Imágenes de páginas
PDF
EPUB

para obtener otra cosecha se hace suceder esta planta á la siega del centeno, y tiene todavia tiempo de madurar. Produce muy bien despues de los guisantes, nabos, patatas y sobre todo despues de una cosecha estercolada, y no apura mucho el terreno. Uno de los usos del alforfon es el de beneficiar la tierra. Seis semanas despues de la siembra entra en flor, entónces se labra y entierra el forrage, que se pudre y abona el suelo limpiándole de las malas yerbas. Despues se labra en otoño, y se siembra el trigo. Este procedimiento es escelente para fecundizar las tierras estériles. La cosecha del alforfon se hace arrancando la caña cuando la mayor parte de los granos está próxima á madurar, y reuniéndolás en haces; se cubren con paja ó con otros haces invertidos para que las aves no las ataquen, y pasados algunos dias queda completa la desecacion. Se echan estos haces en una carreta guarnecida de un lienzo para que no se pierda el grano. Se bate despues y se aventa por dos veces. Amontonado y removido el alforfon, se acaba de secar, y se pone en sacos donde se conserva para usarle, pudiéndose sembrar este grano aun despues de tres años. La harina del alforfon es blanca, y su gusto agradable á los que están acostumbrados á él: no puede formar pan, porque carece de GLúTEN; pero alimenta mucho cociéndola en forma de papilla ó tortas. Los caballos, los carneros, los bueyes y los cerdos la comen con gusto, y la hoja verde ó seca, no les agrada mucho, aunque la comen. Vauquelin ha hallado un 20 ó 30 por 100 de potasa en estas cañas secas. Las abejas estiman mucho las flores de esta planta; y la miel es entónces colorada pero agradable, especialmente si se

trata de cultivar el alforfon para qtíe las abejas encuentren en él un alimento abudante. Fh.

ALGA, Ova en latin fucus. Llámase asi una familia de plantas marinas que sirven para abono de las fierras y tienen diferentes usos en las Artes (v. Ova). Fr. ft¿ ALGALIA. Nombre que se da á una materia odorífera , muy empleada en las perfumerías, y que nos suministran dos especies de viverra, animales mamíferos de la clase de los carnívoros. Lineo llamó al primero viverra civetta, y al otro viverra zibetha. Ambos pertenecen á las regiones mas calientes del Ásia y del Africa , hallándoseles tambien en el archipiélago de la India* **'.

Las secreciones de este perfume se hacen por un órgano particular que tiene la forma de un bolsillo ó folícula , que se abre hacia afuera por una larga hendidura , y que en los dos sexos se halla entre el ano y las partes de la generacion. El animal se desembaraza por sí mismo del esceso de esta materia unguentosa, por un movimiento de contraccion que ejerce en aquel órgano, y siempre se la ve salir bajo forma vermicular , en cuyo estado se recoje. Parece que los negros tienen la facilidad de determinar una secrecion mas abundante , irritando violentamente á estos animales: tambien se pretende que muchas veces se introduce por la abertura del indicado órgano un poco de manteca tí otra sustancia crasa, que se impregna de la secrecion odorífera y aumenta la cantidad. Se crian muchos de estos gatos en jaulas, para obtener el perfume que producen. R.

ALGALIAS , sencillas ó curativas, algálias de Daran, etc. Se da este nombre á unos instrumentos cilindricos lisos y flexibles, que se introducen en la uretra,

á fin de restablecer su calibre cuando está demasiado apretado, algunas veces para dilatar su calibre natural, ó en fin, con el objeto de destruir algunas enfermedades. Su forma es casi igual á la de una bugía. Segun parece la invencion de las algálias se debe á un médico portugues llamado Aldereto, y las primeras observaciones relativas á su uso, fueron publicadas en 1554 por otro médico portugues (Amatus) discípulo de Aldereto; pero sin embargo, no puede asegurarse que no daten de mas antigua fecha la invencion y observaciones de que hablamos. Sea como quiera, es sabido que en algunos casos, se ha logrado el efecto que producen las algálias sencillas, introduciendo en la uretra tallos vegetales escurridizos y flexibles, algo consistentes y muy unidos tales como los de hinojo, malva, etc. Se han empleado algálias muy lisas compuestas de hilo y de cera, con el objeto de destruir las carnosidades, y para conseguirlo, se hacia en la algália una pequeña muesca en el punto correspondiente al de la escrecencia que se queria atacar, y se llenaba la muesca de un ungüento compuesto de materias corrosivas (escaróticos); lo restante del tallo se untaba con una pomada suave para facilitar el paso. Las diferentes composiciones de algálias inventadas posteriormente, han tenido siempre por base los mismos principios; asi es, que en vez de una torcida cubierta de cera, se ha empleado tela fina arrollada con cera, bien pulida despues, y cubierta igualmente de emplasto escarótico. Al principio del siglo diez y siete, se pusieron en uso las algálias huecas, que presentaban la ventaja de que el enfermo pudiera orinar, sin interrumpir el efecto del medicamento: muy cortas y atadas con un hilo, se introducian en el conducto hasta llegar al punto dañado, empujándolas con otro cilindro de plata, tambien hueco, y se dejaban introducidas el tiempo que se consideraba necesario, sacándolas despues por medio del hilo ó cordon. Otras algálias se fabricaron parecidas á una tienta; formaban un tubo tapado por un pequeño cilindro de plata que llenaba toda su capacidad, y bastaba el sacar de cuando en cuando este cilindro, para dar paso á los orines. Al efecto, al estremo de esta especie de tallo metálico, habia un pequeño anillo que sobresalia algunos centímetros por la parte de afuera (*). Se han fabricado tambien, pero sin buen resultado, algálias de cuerdas de tripa redondeadas y pulidas en su estremo por medio de la piedra pomez, y para prepararlas se emplean cuerdas de instrumentos, comu— nes. (v. TRIPERo). Se emplean tambien algálias emolientes compuestas de cera vírgen, de cérebro de ballena, de ungüento rosado, de ungüento de albayalde, y de aceite de almendras dulces. Pueden pues dividirse las algálias en dos especies; algálias corrosivas, y algálias emolientes, cuyo uso respectivo toca solo al médico y cirujano indicar, segun los diferentes casos. (V. en el Diccionario de Ciencias Médicas las palabras Estranguria, uso de la tienta y Retencion de orina.) En estos artículos se trata de los varios usos de las algálías y de las tientas.

[graphic]

(*) En el dia se construyen las algálias tientas, adelgazando la superficie de una tienta por medio de la piedra pomez y cubriendo aquella de una materia emplástica derretida, y se arrolla despues entre dos pequeñas tablas de madera muy compacta. Un taladro de cobre pulido, las conserva en su forma durante esta operacion, y es preciso despegar con cuidado de los agujeros de la tienta, la materia que se ha introducido en ellos.

En 1779 M. Bernard, platero, presentó á la Academia de Cirujía unas tientas suaves y flexibles; y esta invencion, que ofrecia conocidas ventajas, hizo nacer la idea de construir algálias que tuviesen tambien la propiedad elástica, que se emplearon generalmente en los casos en que no se hacian indispensables las algálias emplásticas; pero no se publicó su construccion y se supuso que estaban preparadas con goma elástica. Está probado actualmente, que deben aquellas su elasticidad al ACEITE DE LINo muy unido por medio de una larga ebullicion, hecho secante con el auxilio del litargirio que se dilata sobre un tejido muy fino de algodon, de hilo ó de seda, se arrolla todo junto, y se pule en seguida. Pickel doctor y profesor de Medicina, al que se ha creido poder atribuir la invencion de las algálias presentadas por M. Bernard, ha publicado de ellas la siguiente receta: se toman tres partes de aceite de lino cocido, una parte de sucino y una parte de aceite de trementina; derretidas juntas estas materias, y bien mezcladas, se dilata la composicion que resulta , de ellas, por tres veces consecutivas, sobre un tejido de seda, y se ponen despues al horno, á una temperatura de 60 á 70 grados; las piezas preparadas de este modo, se las deja secar durante doce horas, añadiendo nuevas capas hasta que se ha logrado obtener el grueso que se desea; se pulen despues con la piedra pomez, y se unen por medio de tripol y de aceite de olivas. El procedimiento de Pickel es el que está todavía en uso actualmente, pero con algunas modificaciones; una de ellas es, que para la mayor solidez del instrumento parece ser indispensable el hacer disolver en el aceite de lino, una vigésima parte de su peso, de goma elás— tica (cautchue), y para ello es preciso que esta mate

« AnteriorContinuar »