Imágenes de páginas
PDF
EPUB

hasta 4 ó 5° sobre cero. Por consiguiente el minero mejicano resiste allí á una diferencia de temperatura de mas de 30° : pero este enorme calor de la mina de Valenciana, no proviene del gran número de hombres y de luces reunidos en un espacio pequeño, sino principalmente de las causas locales y geológicas que examinaremos en otro lugar. riamos 2. Es digno de observacion, como los mestizos y los indios empleados en llevar el mineral á hombros, y á los cuales se les da el nombre de tenateros, permanecen cargados durante seis horas con un peso de 225 á 350 libras, en una temperatura muy alta, y subiendo ocho o diez veces seguidas sin descansar, escaleras de 1800 escalones. La vista de estos hombres laboriosos y robustos hubiera podido hacer mudar de opinion á los Reinales, á los Pauwes y al gran número de autores, por otra parte estimables, que tanto han declamado sobre la degeneracion de nuestra especie en la zona tórrida. En las minas Mejicanas, los muchachos de 17 años llevan ya masas de piedra del peso de 100 libras. Este oficio de los tenateros se tiene por poco sano , si entran mas de tres veces por semana en la mina. Con todo, el trabajo que mas rápidamente destruye las constituciones mas fuertes, es el de los barrenadores que hacen saltar la roca por medio de la pólvora ; rara vez pasan de treinta y cinco años, si el deseo de ganar los empeña en su penoso trabajo toda la semana seguida : por lo comun solo siguen en este oficio cinco ó seis años, y despues se dedican á otras ocupaciones menos perjudiciales á la salud.

[graphic]

El arte de minero se perfecciona cada dia mas; los alumnos de la escuela de minas de Méjico van comunicando poco a poco conocimientos exactos sobre la circulacion del aire en los pozos y galerías; se comienzan á introducir máquinas que inutilizan el antiguo método de hacer llevar á hombro, y por escaleras muy pendientes, el mineral y el agua. Al paso que las minas de Nueva-España vayan pareciéndose mas y inas á las de Freiberg, de Chausthal, y de Schemnitz, la salud del minero tambien sentirá menos la influencia de las exhalaciones de las minas, y de los esfuerzos del movimiento muscular, hasta ahora demasiado prolongados. *.

Cerca de cinco á seis mil personas se ocupan en la amalgama de los minerales, ó en las manipulaciones que la preceden. Un gran número de estos individuos pasan su vida andando descalzos sobre montones de metal molido, humedecido, y mezclado de muriate de sosa, de sulfate de hierro, y de mercurio oxidado por el contacto del aire atmosférico y de los rayos del sol; y es un fenómeno bien singular ver que estos hombres gozan de la mejor salud. Los médicos que

* Seria superfluo explicar aqui cuanto contribuirian á la salud de los mineros las grandes asociaciones que se han formado recientemente en Europa para el beneficio de las minas de la América española libre, introduciendo el uso de máquinas, y abriendo cañones bien ventilados.

asisten en los parages donde hay minas, afirman unánimemente, que raras veces se dejan ver las afecciones del sistema nervioso que se podrian considerar como efecto de la continua absorción del mercurio oxidado. Una parte de los habitantes de Guanajuato beben el agua misma de los lavaderos, sin que su salud padezca alteracion alguna. Este hecho ha llamado muchas veces la atencion de los europeos que estan poco familiarizados con los principios de la química. El agua de los lavaderos es a su salida , de un gris azulado, contiene en suspension el óxido negro de mercurio, algunos globulillos de mercurio natural y de amalgama de plata; pero esta mezcla metálica se precipita poco a poco dejando limpia el agua, la cual no puede disolver ni el mercurio oxidado ni el muriate de mercurio, que es una de las sales mas insolubles que conocemos; pero los mulos gustan mucho de beber de esta agua porque contiene en disolucion un poco de muriate de sosa.

Al hablar de los progresos de la poblacion de Méjico y de las causas que la retardan, no he hecho mencion ni de los nuevos colonos europeos que llegan, ni de la mortantad que ocasiona el vómito prieto : de ambos objetos hablaremos mas adelante. Por ahora basta observar que el vómito prieto es un azote que solo se deja sentir en las costas, y que en todo el reino no arrebata un año con otro arriba de dos o tres mil individuos. De Europa apenas van á Méjico 800 personas por año. Los escritores políticos han exagerado en

todos tiempos lo que llaman la despoblacion del anti-. . guo Continente por poblar el nuevo. Por ejemplo M. Page * , en su obra sobre el comercio de Santo Domingo, asegura que las emigraciones de Europa dan anualmente á los Estados-Unidos mas de 100,000 individuos. Este cálculo es veinte veces mayor que lo cierto; porque en 1784 y 1792 en que los EstadosUnidos han recibido mayor número de colonos europeos no ha pasado este número de 5000 **. M. Galatin *** asegura que el medio término anual de los que llegan de Europa á los Estados Unidos ha, sido en los últimos años de 10,000. El número ha oscilado entre 4000 y 22,000. Los progresos que la poblacion hace en Méjico y en la América setentrional, son efectos tan solo del aumento de la prosperidad interior.

* Tom. 11, pág. 427. ** Samuel Blodget's Economica , 1806, p. 58. *** Véase mi Relation Historique.

LIBRO II

II

CAPÍTULO VI.

[graphic]

La poblacion mejicana está compuesta de los mismos elementos que la de las demas colonias españolas. Hay siete castas distintas : 1° los individuos nacidos en Europa , llamados vulgarmente gachupines: 2° los españoles criollos, ó los blancos de raza europea nacidos en América : 3a los mestizos descendientes de blancos y de indios : 4o los mulatos descendientes de blancos y de negros : 5a los zambos descendientes de negros y deindios : 6a los mismos indios ó sea la raza bronceada. de los indígenas; y 7a los negros africanos. Dejando á un lado las subdivisiones, resultan cuatro castas principales : los blancos, comprendidos bajo la denominacion general de españoles; los negros; los indios y los hombres de raza mixta , mezclados de europeos , de africanos, de indios americanos y de malayos; porque con la frecuente comunicacion que hay entre

« AnteriorContinuar »