Imágenes de páginas
PDF
EPUB

mara debe estar reducido á 6 líneas (13 milímetros) á fin de que el vapor salga con presion; esta inyeccion debe durar hasta que se haya introducido todo el vapor necesario á la absorcion del ácido. Su cantidad debe ser de 50 kil. por cada operacion, y la su— perficie caliente de la caldera que debe producirle, de 5 pies (1 metro 69 centímetros) cuadrados. Algunos minutos despues de haber empezado á introducir el vapor en la cámara, se hace sentir en su interior una condensacion: entónces es menester destapar el agujero N, practicado en la puerta del cilindro, á fin de dar acceso al aire atmosférico. Terminada la inyeccion del vapor (la combustion del azufre y el desprendimiento del gas nitroso deben haberse términado lo ménos una hora ántes), se deja hacer la condensacion de los vapores, estando todo cerrado; y cuando se haya completado, se abre la puerta del cilindro y las dos válvulas á fin de renovar el aire interior de la cámara lo mas completamente posible, dando principio á otra operacion; pueden hacerse hasta cuatro en veinte y cuatro horas, pero esto es muy difícil en un trabajo corriente, por lo cual es mas cómodo hacer solamente tres, y aun para obtener mas productos, no exijir tanta vigilancia, y estar sugetos á mémos accidentes, es preferible no hacer mas que dos: la con— densacion es mas perfecta, y los plomos de la cámara, como que sufren diferencias de dilatacion ménos frecuentes, estan tambien ménos fatigados. Todo el fondo de la cámara debe estar cubierto constantemente de una capa de líquido: y como ha de tener una inclinacion de 18 centímetros, esta capa VV resulta en una estremidad de 22 centímetros de espesor, y solamente de cuatro centímetros en la otra, por lo

cual no debe estraerse diariamente mas cantidad que la escedente de este nivel. El ácido estraido cada dia de este modo, debe marcar á poca diferencia 409 Beaumé; puede elevarse todavia mas, y algunos fabricantes lo hacen con la idea de economizar el combustible necesario para la concentracion; pero obtienen menor cantidad de ácido, y si elevaron su grado de temperatura en la cámara á 50o ó mas, absorve en esta gravedad específica una parte de gas ácido nitroso que no es posible quitarle por la concentracion: inconvenientes que compensan con esceso el gasto de evaporacion que se quisiera evitar.

Uno de los tipos de la pureza del ácido sulfúrico admitido en el comercio, y que demuestra bastante bien su estado, es la propiedad de disolver el añil sin alterar su hermoso azul. El ácido sulfúrico obtenido por el procedimiento que indicamos, apénas contiene sulfato de cal, pues casi toda el agua necesaria es suministrada por el vapor, y por consiguiente destilada.

Si ha habido necesidad de agotar todo el ácido que cubre el fondo de la cámara para hacer reparaciones en él, ó con cualesquier otro objeto, es menester ántes de empezar de nuevo, volver á cubrir todo el fondo con ácido debilitado á 10 ó 129 Beaumé: si no se cubriese mas que de agua pura, ó no se cubriese (*) se correria riesgo de no obtener sino poco ó ningun producto; por haber incurrido en este defecto algunos fabricantes abortaron completamente el ensayo de los procedimientos, que sin él hubieran podido dar buenos resultados. Conviene pues acordarse siempre, de que el agua y el

(*) Como tambien si la operacion empezase en un tiempo frio y seco sin haber calentado anticipadamente las paredes y el aire interior de la camara por una inyeccion de vapor.

calor son condiciones esenciales á la formacion del ácido sulfúrico. Un hecho bastante singular se ha ofrecido muchas veces en algunas fábricas donde se trabajaba siguiendo el método llamado de continua corriente. En tiempos secos (especialmente de heladas), se ha observado que las cámaras á que se habian dirigido como de ordinario los productos de la combustion del azufre y del salitre, no habian condensado ni aun la menor cantidad de ácido, á cuyo accidente se llamó en Marsella enfermedad de las cámaras. No se halló otro remedio que el parar por algun tiempo la fabricacion, pues no volvia á ocurrir, cuando se empezaba de nuevo á operar. El mejor medio de evitar este inconveniente cuando se observa, es el inyectar en la cámara una cantidad de vapor suficiente para humedecer toda la pared interior y calentarla. La concentracion del ácido sulfúrico se empieza en calderas de plomo cuya superficie sea bastante considerable, para que el ácido que se hace correr en ellas no ocupe mas altura que la de 30 centímetros; el ácido se reune en estas calderas hasta que señale 50o del areómetro de Beaumé: entónces se le muda para que corra en una caldera de platina (*). Esta caldera, en forma de cucúrbita ordinaria, debe contener en los dos tercios de su altura cerca del cuarto del producto de la fabricacion diaria, porque se hacen con ella ordinariamente cuatro operaciones cada dia (cuando está convenientemente montada pueden con facilidad hacerse hasta seis). El capitel, que debe igualmente ser de platina, conduce los vapores desprendidos á un ser

(*) V. art. PLATINA.

pentin de plomo donde se condensan; el ácido arrastrado durante la destilacion, es de cantidad bastante considerable para que sea útil á la condensacion de los vapores (*). 4 Cuando el ácido ha llegado á su punto de concentracion, se estrae de la cucúrbita con auxilio de un sifon de platina, que se le adapta al efecto: el brazo del sifon esterior á la caldera, debe envolverse en toda su longitud (2 metros proximamente) en un doble tubo de cobre por donde pase una corriente de agua fria, á fin de que el ácido llegue á la estremidad del sifon bastante frio para que no rompa los reservatorios de barro en que se recibe; luego se traslada á botellones de barro forrados de paja, colocados en canastas con asas, los cuales se tapan con un tapon tambien de barro y con bordes cubiertos de arcilla y de un pedazo de tela bien atada: en esta disposicion se entrega al comercio. Dos métodos hay para la construccin de las cámaras de plomo: los indicaremos ambos porque la esperiencia no ha demostrado todavia bastantemente la eleccion que debe hacerse entre ellos. El mas antiguo que se conoce en Francia, consiste en reunir las láminas de plomo que forman el fondo de la cámara, plegando el borde de cada una, de modo que formen en su union un

(*) En la temperatura á que se eleva el ácido sulfúrico durante sa concentracion, el plomo se une á la platina y le hace fusible; y hasta ha sucedido en algunas fábricas, que unos granos muy pequeños de plomo que por casualidad cayeron en las calderas de platina, hicieron en ellas agujeros de muchos milímetros de ancho. Debe pues evitarse escrupulosamente que no pueda introducirse en ellas; pueden sin embargo taparse los agujeros y aberturas de estas calderas ajustando pequeñas piezas de platina soldadas: tambien se emplea el oro como soldadura.

TOMO I. 24

encaje cónico de 5 centímetros de ancho, sobre otros cinco de profundidad; toda la superficie de este encaje bien bruñida, se llenaba «de una soldadura compuesta de una parte de estaño puro y de dos de plomo. Las láminas de plomo levantadas sobre los lados de la cámara, se unian en encajes semejantes, incrustados en vigas de madera; la parte superior de la cámara el cielo) formada de láminas de plomo replegadas, de 16 á 18 centímetros sobre sus bordes, y apretadas por lo esterior á la cámara, entre dos piezas de madera de longitud igual á lo ancho de la cámara: estas dos láminas de plomo sentadas cada una sobre su correspondiente pieza de madera, de las dos que se han enunciado, dejaban entre sí un encaje cónico que se llenaba de la soldadura espresada anteriormente. Esta construccion presenta mucha solidez y es bastante fácil; sin embargo, se le substituyó otra al cabo de algun tiempo con el objeto de economizar el trabajo y la soldadura. Esta última difiere de la otra, en el modo de unir entre sí las láminas de plomo, lo que se hace por medio de la soldadura llamada soldadura inglesa. Bien bruñidas las láminas de plomo en sus bordes en toda su longitud y en una anchura de 4 centímetros, se colocan estas dos partes bien frotadas de azogue una sobre otra horizontalmente, haciendo correr entre ellas un poco de estaño puro, cuya mayor cantidad se esprime aun por una presion bastante fuerte. Unidas de este modo estas láminas ó capas de plomo, se sostienen lateralmemte, y en la parte superior de la cámara, por garfios de plomo que abrazen una pieza de madera, y estén soldados á las láminas de plomo en cada uno de sus estremos. Este modo de construir es bastante económico y sólido, pero difícil de ejecutarse bien; pues si por ejem

« AnteriorContinuar »