Imágenes de páginas
PDF
EPUB

AGUA (Artes físicas y mecánicas ). El agua es un fluido tan esparcido por toda la naturaleza, que obra perpetuamente y aun sin saberlo nosotros sobre todos los cuerpos, sobre nuestros órganos, sobre la constitucion de todos los seres, y sobre todas las sustancias de que hacemos uso. Su utilidad en las artes está tan reconocida, que seria supérfluo ocuparnos en demostrarla , y nos importa ménos entretener la curiosidad de nuestros lectores con sus numerosos usos, que manifestarles los obstáculos que el agua opone á nues tros designios, los efectos ocultos debidos á su presencia y las potencias motrices que resultan de sus diversos estados. Como cada objeto especial en que la accion del agua es inmediata , se trata en este Diccionario en su respectivo artículo, no se debe esperar aquí otra cosa que el relato de ciertos hechos generales, una especie de recapitulacion de los principales fenómenos debidos á este fluido y la indicacion de los artículos en que cada asunto se trata detalladamente, pues incurriríamos en repiticiones inútiles, si entrásemos en este en esplicaciones mas estensas.

El agua es un fluido transparente, sin color, sin olor, insípido y susceptible de mojar casi todos los cuerpos, á escepcion de los que se llaman crasos, las hojas de ciertas plantas, etc. Todos saben con que abundancia está el agua repartida en la naturaleza, y cuan diferentes son las funciones que en ella ejerce. Reunida en masas inmensas en la dilatada estension de los mares, arrastrada por un movimiento progresivo sobre el lecho de los rios, este fluido sirve de vehículo á los buques de diversas especies , para establecer por los viages y el comercio una comunicacion continua entre los pueblos de distintas comarcas. Por su

TOMO II. , 2

■ /

impulso se hace motor de una multitud de máquinas tan útiles como ingeniosas; y si el hombre tiene á su disposicion una potencia superior todavia á la que obra en estos casos, la debe enteramente al mismo líquido convertido en vapores. El agua es el elemento en que viven una infinidad de seres organizados; sirve de bebida al hombre y á los animales que pueblan la tierra y los aires, y es uno de los principales agentes de la vegetacion; en su seno es donde se crean una multitud de minerales y de sustancias, á las cuales la industria humana parece dar una nueva existencia, elaborándolas para nuestros usos. (Trat. de física de Hauy, tomo i página 206.)

Considerémos primeramente el agua en sus relaciones físicas.

El agua, como todos los demas cuerpos sometidos á la accion del calórico, existe bajo los tres estados diferentes de solidez, liquidez y fluidez, llamada elástica; esto es, en hielo, en agua propiamente dicha, y en fin, en vapor acuoso. El estado sólido es el que parece ser natural al agua, porque los otros dos son modificaciones causadas por la presencia del calórico, que se interpone en mas ó menos cantidad en la sustancia. Como el Hielo y los Vapores , se tratan en artículos separados; no nos ocuparemos de ellos en el presente. En la palabra Fluido se hallará tambien la esposicion de las diversas propiedades que son comunes á todas las sustancias que gozan de la liquidez, en cuyo caso se halla por consiguiente el agua: nos ceñirémos pues, á enunciarlas con aplicacion al líquido que forma el objeto de este artículo.

I. El agua es incomprimible, por lo menos cuando solo se la somete á las compresiones ordinarias. Por

ejemplo, se ha reconocido que una columna de mercurio de 7 pies de altura (227 milímetros), equivalente al peso de tres atmósferas, no produce disminucion alguna sensible en el volúmen del agua. La construccion de las BoMBAs de compresion, está fundada en este principio; pero esta propiedad del agua no es rigurosamente verdadera, resultando de los esperimentos de Kanton, de Perkins, OErsted y otros físicos, hechos recientemente, que el agua es en efecto algo comprimible. Con auxilio de un aparato muy ingenioso, ha reconocido OErsted que bajo el peso de una atmósfera, el agua se contrae los 46 millonésimos de su volúmen. Esta contraccion es sin duda demasiado pequeña para que sea preciso tomarla en consideracion en las Artes, y podrémos de consiguiente considerar siempre el agua como incomprimible, cuando hagamos esperimentos sobre este líquido. Con todo, conviene observar que por débil que sea esta comprimibilidad del agua, no deja de ejercer su influencia en los fenómenos físicos. Si, como hay motivo para creerlo, el mar tiene profundidades que se estienden hasta tres ó cuatro leguas, del mismo modo que vemos las cumbres de nuestras grandes montañas elevarse á igual altura vertical, la presion que ejerce sobre el fondo del inmenso receptáculo una columna de agua tan considerable, va creciendo con la profundidad, y puede llegar hasta 1200 ó 1300 atmósferas. Entónces concebimos la razon porque el agua de las profundidades, con una densidad de 5 á 6 centésimos mayor que la que flota en su superficie, ademas de que el fondo debe ser susceptible de una resistencia considerable para bastar á tan poderoso esfuerzo, no permite que ninguna sustancia vegetal ó animal pueda vivir

en ellas, y porque no se puede hacer cambio alguno de las aguas profundas con las superiores, ni aun por el influjo de los vientos y de las tempestades. Se ha reconocido ademas, que á profundidades muy grandes, el agua de los mares se mantiene á la temperatura de 4?, que es la de su muximum de densidad; y como los líquidos son malos conductores del calórico, el que nos viene del sol, no tiene casi influencia en las aguas profundas de los lagos y del mar, que permanecen constantemente fijas sobre el suelo de la concha.

II. Cuando un vaso cerrado herméticamente por todas partes y lleno exactamente de agua, tiene abierto en su pared un agujero tapado con un émbolo empujado por una potencia cualquiera, esta fuerza se distribuye en todos sentidos al traves del líquido, y la ley de esta especie de comunicacion , descubierta por Pascal, consiste en que en cualquier parte que se tome una superficie igual á la base del émbolo, esta área estará comprimida con la misma intensidad que si el émbolo estuviese inmediatamente contiguo á ella. Resulta de este principio de la igualdad de presion, que si se toma en la pared de un vaso una área doble que la base del émbolo; esta superficie estará comprimida con una fuerza doble que la que obra sobre el émbolo; y en general, que una área cualquiera de la pared del vaso , esperimenta una presion igual al producto de esta fuerza multiplicada por la relacion de esta área con la base del émbolo. Por esta propiedad, pueden pues aumentarse casi indefinidamente la intensidad de las potencias. Por ejemplo, una fuerza de 25 kilogramos obrando sobre un émbolo cuya base es de un centímetro cuadrado , producirá sobre una área cuj a estension superficial sea de un decímetro cuadrado, la misma pre

sion que una fuerza cien veces mayor, ó igual al peso de 2500 kilogramos, porque la superficie del decímetro se compone de cien veces la del centímetro cuadrado. Sobre esta proposicion está fundada la construccion de la PRENSA Hidrostática (V. este artículo).

III. El agua pura, á la temperatura de 39, 89 del termómetro centígrado, está en su marímum de densidad; en este estado es tal su peso, que un litro ó decímetro cúbico pesa exactamente 1 kilogramo; 1 metro cúbico pesa 1000 kilogramos; el centímetro cúbico 1 gramo. Pero si la temperatura llega á variar, el agua se dilata y el volúmen 1o se convierte en 1,00012 á 0o, y á 7o,77. Desde el marimum de densidad hasta 100,o el agua se dilata -0,0433 de su primitivo volúmen. Gay-Lussac halló por el mismo efecto 0,0465=a. A 10o Reaumur, el pie cúbico de agua pesa 69,969 libras, y la pulgada cúbica 5 dracmas y 13 granos y 4. Mas cuando el agua está cargada de sales ó de cuerpos en suspension, su peso específico no es ya el mismo, y varía con las circuntancias. Está generalmente recibido el considerar el pie cúbico de agua dulce como que pesa 70 libras, y el de agua del mar 72 libras.

IV. La superficie del agua remansada, y la que este líquido afecta en su reposo, es perfectamente horizontal ó perpendicular á la direccion del hilo de á plomo. Segun esta propiedad están establecidos los NivELEs: en el correspondiente artículo nos ocuparémos de ella.

V. Todo vaso que contiene agua, tiene comprimidas sus paredes por una fuerza perpendicular á su superficie, y la magnitud de esta fuerza crece segun su profundidad. La intensidad de la presion es dada por la regla siguiente: tómese en el fondo horizontal de un vaso una área cualquiera; esta llevará el peso de una columna

« AnteriorContinuar »