Imágenes de páginas
PDF
EPUB

1

1

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

ASPECTO FÍSICO DEL REINO DE LA NUEVA-ESPAÑA COMPA

RADO CON EL DE LA EUROPA Y EL DE LA AMÉRICA MERIDIONAL. — DESIGUALDADES DEL TERRENO.-INFLUJO DE ESTAS DESIGUALDADES EN EL CLIMA, AGRICULTURA Y DEFENSA MILITAR DEL PAIS. - ESTADO DE LAS COSTAS. .

Hasta aqui hemos considerado la vasta extension y los límites del reino de la Nueva-España: hemos examinado sus relaciones con las demas posesiones españolas, y las ventajas que pueden resultar de la configuracion de sus costas para las comunicaciones entre el mar de las Antillas y el grande Océano. Vamos ahora á delinear el cuadro físico del pais, y á fijar nuestra vista sobre las desigualdades de su suelo y sobre el influjo de estas desigualdades en el clima, en el estado del cultivo y en la defensa militar del reino de Méjico. Nos limitaremos á dar resultados generales; porque no son propios de la estadística los pormenores de historia natural. Pero no sé podria formar idea exacta de la riqueza territorial de un estado sin conocer el armazon de las montañas, la altura á que se hallan las grandes llanuras de lo interior, y la temperatura propia de unas regiones, en que, por decirlo asi, se suceden los climas por capas, unos encima de otros. .

Al echar la vista en general sobre toda la superficie del reino de Méjico, vemos que sus dos tercios estan. situados bajo la zona templada, y el otro bajo la tórrida. La primera parte tiene 82,000 leguas cuadradas; y comprende la provincias internas, asi las que dependen inmediatamente del virey de Méjico (como el reino de Leon y la provincia del Nuevo-Santander ) como las que tienen un comandante general particular. Este comandante ejerce su autoridad en las intendencias de Durango y de Sonora y en las provincias de Cohahuila, Tejas y Nuevo-Méjico, regiones poco habitadas, y cuyo conjunto se designà con el nombre de provincias internas de la comandancia general, para distinguirlas de las provincias internas del vireinato.

Por un lado algunas porciones pequeñas de las provincias setentrionales de Sonora y del Nuevo-Santander salen del trópico de Cancer; y por el otro las intendencias meridionales de Guadalajara , Zacatecas, y de S. Luis de Potosí ( especialmente las inmediaciones de las célebres minas de Catorce) se extienden un poco al norte de este límite. Es sabido que el clima físico de un pais no depende precisamente de su distancia al polo, sino al mismo tiempo de su elevacion sobre el nivel del mar, de su proximidad al Océano, de la configuracion del terreno, y de otras muchas circunstancias locales. Por estas cosas mas de tres quintas partes

de 36,000 leguas cuadradas, situadas bajo la zona tór-, rida, gozan de un clima mas bien frio ó templado que abrasado. Todo el interior del reino de Méjico, especialmente los paises comprendidos bajo las antiguas denominaciones de Anahuac y de Mechoacan, y verosimilmente toda la Nueva-Vizcaya, forman una llanura inmensa elevada sobre el nivel de los mares vecinos de 2,000 á 2,500 metros.'

Apenas hay un punto en el globo, en donde las montañas presenten una construccion tan extraordinaria como las de Nueva-España. En Europa se tienen, como paises más elevados la Suiza , la Saboya y el Tirol; pero esta opinion solo se funda en el aspecto que presenta el grupo de tantos picos perpetuamente cubiertos de nieve, y dispuestos en cadenas paralelas á la grande cadena central. Las cimas de los Alpes se elevan á 3,9oo y aun á 4,700 metros de altura, al paso que las llanuras inmediatas en el canton de Berna no tienen sino de 400 á 6oo. Puede considerarse esta altura como el medio término de la mayor parte de los llanos que hay , de considerable extension, en Suabia, en Baviera, y en la Nueva Silesia, cerca de las fuentes de los rios Wartha y la Pilica. En España, el suelo de las Castillas tiene poco mas de 580 metros (300 · toesas) de elevacion. En Francia, la planicie mas álta es la de la Aubernia, sobre la cual descansan el Montclor, el Cantal y el Puy-de-Dome, siendo la altura de esta planicie, segun las observaciones de M. de Buch, cerca de la aldea de Ceyvat , de 720 metros ( 370 toe

[graphic]

sas). Estos ejemplos prueban que en general en Europa los terrenos elevados que presentan el aspecto de llanuras, no tienen arriba de 400 á 800 metros sobré el nivel del Océano. *

Acaso en Africa, hacia las fuentes del Nilo **, y en Asia bajo los 34 y 35° de latitud boreal, se encuentran llanuras análogas á las de Mejico; pero los viageros que han recorrido aquellas regiones, nos han dejado en una perfecta ignorancia acerca de la altura del Thibet. Los pasos del Himalaya tienen generalmente la .altura del vertice del Monte-Blanco, y.el capitan Web encuentra el lago Alpino, Raov-Rhudd,' del cual sale el rio del Sutledge ( muy cerca del famoso lago Manassarowar) á mas de 5,600 metros sobre el nivel del Océano. Mas bien se han medido hasta aqui

los vértices de las montañas y las gargantas ó pasos · que las altas llanuras del Thibet, por ejemplo, las que

rodean Lassa y Ladack; pero yo no dudo de manera alguna que la altura media del llano comprendido entre los eslabones del Himalaya y del Zangling Kuen-Lun no pasa de 3,500 metros. La del gran desierto de Cobi al N. (. de la China, está, segun el

* Conforme á las medidas mas recientes (Humboldt, Relacion histórica), el llano de lo interior de la España tiene 330 á 330 toesas; el de la Suiza, entre los Alpes y el Jura, 270 toesas; el de la Baviera 260 toesas; el de la Suabia 150 toesas de altura. ?

** Segun Bruce (vol ut, p. 642, 652 y 712) las fuentes del Nilo azul en el Gogam estan á 3,200 metros de altura sobre el nivel del Mediterráneo.

P. Duhalde, á mas de 1,400 metros de altura. El co-
ronel Gordon aseguró á M. Labillardiere, que desde
el cabo de Buena-Esperanza , hasta el 21° de latitud
austral, el suelo del Africa se elevaba insensiblemente
hasta 2,000 metros (1,000 toesas) de altura *; y algu-
nas medidas hechas mas recientemente han probado
la exactitud de esta opinion. Todo el llano africano al
norte del paralelo de: 31° habitado por los Betjuanes,
los Koranas y los Bosjemanes tiene 880 toesas de ele-
vacion sobre el nivel del Océano **.

La cadena de las montañas que formán, la grande
*** llanura del reino de Méjico, es la misma que con el

nombre de los Andes atraviesa toda la América meri-
dional; pero la construccion, ó digamos el armazon
.de esta cadena, se diferencia mucho al Sur y al Norte
del ecuador. En el hemisferio austral, la Cordillera
está por todas partes hendida y cortada, como si fuera
por venas de mina abiertas y no llenas de substancias
heterogéneas. Si algunas llanuras hay elevadas de
2,700 á 3,000 metros (1,400 á 1,500 toesas), como en
el reino de Quito y mas al Norte en la provincia de
Los Pastos, no pueden compararse en extension con
las de Nueva-España; son mas bien unos valles altos
longitudinales, cerrados por dos ramales de la gran cor-
dillera de los Andes. Pero en Méjico, por el contrario,
la loma misma de las montañas es la que forma el

[ocr errors]

on

[ocr errors][ocr errors][ocr errors]

* Labillardiere, tom. 1, p. 89.
.** Barrow, Travels in the interior of South Africa, tom. 1, pág. 10.
Lichtenstein , Reisen im südlichen Africa, tom. 11, pág. 544. .

« AnteriorContinuar »