Imágenes de páginas
PDF
EPUB

terceptando despues la comunicacion con el mismo afluente, se abandona á la evaporacion el cuidado de desecar el suelo. Poco á poco las tierras de aluvion alzan el fondo del pantano, y basta establecer en él las regueras de derrame, despues de algunos años, para completar el desecamiento. Asi es como una gran parte de las lagunas pontinas se han hecho útiles para la agricultura. (V. la memoria de M. de Prony). La estension de esta materia es tal, que podria ser el objeto de una obra muy útil, mas nosotros no debemos enunciar en este lugar mas que generalidades. Cada parage, cada circunstancia exije procedimientos y cuidados particulares, que la sagacidad del director debe estudiar, pero que á nosotros no nos es permitido preveer aqui. Los artículos DEsecAMIENTo, RIEGos, DIQUEs podrán dar mayores conocimientos sobre este punto. FR. AGRAMADERA (Tecnológia). Este es generalmente el nombre que se da á una máquina que sirve para romper el cáñamo y separar la hilaza de su caña. La agramadera está formada de dos piezas de madera reumidas en uno de sus estremos por una fuerte clavija. La pieza inferior está montada en cuatro pies inclinados, para darle mayor solidez, y levantada á una altura de 0", 813 (30 pulgadas) proximamente, á fin de que esté al alcance de la mano del trabajador, que debe permanecer en pie. Está formada de una pieza de madera de 14 á 16 centímetros (5 á6 pulgadas) de grueso y 2", 27 á 2", 60 (7 á 8 pies de largo); y hueca en casi toda su longitud, por dos grandes mortajas de 0", 027 (1 pulgada) de ancho, que la atraviesan en todo su espesor: las tres lenguetas que dejan entre si estas mortajas, están cortadas en forma de cuchillo con la figura de su parte superior. Otra pieza ménos ancha que la primera, con una empuñadura en un estremo, y en toda su longitud dos lenguetas semejantes, cortadas tambien en forma de cuchillo, pero en el sentido de su filo, está clavada á aquella con una clavija de hierro que las atraviesa por el estremo opuesto al mango, y hace veces de eje de charnela. Las dos lenguetas de la pieza superior, por la figura opuesta de su corte, entran justas en las mortajas de la inferior.

El trabajador que ha de agramar, tiene en una mano un puñado de cáñamo que pone entre las quijadas de la agramadera, cuya quijada superior alza y baja sucesivamente por medio de la empuñadura. De este modo golpea las cañas del cáñamo repetidas veces, obligándolas á separar la hilaza, que saca de entre las dos quijadas de la máquina, sacudiendo siempre para dejar caer toda la cañamiza que puede desprenderse. Con esta hilaza plegada y torcida groseramente, se hacen paquetes de dos libras, que se llaman colas de cáñamo. L.

AGRAMADOR, AGRAMAR (Tecnológia). Con la palabra agramar se designa la operacion por la cual se saca el lino, el cáñamo, etc., de la madera que forma el vástago de la planta que da la hilaza, y que encierra esta piel. Los operarios encargados de este trabajo se llaman agramadores.

Antes de agramar el cáñamo, etc., se practican con él algunas operaciones preparatorias, pues las plantas hilables, no cederian su corteza en el momento en que se las recoge. La principal operacion se llama cURAR EL cáRAMo (V. este artículo). Despues de bien secadas las plantas se procede á agramar. Esta manipulacion, que puede definirse con estas pocas palabras, romper

los tallos del cáñamo, separar la cañamiza de la corteza , y reducir esta á hilacha, para convertirla despues en hilo, se ejecuta de dos maneras, ó á la mano, ó por medio de un instrumento.

El agramar á la mano se hace por lo comun, en el campo, por las mugeres que conducen á pacer sus animales domésticos, y con el solo objeto de utilizar el tiempo; pero este modo de operar seria demasiado largo para una esplotacion considerable.

Llevan debajo del brazo izquierdo, ó en su delantal doblado , un manojo de cáñamo muy seco; toman dos ó tres tallos á lo mas, y los rompen con los dedos; la cañamaza se rompe, la despegan de la corteza filamentosa, y se la envuelven en el brazo. Cuando tienen reunida una cantidad suf,ciente para formar un puñado , la retuercen en dos ó tres vueltas, para reunir los tallos, con el objeto de que no se enreden.

Se ve que este modo de operar seria escesivamente largo y que solo puede ser útil á los que no recogiendo mas que una corta cantidad de cáñamo, pueden agramarlo de este modo , bien sea guardando sus ganados, ó en las veladas. Es ventajoso, para los que teniendo una numerosa familia, tienen interes en aprovechar aisladamente todo el tiempo que los trabajos del campo no exigen la presencia de cada uno de los individuos que hacen parte de la comunidad.

En las grandes esplotaciones, el agramar se hace por medio de máquinas; la que se emplea desde tiempo inmemorial es la Agramadera (V. esta palabra), que parece ser el mejor de cuantos instrumentos se han imaginado hasta el dia, y que seguramente es el mas sencillo. Esta manipulacion exige que el cáñamo esté bien seco, que sea quebradizo, y por lo mismo se le hace tostar, ya sea al sol, en los dias lu,rnos y cuando es bien caliente, ó bien mas comunmente por medio del fuego en un horno ó un lugar á propósito para ello llamado tostador. El horno debe estar calentado á 40 grados , que es á corta diferencia la temperatura que tiene, cuando se saca de él el pan.

[graphic]

El tostador es un cobertizo, ó una pieza aislada de todo edificio, por temor de incendio. Con mucha frecuencia se establece en cavernas que ofrece la naturaleza en los paises montañosos, y que entonces sirven para todos los habitantes. A distancia poco mas ó menos de cuatro pies del suelo, se coloca una especie de enrejado de madera, con barrones en bruto ó sin desbastar , se estiende el cáñamo encima, y se hace fuego debajo con la cañamiza ó madera pequeña; se mantiene con cuidado y prudencia á fin de que el cáñamo se seque con igualdad y no se inflame. Es preciso que la llama no se eleve mas de un pie. Una operaria debe estar especialmente encargada de cuidar el fuego, lo que es de la mayor importancia para evitar los incendios.

La misma operaria, distribuye á las agramadoras el cáñamo, á medida que está bastante seco, y le remplaza con otro que no esté tostado.

La primera operacion de la agramadora es el espadar , que consiste en chafar, con la ayuda de un mazo de madera dura, sobre un tajo llano, ó sobre una piedra lisa, el puñado de cáñamo que tiene en la mano, desde la raíz hasta la punta, y para ello se tiene cuidado de que todas las raices estén en un mismo lado. La espadadura facilita la agramadura que ha de seguir inmediatamente.

La agramadora, con la mano izquierda tiene agar

rado el manojo por su punta, y con la derecha levanta las quijadas de la agramadera, poniendo entre ellas el manojo de cáñamo hasta muy cerca de la mano izquierda; levanta y baja sucesivamente las quijadas, y al mismo tiempo tira el cáñamo hácia si, poco á poco, á fin de que quede agramado en toda su largaria. De este modo rompe varias veces las cañamisas y les obliga á dejar el cáñamo que saca por entre las dos quijadas, y que sacude despues para que caigan de él las cañamizas. Concluida esta manipulacion, toma el manojo por su mitad, poco mas ó ménos, lo retuerce groseramente, y forma paquetes que pesan como dos libras, y que se llaman colas de caballo. En este estado se entregan al rastrillador ó peinador, que le hace sufrir las dos operaciones sucesivas del espadage y peinado. (v. RAsTRILLo, RAsTRILLAnon). La agramadera ablanda y afina la hilacha y le quita las mas tiernas puntas, que harian estopas; pero mezcla las hebras, lo que hace que se rompa una parte de ellas en el rastrillo, y que la merma del cáñamo agramado sea mayor que la del quebrantado. Es por cierto sensible, que esta última manipulacion, sea tan larga, y sería de desear que los mecánicos dirigieran sus investigaciones hácia el quebrantamiento, mas bien que hácia el agramar; ninguna de sus tentativas ha producido hasta ahora buen efecto. (v. cÁÑAMo, AGRAMADERA, RAsTRILLo). L. AGRIMINISTA ( Tecnológia ). Es el nombre que se da, en Francia, al que trabaja en todos los adornos propios para la decoracion de las ropas de las damas, de los muebles, etc. (v. PASAMANEno). L. AGRIO. (v. ácIDo).

« AnteriorContinuar »