Imágenes de páginas
PDF
EPUB

za por el simple enfriamiento del aire. Bajo este aspecto, puede ofrecer á las artes recursos inesperados, especialmente tratándose de fabricar piezas de forma áspera, que el temple ordinario hace empañar con demasiada frecuencia.

3? Acero fundido soldable. Es debido al parecer áM. Fischcr de SchafFhouse; posee realmente las cualidades del acero fundido sin tener sus defectos y es soldable en si mismo; es sensible que no se conozca su fabricacion, porque seria de un gran recurso para las artes, sobre todo si pudiese obtenerse á un precio razonable. En el estado actual, no puede emplearse el acero fundido ordinario para las piezas fuertes, á causa de la elevacion de su precio , ni revestirlas tampoco de hierro y de acero, porque no puede conseguirse soldarle en si mismo. Sin embargo MM. Poncelet de Liége han llegado á fabricar una especie de acero fundido que llena esta condicion y se soida muy facilmente consigo mismo.

4? Acero fundido de segunda fusion. Este acero fabricado en Inglaterra y en Liége es mas denso , mas homogéneo y tan dúctil como el acero fundido ordinario; por su textura compacta y fina, parece susceptible de recibir un hermoso pulimento, un lustre brillante, y bajo este aspecto puede ser muy útil á la joyería de acero.

ILlWootz difiere, en la composicion, de los demas aceros, en que parece contener una débil porcion de alumina y de sílico, y estas sustancias ó sus bases son las que le dan sus caractéres particulares.

El wootz es estremadamente duro, bastante maleable; pero susceptible de desgranarse; no puede soldarse y es difícil de forjar, y cuando se le ha enrojecido con mucha fuerza, una parte de la masa parece

que se escurre y separa de la otra. Está dotado, mas que los otros aceros, de la facultad de cristalizar por el enfriamiento; lo que hace que conserve, aunque fundido repetidas veces, la propiedad particular de presentar una superficie adamascada, despues que se ha forjado, pulido y sometido á la accion del ácido sulfúrico debilitado. Este acero nos viene de las Indias, y su fabricacion hace poco tiempo que se conoce. Hasta estos últimos tiempos, se ha sacado de Inglaterra todo el acero fundido que se empleaba en las artes. Las dos clases mas finas y famosas, el acero marschall y el acero huntzmann, no se fabrican sin embargo, á lo que parece, sino con la fundicion y malos restos ó desperdicios del acero cimentado. Hace solo unos diez años que este género de industria se ha estendido en el continente, y la Francia poseia en 1811 una fábrica de acero fundido comparable al de Inglaterra. Desgraciadamente esta ferrería, creada en algun modo por el celo de la Sociedad de Fomento, ha pasado al estrangero con el pais de Liege en que MM. Poncelet la habian establecido. El acero de Poncelet ofrece tres clases: la primera, estremadamente dúctil al frio, es la plancha de acero, buena para resortes, las superficies planas para la relogería, la joyería, corazas, etc., al precio de 4 francos el kilog; la segunda está en gruesas barras cuadradas ó redondas para cuñas, matrices y cilindros á 5 francos el kilog; finalmente la tercera, que tiene igual precio y está en barras de diferentes muestras, es buena para limas finas, ejes de relojería, instrumentos y cuchillería fina. Esta fábrica provee tambien de acero fundido que adquiere su dureza al aire, y de acero de segunda fu

sion, muy dúctil y susceptible de un perfecto pulimento.

Hay que advertir que todos estos aceros, iguales cuando menos á los mejores aceros ingleses, son fabricados eselusivamente con carbon de tierra, tanto para fundirlos como para forjarlos.

La industria francesa ha reparado ya la pérdida que la Francia habia esperimentado en este género de fabricacion , y ahora las minas de La Berardiere proveen de aceros fundidos que en nada ceden á los mejores, como resulta de los esperimentos y relaciones hechas á la Sociedad de Fomento de 1819 y 1820.

El acero fundido soldable de esta ferrería, se entrega al comercio al precio de 2G0 á 280 francos cada 100 kilogramos.

Los demas aceros que fabrican las ferrerías francesas lo son igualmente á precios que vanan desde 40 hasta 250 fr., segun su calidad y finura, á saber: acero natural de una marca, 40 fr.; idem de dos marcas , G0 fr.; de tres marcas, 90 fr.; acero batido mas 6 menos refinado, 100 á 180 fr.; acero superfino, dicho de huntzrnann, 250 fr.; acero fino para agujas , 200 fr.; acero de dos columnas , nuevo fabricado eselusivamente á La Berardiere y refinado en 1.024 dobleces , de calidad superior , 400 francos.

El derecho de entrada de aceros se ha fijado por la ley de 21 de Diciembre de 1814 á 45 fr. por 100 kilog. y el del hilo de acero, propio para la fabricacion de agujas , á 20 fr.

Pueden tambien consultarse con fruto las obras siguientes:

El arte de convertir el hierro forjado en acero por Bcaumur, miembro de la Academia de las ciencias, en 4?, 1720. Esta obra, como todas las que han salido de la pluma de este autor, contiene una multitud de hechos y observaciones interesantes que los artistas no deben cansarse de estudiar.

Memoria sobre el.acero, po.r J. J. Perret, cuchillero , premiada por la Sociedad de Artes de Ginebra, en' 8?, 1779.

La Siderotcchnia, ó arte de trabajar los quijos de hierro, por Hassentfratz, i vol. en í?, 1812. Esta obra presenta el tratado mas completo y metodico que se conoce de los trabajos relativos á la estraccion y diversas preparaciones del hierro y del acero.

Los autores de los anales de industria nacional y estrangera han entrado en pormenores muy importantes sobre las fábricas de acero francesas. En el tomo 1? de esta obra se hallan las reseñas exactas de todas las fábricas de acero, y una individual descripcion de los diferentes productos confeccionados con esta sustancia, que se veian en la esposicion del Louvre en 1819.

En cuanto á los usos ulteriores del acero, podrán consultarse los artículos Agujas , Armas Blancas , JoyeRía DE ACERO, CUCHILLERIA , HOCES, LIMAS, etc.

Con el auxilio del conocimiento de las diversas especies y calidades del acero, podemos ahora determinar los usos en que puede emplearse.

Todos aquellos objetos que deban tener un hermoso pulimento , se hacen con un acero homogéneo, cuyo grano es fino y terso. Estos caracteres se hallan en el acero fundido y dan á conocer particularmente el que es propio para la joyería de acero. Si se hiciese uso de un acero eterogéneo, las piezas dejarian ver fibras y filamentos , por la reunion de los aceros que tienen grano diferente; y si estos granos fuesen gruesos ó desiTomo i. 15

guales, se distinguirían los espacios que les separan y la superficie seria cenizosa. Debe tambien emplearse el acero homogéneo en las piezas de relojería espuestas á frotacion, á fin de que se gasten igualmente en todas sus partes; en aquellas que deben tener una elasticidad uniforme, como los resortes de los relojes; en aquellas que deben tener un corte muy fino, ó una punta muy aguda, como las navajas de afeitar, la cu— chillería fina, los instrumentos de grabar y los de los relojeros; en fin en las máquinas de compresion, en las que sirven para igualar las láminas, en los cuños de monedas, y en las estampas. El acero de cimentacion, como mas homogéneo despues del acero fundido y el que mas se acerca á sus cualidades, podrá muchas veces emplearse con buen resultado en la fabricacion de los mismos objetos, pero será eminentemente propio para todos los artículos que deben tener cuerpo y dureza, y para muchos instrumentos quirúrgicos, tales como lancetas, bisturis, etc; muchos instrumentos de grabado, buriles, bruñidores, rascadores y resortes de péndola; utensilios de cerragero y carpintero, como limas, rallos, etc. El acero natural por su composicion eterogénea, será muy conveniente para todos los objetos duros y elásticos, como los sables, las espadas, los floretes, las sierras, resortes de coches; y en muchas circunstancias habrán de soldarse algunas láminas de hierro entre las de aceros diferentes, para formar piezas que tengan blandura y flexibilidad, como hoces, sables damasquinos, etc. El acero de fragua bien elegido, será tambien propio para los instrumentos de relojería y grabado, para limas, rallos y resortes de péndulos, y podrá usarse indistintamente por los armeros, cuchilleros en

« AnteriorContinuar »