La Virgen del Tepeyac, patrona principal de la nación mexicana: compendio histórico-crítico

Portada
Tip. de Ancira, 1884 - 368 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 327 - Cerca de los montes hay tres ó cuatro lugares donde solían (los indios) hacer muy solemnes sacrificios y venían á ellos de muy lejanas tierras. El uno de estos se llama Tepeacac y los españoles llaman Tepeaquilla, y agora se llama Nuestra Señora de Guadalupe. En este lugar tenían un templo dedicado á la
Página 30 - de la vida, Criador de todo, y Señor del cielo y de la tierra, que está en todas partes; y es mi deseo que se me labre un templo en este sitio, donde, como Madre piadosa tuya y de tus semejantes, mostraré mi clemencia amorosa, y la compasión que tengo de
Página 327 - quiere decir, nuestra Madre y agora que está allí edificada la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe también la llaman Tonantzin, tomada ocasión de los predicadores que á Nuestra Señora la Madre de Dios llaman Tonantzin
Página 326 - En el Libro nono, donde se trata de la Conquista, se hicieron varios defectos, y fue que algunas cosas se pusieron en la narración de esta conquista que fueron mal puestas, y otras se callaron que fueron mal calladas.
Página 36 - Obispo) llegó á la cumbre del cerrillo, halló en él á María Santísima, que le aguardaba por segunda vez con la respuesta de su mensaje. Humillado el indio en su presencia le dijo, «como en «cumplimiento de su mandato, habia vuelto al Pala«cio del Obispo, y le habia dado su mensaje; y que
Página 32 - que cae á la vuelta del cerro mas alto, y dista de él una legua, á la parte del Nordeste. Tolpetlac significa lugar de esteras de espadaña, porque seria en aquel tiempo única ocupación de los indios vecinos de este pueblo el tejer esteras de esta planta. Habiendo, pues, llegado el indio
Página 30 - naturales y de aquellos que me aman y buscan, y de todos los que solicitaren mi amparo, y me llamaren en sus trabajos y aflicciones; y donde oiré sus lágrimas y ruegos, para darles consuelo

Información bibliográfica