Imágenes de páginas
PDF
EPUB

plausible, diciendo que el aire contenido en el agua, hecho ménos soluble á esta temperatura, tendia á escaparse , y que readquiriendo su forma elástica, separaba las moléculas de agua y aumentaba su volúmen; pero la espcriencia acredita que el agua purgada enteramente de aire, esperimenta la misma dilatacion. Ha sido pues necesario recurrir á otras hipótesis, y ahora está generalmenet admitido que esta dilatacion, que segun Mairan sigue hasta la cuatordécima parte del volumen de agua en cero, es debida á un arreglo diferente de las moléculas, y que esta nueva disposicion , determinada por la tendencia á la cristalizacion , empezaba á manifestarse algo ántes de la congelacion. De cualquier modo que sea , resultan frecuentemente grandes inconvenientes de este acrecentamiento de volúmen; asi es, que cuando el agua está encerrada en un espacio cualquiera , en el momento de su congelacion, su fuerza espansiva es tal, que desgarra ó hace pedazos ordinariamente todo cuanto le sirve de cubierta. Buot hizo romper por este medio, un cañon de hierro de un dedo de grueso. No hay persona alguna que no haya visto romperse los vasos de diferentes materias por esta misma causa, y es sabido que la pequeña cantidad de agua que se introduce en las aberturas de las piedras, determina muchas veces su ruptura durante las grandes heladas. Tambien lo es el gran daño que causa en los vegetales esta fuerza espansiva del hielo, cuando les coge un frio muy vivo en el momento en que sus vasos nutritivos están llenos de jugo. En un, el agua al congelarse , hace con frecuencia que se rompan los tubos conductores que la contienen; inconveniente grave, contra el cual ningun cuidado deberia ser bastante para preservar de él los establecimientos.

Los medios mejores son el sustraer estos canales al contacto del aire , guarneciéndolos de cuerpos poco conductores del calórico. Cuando se establecen conductos de agua con tubos de plomo, deben preferirse los que se han tirado de la hilera, porque tienen sobre los tubos soldados la grande ventaja de dilatarse igualmente , y poder ceder sin romperse al esfuerzo producido. Los cuerpos sólidos absorven, al pasar al estado de liquidez , una cierta cantidad de calórico, que se fija eu ellos para desaparecer en algun modo y convertirse en lo que se llama oculto. A esla íntima combinacion <lc la materia del calórico, debe atribuirse la constancia de temperatura que existe todo el tiempo que dura la fusion de un cuerpo. Este efecto se observa sobre todo durante la licuefaccion del bielo, y se ha aprovechado la estabilidad de esta temperatura para establecer uno de los puntos fijos de la escala termométrica, el cero de nuestra graduacion. Otra aplicacion muy importante es la que deriva del frio que se puede obtener con el hielo, y que es mas considerable que no lo seria en un sencillo equilibrio de temperatura. Efectivamente, segun lo que acabamos de observar, el hielo en cero hubiera exijido una cantidad de calórico bastante considerable para su solo cambio de estado; y si esta licuefaccion ha debido hacerse á espensas de los cuerpos inmediatos, estos habrán necesariamente suministrado una gran porcion de su calor natural. Se sabe que un peso determinado de hielo en cero, exijo para su licuefaccion una cantidad de calórico igual á la que se necesitaria para elevar el mismo peso de agua desde cero á 75? Puede aun aumentarse la facultad refrigerante del hielo, añadiéndole cuerpos que apresuren la licuefaccion en razon de su grande afin isI.ul para el .igua: estos son ordinariamente sales, y en particular los muriatos de sosa, y de amoniaco, el salitre, etc., los que se emplean para este objeto (v. Fiuos Artificiales ). Concíbese pues, que cuanto mas pronto es el cambio de estado, mas considerable debe ser la disminucion de temperatura en un tiempo dado; porque aun cuando la cantidad de calórico necesaria sea siempre la misma, si no debe emplearse en algun modo sino sucesivamente, el aire ambiente en el que están sumergidos los cuerpos suministrará una parte, mientras que ellos solo serán Clamados á subvenir á él, si la licuefaccion es repentina.

De lo que precede se concibe que todos los cuerpos sólidos que gozan de la propiedad de licuarse prontamente cuando estan colocados en circunstancias convenientes , deben producir, como el hielo, una disminucion de temperatura mas ó ménos considerable durante su fusion , lo que debe suceder asimismo con los demas liquidos que pasen repentinamente al estado de gas ó de vapores: de esto se hallarán numerosos ejemplos en el artículo de los Frios Artificiales. Rara vez se hace uso de estas diferentes sustancias, y solo se recurre á ellas cuando falta el hielo; pero como este se necesita sobre todo en la estacion en que no se produce , es preciso conservarlo en cavidades que se preservan , en cuanto es posible, de toda influencia esterior. ( v. Nevepus ). Hay sin embargo circunstancias, en que es muy importante poder suplirle, ó mejor producirle artificialmente. El doctor Ure afirma en su Diccionario de Química, haber aplicado en grande y con buen resultado, el procedimiento de Leslie. He aqui la descripcion que da de su aparato en su artículo conge/acion. eIndicando á mis discípulos las diferentes «modificaciones de este sistema de congelacion, he te» nido la costumbre, hace muchos años, de recomendar »el uso de una serie de planchas de hierro fundido, »que pueden unirse á la máquina con tornillos y espii• tas. Cada una de estas planchas puede estar provista »de un recipiente, de modo que puedan con sola una » máquina neumática ejecutarse á la vez uri gran núme»ro de congelaciones. Un gran tambor de hierro cola«do, que se llena de vapores calentando una pequeña «cantidad de agua, desalojará bastante aire para pro"durir el vacío necesario; cuando se ha enfriado por « afusion de agua, fijando en su parte superior una de «las llaves ó espitas sugetas á las planchas de hierro, » bastaria para producir , sin máquina, por medio del »ácido sulfúrico, la congelacion en la atmósfera enra»recida. Supongámos que la capacidad del recipiente »sea ^a de la del cilindro de hierro fundido, bastará »una vuelta de la llave para llevar en un momento al i• recipiente, una rarefaccion de aire del mismo grado, »y cerrándole, la humedad de abajo se separará y el i• ácido condensará rapidamente la pequeña cantidad de «vapores que se hallan en el recipiente."

Por medio de ciertas mezclas se puede tambien producir un frio capaz de congelar el agua en las estaciones mas calientes; pero para conseguirlo bien es menester tomar algunas precauciones , que vamos á indicar. Ante todo, es de notar que se obtendrá tanto mas facilmente el objeto propuesto, en cuanto se parta de una temperatura mas baja. Asi pues, el primer cuidado ha de ser procurar en el centro el mayor frio posible y mantener allí todo lo que debe servir á esta operacion por un tiempo suficiente, para que haya equilibrio producido; conviene ademas atender al estadó de division de las materias, pues sti reaccion y su disolucion será tanto mas pronta, y por consiguiente la disminucion de temperatura tanto mas pronunciada , cuanto las moléculas tengan mayor grado de tenuidad. Esto supuesto , se reunen en un vaso poco conductor y en proporcion conveniente, todas las sustancias necesarias; se hace con prontitud la mezcla y se sumerge en su centro el agua que se trata de enfriar; mas es preciso haber tenido la precausion de echarla en un vaso muy delgado y muy conductor, para que su calor se disipe lo mas pronto posible, debiendo ademas darle un movimiento suficiente para que todas sus partículas se pongan en equilibrio. Como ya se sabe el frio que puede producir una mezcla dada, es fácil conocer por medio de un termómetro el punto donde llegará á obtenerse el maximum de disminucion. Vauquelin ha dado á conocer ultimamente la análisis de una mezcla salina empleada en Inglaterra con este objeto; se compone de 57 partes de muriato de potasa, 32 de muriato de amoniaco , y 10 de nitrato de potasa, todo exactamente mezclado con 4 partes de agua; por este medio se consigue una disminucion de temperatura de 15? del termómetro de Reaumur. Suponiendo pues, que se trabaje en una bodega á 12?, se obtendrian 3? bajo cero, y por consiguiente, produccion de hielo. Tambien pudiera hallarse el mismo resultado en circunstancias ménos favorables, pues bastaria emplear mayor cantidad de materias y recurrir al método que se indica en la palabra Alcohol , y consiste en enfriar ántes por una primera mezcla todo lo que debe servir para hacer la segunda , manejando la operacion con celeridad, para evitar cuanto sea posible la influencia del aire ambiente. Por estas mezclas sucesivas, se lle

« AnteriorContinuar »