Imágenes de páginas
PDF
EPUB

sebo de carnero, pero se funde mas fácilmente por el calor. Cuando la manteca de cacao se ha preparado recientemente, tiene un ligero color amarillento; no adquiere blancura sino envejeciéndose; su sabor es dulce, agradable y particular; es el mismo del chocolate, y se enrancia facilmente al aire. Para obtenerle, se tuestan en una marmita de hierro las simientes del cacao de las islas, que se prefieren, porque suministran mas aceite, hasta que la corteza leñosa se separe facilmente de la almendra; esta se reduce á pasta, primero con un pilon y despues pulverizándola sobre una piedra caliente. La pasta puede tratarse de dos modos, ó haciéndola hervir en una gran cantidad de agua, y recogiendo el aceite coagulado en la superficie por el enfriamiento, ó sometiéndola á la prensa entre dos planchas de hierro calentadas por el agua hirviendo, despues de haberla metido en sacos de terliz. Se hace fundir la manteca en el baño-maria, y se deja coagular para separarla del agua que retenia; en fin, se conserva fundida en botellas de vidrio largas y estrechas el tiempo necesario para el depósito de sus heces y su perfecta purificacion, colándola despues en los moldes de chocolate. La manteca de cacao se emplea como medicamento, en lo interior ó en lo esterior, y en el dia se hace ménos uso de ella que en otro tiempo. Beuamé ha ensayado hacer con ella bugías, que aseguraba eran tan hermosas como las de cera, que esparcian una luz tan viva, tan pura y tan tranquila y duraban tanto tiempo como una vela de sebo, un tercio mas pesada. sEGUNDA EspEcIE. Aceite ó manteca de nuez moscada. La simiente ó nuez del myrística moschata, contiene dos aceites distintos, uno volátil que se obtiene por

destilacion, y el otro fijo y sólido que se saca por espresion: de este último tratarémos aqui: se estrae prensando entre dos planchas de hierro calientes, las mueces moscadas reducidas á pasta en un mortero de hierro tambien caliente, é introducidas en un saco de terliz. El aceite ó manteca de nuez moscada adquiere por el enfriamento una consistencia muy semejante á la de la manteca ó sebo de buey; se recibe en el comercio en ladrillos cuadrados, de un color amarillo-rojizo, jaspeado, y de un olor fuerte, que anuncia el haber conservado cierta porcion de aceite volátil. No se le puede privar de esta porcion de aceite volátil por la destilacion, sin aumentar su consistencia, que se conduce al estado natural por la adicion de una cantidad suficiente de manteca de puerco sin sal, cuya adulteracion se conoce por el poco olor de esta mezcla. La manteca de nuez moscada se emplea como medicamento interior y esterior, y es uno de los ingredientes del bálsamo nervino. TERCERA EspECIE. Aceite de palma. Se saca del fruto de muchos árboles de la familia de las palmeras, un aceite que tiene la consistencia mantecosa, como la del aceite de palma, y que como el anterior entra en la composicion del bálsamo nervino. Es de color de maranja, su sabor y olor se parecen á los del iris, se funde á 29o, se disuelve en el alcohol mas en caliente que en frio, y en toda proporcion en el eter sulfúrico; los alcalis le saponifican sin cambiar su color; y M. Guibourt ha observado ademas, que cuando le enrojecian los alcalis, era porque le habia dado color el curcuma. Se estrae por espresion del fruto de un

árbol que crece en Africa y en la Guayana, llamado elais guiacensís.

cUARTA EspEcIE. Aceite ó manteca de coco. Bajo este mombre se conoce un aceite concreto hasta 10 grados sobre cero, subministrado por el cocos butyrácea, de la familia de las palmeras: es soluble, como el aceite de palma en el alcohol, mucho mas en caliente que en frio, y solo difiere de él en su olor y color, que es de un blanco resplandeciente.

QUINTA espECIE. Manteca de galam d galaham. Se ha confundido el aceite de palma concreto con la manteca de galam, que segun observa Guibourt, parece estraida de un árbol de la familia de las zapoteas.

sExTA EsPECIE. Aceite de laurel. Cuando se machacan las bayas ó mejor las pieles del laurus nobílis, cuando se hierve la pasta en un alambique con agua, y cuando se pasa la mezcla con fuerte espresion, se coagula en su superficie por el enfriamento, una materia crasa de color verde, de consistencia mantecosa y de un olor aromático debido á una corta cantidad de aceite volátil contenido igualmente en la piel. Este aceite se emplea en la Medicina en lo interior y sobre todo esteriormente. No se debe confundir este aceite natural con el que circula en el comercio con el mismo nombre, y no es otra cosa que un sain cargado por maceracion de los dos aceites de la piel, y de la materia verde de las hojas del laurel.

SECCION SEGUNDA. Aceites volátiles. Los aceites volátiles han recibido sucesivamente las

denominaciones de esencias, espíritus, quintas esencías y aceites esenciales.

Una grande fluidez, un olor fuerte y penetrante, mas ó menos agradable, un sabor picante, caliente, abrasador y algunas veces cáustico, una volatilidad bastante grande para sustraerles al grado de calor capaz de descomponerlos, una inflamabilidad súbita á la aproximacion de un cuerpo en ignicion, una ligera solubilidad en el agua, y completa en el alcohol: tales son los caracteres notables que les separan de los aceites fijos, cuya historia hemos escrito.

Seguiremos la marcha que hemos adoptado en la esplicacion de la primera seccion; algunas consideraciones generales precederán al exámen que debemos hacer de los aceites volátiles de mayor importancia con respecto á las Artes.

Naturaleza de los aceites volátiles. Carecemos todavia sobre la naturaleza de estos aceites de ideas mas precisas que las adquiridas respecto de los aceites fijos; sin embargo, debemos creer que lo mismo que estos, no constituyen un principio inmediato simple de los vegetales, que hay analogía entre la composicion de unos y otros , y que cual ellos, los aceites volátiles están formados de muchos principios inmediatos. Los esperimentos hechos por Proust y Margueron hacen veros/mil esta opinion. El primero despues de haber sometido á una evaporacion lenta al aire, una cantidad muy considerable de aceites volátiles de Murcia, famosos por sus superiores cualidades, ha reconocido que se formaba con mas ó menos presteza un depósito cristalino susceptible de sublimarse, de disolverse en el ácido nítrico, y que ha creido era de la misma naturaleza que el alcanfor del 'lauras camphora. He aquí los resultados que ha obtenido este célebre químico.

Ha sacado de 4 partes de aceite de espliego. 1 o de 7 de aceite de salvia... . . . . 1 de 93 de aceite de mejorana. . . . 1r de 16 partes de aceite de romero... 1r M. John Brown, que ha examinado la materia cristalina del aceite de tomillo, no está acorde con Proust sobre la naturaleza de este principio, que no presume ser el alconfor, respecto á que, segun él, no se disuelve en el ácido nítrico. Por otra parte M. Margueron habiendo hecho la esposicion de muchos aceites volátiles, señaladamente los de menta piperita, de flor de naranja, de bergamota, de limon y de canela, á un frio de 22 grados bajo cero, metiendo los vasos que contenian estos aceites en una mezcla refrigerante, manifestó algunas observaciones que no carecen de interes: vió formarse en estos aceites, ligeros depósitos que tenian el aspecto de agujas capilares, de láminas elípticas, de ramificaciones ó de cristalizaciones irregulares; que estos cristales ligeros tan pronto desaparecian á 4 grados bajo cero, como se licuaban solo entre los dedos, ó se disolvian en el alcohol al cual comunicaban la propiedad de enrojecer el tinte de tornasol; observó tambien que á consecuencia de la formacion de estos cristales en los aceites, los unos perdian algo de su olor, de su fluidez y color; los otros, al contrario, tomaban un tinte mas oscuro y se hacian mas flúidos de lo que eran ántes de su inmersion en en el baño de hielo. El mismo autor examinó igualmente las pequeñas concreciones formadas espontaneamente y con el tiempo, en los aceites de hinojo y de salvia, y no les reconoció los caractéres del alcanfor, pero sí propiedades al parecer análogas á las del ácido benzóico. La corelacion de

[ocr errors]
[ocr errors]
« AnteriorContinuar »