un desarrollo progresivo, y parece muy natural que las últimas hiladas de una formacion mas antigua presenten una gran analogía de estructura con las primeras hiladas de la formacion sobrepuesta.

Caliza Jurásica. Bajo la zona equinoccial de la América , he creido reconocer la formacion del Jura en muchas calizas blanquizcas, en parte litográficas, que tienen la quebradura lisa y mate ó concóida, con cavidades muy aplastadas. Estas calizas son las de la caverna de Caripe (al sudeste de Cumaná), del litoral de Nueva Barce

[graphic]
« AnteriorContinuar »