Imágenes de páginas
PDF
EPUB

La afinidad recíproca del agua y del alcohol es bastante enérgica para que haya desprendimiento de calórico en el momento de la mezcla, y por consiguiente disminucion de volumen, y densidad superior al término medio; con todo, de los esperimentos hechos por M. Thillaye hijo, resulta que cuando el alcohol es muy débil no solo no hay condensacion, pero al contrario se produce una ligera rarefaccion, bien que hay un acrecentamiento sensible de temperatura en el momento de la mezcla. La tabla siguiente encierra los datos y los resultados de los esperimentos de M. Thillaye:

[table]

Sometido á la accion de un moderado calor, se dilat a como todos los cuerpos, pero su dilatacion no es regular en una grande estension de la escala termomé

trica, porque su grado de ebullicion se marca á 78o 4 centígrados, bajo la presion 0,"76, y se sabe que esta dilatacion no es uniforme sino en algunos grados mas allá del punto de ebullicion. Verdaderamente es fácil retardar este punto de ebullicion, teniendo la precaucion de no dejar aire en el termómetro. Sin embargo no se puede hacer uso de estos termómetros de alcohol para medir temperaturas algo elevadas, mientras que pueden emplearse con muchas ventajas para averiguar las grandes disminuciones de temperatura de diversos cuerpos. VValcker, de Oxford, ha espuesto el alcohol á un frio de 68o sin que se haya congelado ni alterado de ningun modo; pero M. Hutton, de Edimburgo, pretende haber determinado la congelacion á un frio de 79o centígrados, y haber visto formarse tres capas muy distintas en este alcohol. La primera era de un verde amarillento, de un olor fuerte y desagradable, y de un sabor nauseabundo; la segunda de un amarillo bajo, de un olor fuerte y grato, y de un sabor picante. La capa mas inferior, y la mas espesa, era segun M. Hutton, el alcohol puro que habia quedado sin color y transparente; este líquido esparcia humaradas al contacto del aire, y tenia un olor fuerte y picante. Por lo demas, este químico hizo un misterio del medio que habia empleado para producir un frio tan considerable, y no sabemos tampoco que confianza debe darse á sus esperimentos. Solo una cosa nos parece causar la dificultad de una disminucion tan grande de temperatura, y es la gran cantidad de materia para emplear; pues en todo lo demas creemos muy posible conseguirlo por medio de enfriamientos sucesivos. Si por ejemplo con el auxilio de la primera mezcla se enfriasen los vasos y materiales que deben servir para hacer la segunda, y que con esta se enfríase igualmente todo cuanto debe servir para la tercera, y asi progresivamente, se llegará, con las debidas precauciones, á producir un grado de frio muy grande, por poco que se tengan á mano masas considerables de nieve y de muriato de cal. El frio estará limitado principalmente por la temperatura del aire, mas hasta cierto punto se puede evitar esta influencia, sirviéndose de aparatos provistos de cubiertas, como con el calorímetro de Lavoisier. Acaso he insistido demasiado sobre el hecho de la congelacion del alcohol, pero este es un esperimento de tan grande interes que seria muy de desear que se ocupasen de él nuevamente, y que supiesemos á que atenernos sobre la naturaleza de este cuerpo. Antes de Lavoisier no habia mas que datos vagos sobre la composicion del alcohol; este sabio fué el primero que emprendió su análisis: reconoció muy bien que durante la combustion del alcohol no se formaba mas que agua y ácido carbónico; pero el método que siguió no le permitió deducir rigorosamente de ello las cantidades absolutas de cada uno de los elementos, y solo pudo conocer el número y la relacion. M. Teodoro de Saussure volvió á emprender estos esperimentos en diferentes épocas, y despues de haber procurado inutilmente perfeccionar el modo analítico que habia empleado Lavoisier, concluyó por adoptar un procedimiento enteramente distinto, que consistia en hacer pasar el vapor del alcohol al traves de un tubo de porcelana enrojecido al fuego, y de éste á otro de vidrio muy largo y rodeado de hielo. El agua que se condensaba se recogía y pesaba con exactitud; el gas producido se sometia en seguida á la análisis en el endióme

tro, y el resultado definitivo de la análisis fué que el

alcohol absoluto de Richter contenia.

Hidrógeno 13—70

Carbono 51—98

Oxígeno 34—32

100

Ígas hidrógeno percarbonado. . . . 61,63 Agua. .... 38,37 Este último modo de considerar la composicion del alcohol , conduce á un resultado muy reparable, y es que la suma de las gravedades específicas de estos dos componentes es igual á la gravedad específica del vapor del alcohol. En efecto,

la densidad del hidrógeno percarbonado. . . =0,974 la del vapor del agua =0,625

1,599

y segun M. Gay-Lussac, la del vapor del alcohol.=1,6133.

Estos dos números, segun vemos , corresponden casi exactamente, de lo que resulta como muy probable, sino cierto, que el vapor del alcohol está formado de un volumen de gas hidrógeno percarbonado y de otro de agua condensados en un mismo volumen.

Dijimos al principio de este artículo que no tratariamos de la fabricacion del alcohol, porque habriamos necesariamente de ocuparnos de este asunto en las palabras Destilacion , Fermentacion , y aun en el artículo Vino, sin embargo, como entre los procedimientos que en ella se siguen hay uno que acaso no seria fácil darle lugar en otra parte, creemos mas á proposito describirle inmediatamente. Este procedimiento fué

una feliz consecuencia de los esperimentos que hizo M. Kirchhoff sobre la fécula. Es uno de los mas hermosos resultados de aplicacion que la Química ha ofrecido desde mucho tiempo á las Artes. Cuando M. Kirchhoff, célebre químico de San Petersburgo, manifestó que las féculas amiláceas podian convertirse en materia azucarada fermentativa, por la prolongada reaccion del ácido sulfúrico muy debilitado, se miró este hecho como sumamente curioso; no obstante, no siendo susceptible de ninguna aplicacion en grande, el punto de vista teórico fué lo único de que en un principio se ocuparon nuestros químicos; mas en el tiempo en que los compatriotas de M. Kirchhoff, grandes consumidores de bebidas alcohólicas, como todos los pueblos del Norte, nos desproveyeron casi enteramente de este género, hubo necesidad de buscar algunos medios estraordinarios para procurarselo, y hubo de recurrirse al de que hemos hecho mencion. Apoderada una vez de él la industria, su perfeccion marchó con tal rapidez, que en muy poco tiempo se consiguieron los resultados mas satisfactorios. M. Kirchhoff prescribia hacer cocer durante 36 horas 2 kilógramos de fécula, con 8 kilógramos de agua, y 20 gramos de ácido sulfúrico, y añadir agua á medida de su evaporacion, para mantener siempre la misma cantidad de líquido. Cuando la ebullicion se habia prolongado todo este tiempo, se saturaba con greda el ácido sulfúrico, clarificándola despues con clara de huevo y añadiendo una cierta porcion de carbon: el todo se echaba al fin en un tamiz, evaporando luego el jarabe ó almibar para obtenerle en consistencia. Observando este método sería escesivamente dificultoso convertir en jarabe grandes masas de fécula, y una de las causas que mas se

« AnteriorContinuar »