Imágenes de páginas
PDF

por cerca de los pueblos lshuatan y Muluapan. Por último tres leguas mas abajo, y como á una de su embocadura desagua el Coazacualco por la orilla izquierda el rio navegable de las calzadas, que corriendo del ueste, forma una isla, comunicando con el mar en el sitio nombrado la Barrilla. Un brazo de este rio se acerca mucho á Acayucan, cabeza de aquel departamento.

Las orillas del hermoso Coazacoalco son bajas é inundadas en el tiempo.de las lluvías, en gran parte de su curso. Estan pobladas de corpulentos árboles de las mas preciosas maderas de las regiones equinocciales , tan fáciles de trasportar, como inútiles en el dia , y sin valor alguno por la falta absoluta de poblaque imposibilita su corte y extraccion. Las altas is descuellan sobre los árboles; espesos arbustos y yerbas innumerables cubren el suelo y ocultan los troncos de los árboles, presentando deliciosamente á la vista un impenetrable bosque que, á modo de un verde dique, parece oponerse al conato del rio en abreviar su curso á cada vuelta que le alarga , disminuyendo la velocidad de su corriente.

De trecho en trecho sobresalen colinas, que ha- • ciéndose mas frecuentes y elevadas, desde la reunion del rio de los Mijes en adelante, llegan á confundirse con la falda setentrional de la cordillera ó Sierra Madre, que empieza propiamente en el paso del Sarabia. Desde aqui el rio corre ya encajonado entre montañas de pizarra.

En el estado actual del rio, y una vez vencida la

[graphic]
[ocr errors]
[graphic][graphic]

dificultad do la barra , se puede navegar, por su canco anchuroso y limpio, con buques de cualquiera porte hasta el estero de Tlajocalpan, á siete ú ocho leguas de su embocadura. Desdo allí el fondo empieza á disminuir en algunos parages, aunque todavía conserva mas de i5 pies de agua , cuando menos, y de consiguiente es navegable para buques menores hasta el sitio llamado Mistan grande. Allí empiezan los bajos, formados probablemente por bancos de arcilla fuerte , que el rio no ha podido escabar ; y con esto en sus crecientes ha atacado allí las orillas, ensanchando su cauce y menguando su rapidez, y ha formado depósitos de cascajo y arena, que hácia el fin de la estacion seca dejan el agua menos de un pie de pro fundidad.

Tales tropiezos raros al principio se podrian evitar, ó angostando el cauce ó escabándole y reuniendo las aguas. Bien que ya desde allí siempre la navegacion debería hacerse en barcos largos y chatos propios para los rios. Pasados los tres primeros bajos y desdo el sitio nombrado la Piedra. Blanca, se multiplican tanto aquellos , que hasta el confluente del Sarabia , por el mes de mayo, contamos mas de veintiuno, todos con tan poca agua, que las canoas en que íbamos, de un solo pie do calado, bararon siempre y hu ron de ser arrastradas sobre el cascajo para sa

[graphic]
[ocr errors]
[graphic]

Estos multiplicados estorbos y los de las correntales ó raudales en que por una

[graphic]
[ocr errors]
[graphic]

produjo los bajos forma el rio un escalón que á veces llega á una vara de diferencia de nivel en tres á cuatro solo de distancia, formando una especie de cascada, hacen indispensable en todo el espacio que media desde la Piedra Blanca hasta la parte mas alta del rio, el sacar un canal por una de sus orillas probablemente la oriental ó derecha, que reunirá la ventaja de hacer mas recto su curso, acortando de muchas leguas la navegación.

Tal vez los mas de estos estorbos desaparecerían con solo ahondar el cauce, lo que no juzgo difícil , por ser al parecer, y según indican las márgenes, de solo arcilla los bancos que se atraviesan, y los mas considerables que dificultasen esta operación se vencerían con esclusas. Entre ellos exigirían estas principalmente los dos mas fuertes y formados que se hallan, uno, á corto trecho mas abajo de la unión del Sarábia, y otro, entre esta y la del Alaman.

De cualquiera suerte, hasta la confluencia de este último, en mi sentir, es fácil y ventajoso el hac navegable el Coazacoalco.

Todo el terreno que se halla desde la confluencia del Sarabia hasta el mar es de acarreo arcilloso y en partes arenisco, como prevenido de la descomposición de los montes de pizarra y de granito de donde vienen las vertientes que le formaron. Desde el Sarabia hasta cerca de santa María Chimalapa presenta la falda de la Sierra Madre una formación de pizarra, que

I

[merged small][merged small][graphic][graphic]
[graphic]
[graphic]
[graphic]

Chimalapa, desde donde signe elevándose hasta la montaña llamada la Gineta entre los Estados de Chiapa y Goatemala. Aquel es uno de los montes mas altos de las cordilleras por aquellos parages.

Si la falda setentrional de la cordillera se extiende en el istmo como unas quince leguas y, prescindiendo de los valles y multiplicadas eminencias que la surcan, presenta una pendiente poco considerable, no asi la falda meridional, que con un descenso rápido de doscientas varas en tres leguas, conduce á la dilatada llanura que, al oriente deTehuantepec, separa la cordillera de las lagunas que comunican á modo de una dilatada bahía, con el grande océano equinoccial

Este llano es una formación de acarreo, produ del detritus de la pizarra de que se componen los cerros inmediatos, cuya roca vuelve á parecer, aun de tiempo en tiempo, en medio de él, llega hasta las lagunas y aun á la misma costa, en cuyos parages forma islas, cabos y ensenadas.

Desde la cordillera á las lagunas ocupa la llanura un espacio de cosa de seis leguas. La mas interior de ellas tendrá de ancho como cuatro leguas, y de su boca llamada Barra de santa Teresa, hasta el desagüe de ambas en el Océano, que es lo que llaman allí bocabarra, habrá como tres leguas. Esta segunda bahía ó guna exterior se extiende por la parte del poniente, en forma de estero, á unas nueve leguas con el nombre de Tilema, y por el oriente hasta la barra de Toveinte leguas.

[graphic]
« AnteriorContinuar »