Imágenes de páginas
PDF
EPUB

ellos, fuesen á recoger maíz, cada día dos chiquivites llenos en mazorza de helote, que por mí el escribano le fué mostrado, é dijo que el dicho chiquivite le henchian cada día dos veces, el cual dicho maíz recogían por el pueblo; y que asimismo de la parcialidad del dicho Villegas le dieron al dicho Francisco Ochoa tres pollos y dos gallinas, y de la parcialidad de Pedro Alonso cuatro gallinas, y de la de Juan Solano dos, y de las demás á una gallina; y que no les pagó cosa alguna; porque, como este testigo fué su alguacii, lo recogía y vido con los demás testigos— Preguntado cuántos días recogieron el dicho maíz para comer el dicho Francisco Ochoa, dijo que desde que vino á este pueblo por Juez hasta que se fué la semana pasada; é que asimesmo vido este testigo cómo la parcialidad de Pedro Alonso y la de Juan Solano y Villegas compraron un ter- , nero para dalle al dicho Francisco Ochoa para que comiese, el cual sabe este testigo no le ha pagado a los susodichos, porque así se lo han dicho los caciques; y que asimesmo tomó á la parcialidad del capitári Peliro Alonso y Villegas á cada una un pan de sal, y no lo ha pagado; y que asimesmo este testigo, por mandado del dicho Francisco Ochoa, fué á sacar cabuya y trabajó tres días en sacalla, y no le dió por el trabajo cosa alguna; y que asimesmo este testigo fué á cortar unos palos para unos bolos y trujo quince palos, en lo cual se ocupó un día; y este testigo, por mandado del dicho Francisco Ochoa, fué á sacar burío dos días, y no le pagó cosa alguna; y que asimesmo mandó hilar á unas indias, que fueron quince, de la parcialidad de Villegas una poca de pita, y estuvieron hilardo un mes todas, y algunas vido este testigo que, por el trabajo de cuatro semanas, les dió á real, y á otras á seis agujas; y qué asimesmo de la parcialidad de Pedro Alonso tres ó cuatro indias que hilaron pita el mesmo tiempo, á las cuales pagó á real cada una por las dichas cuatro semanas; y que asimesmo ha visto este testigo cómo el dicho Francisco Ochoa envió á sacar zarzaparrilla cantidad de indios, ocho indios la semana, que este testigo fué á sacarla; y les mandaba trabajasen seis días no más; y que por cumplir la tarea. que les dió, tardaron ocho días en cumplir la dicha tarea; y que les pagó por todos ocho días á dos reales; y que de ordinario iban á sacar zarzaparrilla ocho y diez indios todas las semanas; y que si no fuera por haber ido á sacar la dicha zarzaparrilla, este testigo tuviera hecha su casa y otros indios también; y que algunos indios de este testigo se pueblan y hacen casas por mandado del dicho Francisco

Ochoa.—Todo lo cual es la verdad y lo que sabe para el juramento que tiene hecho, é no sabe otra cosa; y en ello se afirmó y ratificó, y no firmó porque dijo no sabía ni decir su edad; pareció por su aspecto de treinta años; é dijo no le tocan las generales de la ley que le fueron declaradas; no firmó el dicho intérprete—Ante mí-(f.) Germo. Phelipe, srno. puco.

En el dicho pueblo, en el dicho día, mes é año dichos, el dicho gobernador, para la dicha información, presentó por testigo á un indio, el cual por la dicha lengua dijo que se llama Felipe, é que es de la parcialidad del capitán Pedro Alonso, é que es cristiano, del cual fué tomado é recibido juramento por Dios nuestro señor é por la señal de la cruz # en forma de derecho, según que del primero testigo; y habiendo jurado é siendo preguntado al tenor de la dicha petición, dijo que lo que sabe é vido este testigo es que luego que el dicho Francisco Ochoa vino á este dicho pueblo enviaba á los alguaciles que tenía á recoger maíz para comer el suso dicho, y á este testigo enviaba algunas veces como alguacil que era del pueblo, y así iban por las casas á recoger maíz é recogían el dicho chiquivite atrás citado por los demás testigos, unos días tres veces y otros dos, tarde y mañana, lleno de maíz, algunas veces el maíz tierno en leche, que, como había hambre, no estaba duro; lo cual no pagaba el dicho Francisco Ochoa ni ha pagado hasta agora; y esto ha hecho desde el dicho tiempo hasta habrá ocho o diez días que el dicho Francisco Ochoa se fué á Çartago; y que este testigo le trajo un pan de sal de la parcialidad de Pedro Alonso, y otro de la de Villegas al dicho Francisco Ochoa, el cual les pidió para comer, é no les ha pagado, que cada uno valdría dos reales; y asimesmo ie dió la parcialidad del dicho Pedro Alonso al dichu Francisco Ochoa, cuatro gallinas; y la de Villegas, tres pollos y dos gallinas; y la de Juan Solano, dos; y la de Fonseca, una; y no las ha pagado; y la parcialidad de Juan Solano y Pedro Alonso compraron un ternero para dar de comer al dicho Francisco Ochoa, el cual le dieron y no se lo ha pagado; y que este testigo vido cómo mandó á catorce indios de las parcialidades de Juan Solano una india, y de la de Villegas las trece, y otras cuatro de la parcialidad de este tesrigo, que hilasen pita; y estuvieron en casa de este testigo hilando un mes; y por todo este tiempo les pagó á cada una un real y cuatro agujas á cada una, demás del dicho real; y que por viernes y sábado de cada semana le daban huevos y pescado, y que les decía no se lo pagaba porque tenían obligación á darlo de balde é porque venía á hacerlos poblar; y que este testigo, por mandado del dicho Francisco Ochoa, fué á la milpa de un indio, llamado Puraba, á traer maíz, é trajo un chiquivite de mazorca, que, á lo que señaló, dijo que se hinchó el dicho chiquivite atrás citado, é que sobre un poco de maíz que al parecer era media fanega poco más de mazorca, y no lo pagó; y que asimesmo le dieron cada semana un indio para traer leña y una india para la cocina, é no les pagó cosa alguna á los dichos indios que le sirvieron é indias; y que mandaba á las indias desherbasen el pueblo; y como (ilegible) les mandaba que limpiasen cada una cuatro ó cinco pencas de cabuya; lo cual mandó hacer cuatro veces; y en todas ellas le limpiaron como una carga de indio que, para lo que suelen sacar y acostumbran cargar, será como media arroba, según la medida que señaló este testigo; y que no les pagó cosa alguna por ello; y que desde que el dicho Francisco Ochoa es tal en este pueblo, ha enviado indios á sacar zarzaparrilla, unas veces á diez indios y otras á doce cada semana; los cuales este testigo apercibía, y que les mandaba trabajasen seis días; de manera que les mandaba ir el lunes y volver el sábado con la tarea que les daba, la cual era de cuarenta cabezas cada día; y como los indios no la pueden cumplir en los dichos seis días, están nueve días, y algunos ocho; y que por los ocho días les pagaba a dos reales á cacia indio y no más; y que aunque les mandó hacer sus casas á los indios de este pueblo, y algunos las están haciendo, no se han acabado respecto de haberlos enviado á sacar zarzaparrilla; y que una vez envió a este testigo por maíz, y como este testigo no le halló, le trujo unos helotes, y el diche Francisco Ochoa le dió, con un palo, de palosY esto es la verdad y lo que sabe para el juramento que tiene hecho, y en ello se afirmó y retificó, y no firmó porque dijo que no sabía, ni decir su edad; pareció por su aspecto de más de veinte y cinco años: é que no le tocan las preguntas generales de la ley que le fueron declaradas; no firmó el dicho intérprete—Ante mí-(f.) Germo. Phelipe, srno. puco.

En el dicho pueblo de Barva, en el dicho día, mes y año dichos, el dicho gobernador, para la dicha información, presentó por testigo á un indio, el cual, por lengua del dicho Juan García, intérprete, dijo que se llama Juan Vinas é que es de la parcialidad del capitán Juan Solano, é que es cristiano; del cual fué tomado é recibido juramento por Dios nuestro señor é por la señal de la cruz ** en forma de derecho, según que del primero testigo; é habiendo jurado é siendo preguntado al tenor de la dicha petición, dijo que no sabe más de que, de dos semanas que ha que vino á este pueblo del de Garabito, via cómo los alguaciles del dicho Francisco Ochoa, que estaba en este pueblo por Juez de comisión, iban por las casas de ella á recoger maíz, y los vía pasar por su casa recogiendo maíz; y este testigo vía que cada día iban dos reces y le recogían un chiquivite de mazorza que se ha atrás citado por los demás testigos, y que no les pagó por ello cosa alguna; lo cual hacían cada día de ordinaric; y que asimesmo la parcialidad de este testigo y la de Pedro Alonso dieron al dicho Francisco Ochoa un ternero para comer, y no lo pagó; é que vido hilando en una casa de un indio, llamado Felipe, catorce indias de la parcialidad de Villegas y cuatro de la de Pedro Alonso y dos de la de este testigo, hilando pita; las cuales es público hilaron un mes, y que por todo el tiempo les pagó á real á cada una y á cuatro agujas, lo cual este testigo ha oído decir á los indios de este pueblo; y este testigo y el dicho Felipe fueron á sacar cabuya tres días por mandado del dicho Francisco Ochoa, y no les pagó cosa alguna; é que, á causa de haber algunos indios ido á sacar zarzaparrilla, no han hecho sus casas, los cuales iban por mandado del dicho Francisco Ochoa; é que algunas casas de los vecinos de este pueblo están empezadas á hacer y otras acabándose-Lo que es la verdad y lo que sabe; é no sabe otra cosa de lo contenido en la petición, para el juramento que tiene fecho; y en ello se afirmó y retificó; y no firmó porque dijo que no sabía, ni declarar su edad; pareció por su aspecto de más de treinta años; y que no le tocan las generales de la ley que le fueron declaradas; no lo firmó el dicho intérprete—Ante mi-(f.) Germo. Phelipe, srno. puco.

Estando en el dicho pueblo de Barva, en veinte y nueve días del dicho mes de noviembre del dicho año, el dicho gobernador, para averiguación de lo que en su petición (dice?) en cuanto á los días que los indios que el dicho Francisco Ochoa envió á sacar zarzaparrilla á los indios de este pueblo, presentó por testigos á unos indios, los cuales, por lengua del dicho intérprete, dijeron que se llaman el uno Jusepe y Mateo y Tomás y Alonso; y Alonso Tubarra, y que no está pagado, y que le ha sacado nueve días zarzaparrrilla y tres días acarreado la que ha sacado; y Jiménez y que no está pagado y que ha estado nueve días sacando zarzaparrilla y tres ha estado acarreando la que ha sacado; y Pedro Tora y Tubu, y que no está pagado, y que ha estado nueve días sacando zarzaparrilla y tres acarreando á este pueblo la que ha sacado; y Francisco y que no está pagado, y que ha estado nueve días sacando zarzaparrilla y los tres acarreándola; y Esteban y que no está pagado, y ha estado nueve días sacando zarzaparrilla y tres acarreando la que ha sacado-Fuéles preguntado si al tiempo que el dicho Francisco Ochoa les envió á sacar la dicha zarzaparrilla les dijo los días que habían de estar trabajando, dijeron que les mandó trabajar seis días, y que, para cumplir la tarea que les daba, han estado nueve días en cumplirla— Preguntados qué tanta cantidad les dió por tarea cada día, dijeron que les mandó sacar cuarenia cabezas, y que no podían cumplirlas, y así sacaron á treinta cabezas cada día— Preguntados que, pues dicen les mandó sacar cuarenta cabezas cada día y sacaban a treinta, como vinieron al cabo de los seis días con la que habían sacado, pues no les mandó trabajar el dicho Francisco Ochoa más de seis días, dijeron que, como sacaban cada día poco, que lo buscaban, no venían al cabo de los seis días, y así tomaban otros tres más-Preguntados si en el dicho tiempo dejaron de sacar algún día zarzaparrilla y fueron á ver sus milpas, dijeron que, como iban algunos viejos y mozos que no sacaban su zarzaparrilla, la andaban á buscar-Y esto es la verdad y lo que pasa para el juramento que ante todas cosas hicieron; y no lo firmaron ni el dicho intérpreteAnte mí-(f.) Germo. Phelipe, srno. puco.

Recibí yo Jerónimo Felipe, escribano público de la ciudad de Cartago, del gobernador é común del pueblo de Barva diez pesos de á ocho reales, los ocho de mi salario y los dos pesos de los derechos de estos autos; y por verdad lo firmé-- Fecho á treinta de noviembre del dicho año, en el dicho pueblo de Barva; y esta carta de pago y la que dí á los dichos indios es toda una y de una cantidad-(f.) Germo. Phelipe, srno. puco.

Recibí yo Juan García, del Gobernador y caciques de este pueblo de Barva tres pesos de mi salario y derechos de intérprete; y á mi ruego lo firmó Acensio de GuevaraA su ruego--(f.) Acensio de Guevara(Sigue un poder otorgado en Cartago, en 2 de diciembre de

1599, ante el mismo escribano y testigos el capitán Pedro Alonso de las Alas, Juan Gómez de Pedraza y Diego Rodríguez, por el gobernador Lorenzo y los alcaldes Pablo Tucusara y Ricardo, á Francisco Ro

drigues-) En la ciudad de Cartago, en dos días del mes de di

« AnteriorContinuar »