Imágenes de páginas
PDF
EPUB

se aproveche toda el agua sin disminuir su celeridad. (V. RUEDAs con alabes). FR. CANAL DE NAvecAcrox. Es una especie de rio artificial que cuando faltan rios naturales sirve para la navegacion interior. Es sabido que los rios y canales navegables son los grandes medios que emplea el comercio para repartir con economía, sobre la superficie de un vasto territorio los productos del suelo y de la industria. Su importancia y utilidad para la prosperidad de un pais están demostradas por la experiencia, pues con iguales fuerzas motrices se transportan por agua mucha mayor cantidad de géneros, con mucha mayor baratura, muchas veces con tanta ó mayor celeridad que con los medios comunes de transporte sobre los caminos ordinarios. Está probado que un caballo no puede llevar mas que unos 100 kilógramos de peso, y arrastrar con el carruage mejor construido mas que 1000 kilógramos; al paso que en una agua estancada, como debe serlo la de un canal de navegacion, puede hacer mover con igual celeridad y sin mayor fatiga un barco cargado de 18 á 20.000 kilógramos de peso. En la historia del canal del Languedoc por el genera Andreossy, se demuestra que costaria seis millones de francos el acarrear por tierra el mismo peso que se transporta todos los años por el canal, con la sola cantidad de un millon y doscientos mil francos, que es la quinta parte del coste del transporte por tierra. Igual diferencia de precio se encuentra en cualquiera otro punto de Francia. La necesidad de una navegacion interior ha sido conocida por todos los pueblos civilizados tanto antiguos como modernos, y todos han bascado los medios de dis" frutar de sus ventajas, haciendo al efecto trabajos grandiosos. Segun el abate Barthelemy, en su viaje del jóven Amacharsis, los Griegos habian hecho en la Beocia ca-, males inmensos. Los Romanos, mas ocupados en conquistas que de comercio, no han dejado modelo alguno de canales de navegacion que pueda citarse; pero para llevar á su ciudad las aguas potables hicieron construir acueductos qne nos admiran todavia por su magnificencia y grandor colosal. El canal mas grande y el mas célebre de la antigüedad, es el que se abrió en Egipto desde el Nilo al mar Rojo, y que Diodoro describe del modo siguiente: » El » canal de comunicacion desde el golfo de Peluso al mar » Rojo, fué empezado por Necho, hijo de Psammitico, » continuado por Dario, y abandonado por el temor » de inundar el Egipto, cuyo terreno es mas bajo » que el nivel del mar Rojo. Ptolomeo II lo acabó sin » embargo; pero previno las inundaciones, haciendo » construir una exclusa que retenia las aguas, y que se » abria para el paso de las embarcaciones.” Es sabido, que el proyecto del ejército frances que en 1798 hizo la conquista del Egipto á las órdenes de Bonaparte, era el restablecer este canal, y que áMr. Monge, encargado de examinar este trabajo se le dió mas adelante el título de Conde de Peluso. Segun la relacion de los historiadores que han escrito sobre la China, este vasto imperio está atravesado en todas direcciones por una multitud de rios y canales navegables. El mayor á que se ha dado el nombre de canal imperial, es un prodigio del arte: corre del Norte al Sud, extendiéndose desde Canton á los mas apartados extremos del imperio, pasando por Pekin, y segun se dice trabajaron en él 30 mil hombres por espacio de 43 años, habiéndolo concluido el año 980. » La China, dice el Padre Le Compte, jesuita, no era » naturalmente tan fértil como la he representado; los ca» nales que la atraviesan han aumentado sus riquezas y » hasta han contribuido á su hermoseo regando los cam» pos y dando mayor extension al comercio. El agua de » estos canales es pura, profunda y tiene poca corriente.” Por lo regular hay en cada provincia un canal que la atraviesa, y es de la misma utilidad que un camino real. Las ceras ó lados del canal para tirar de las embarcaciones, están empedrados con baldosas de mármol muy gruesas unidas entre sí con mucha solidez, y sirviendo para el tránsito de las personas, de las caballerías y hasta de los carruages, Con este gran canal están enlazados otros canales de ménos importancia, que se subdividen tambien en otros mas pequeños, que van á parar á ciudades, á pueblos, á lagos ó estanques, y cuyas aguas riegan los terrenos inmediatos. El aspecto de estas aguas vivas y limpias, se hace todavia mas agradable por los hermosos puentes que las atraviesan, y por las deliciosas orillas que las rodean. Sus numerosos rodeos al través de varias llanuras, la multitud de embarcaciones de todos portes, la prodigiosa cantidad de ciudades y pueblos, presentan los paisages mas bellos y mas ricos del mundo. Pero como en esta inmensa extension de terreno hay diferencias de nivel muy marcadas; para hacer desaparecer el declive era necesario construir un gran núme ro de caidas ó despeñaderos de don le se precipita el agua en torrentes, desde uno á otro saetin. Para hacer subir un barco se emplean muchos hombres, que por

y

medio de cuerdas, de cables y de cabrestantes consiguen el hacerlo subir al canal superior. De esto se deduce que los chinos á pesar de su ingenio, no poseen todavia nuestro sistema de exclusas, en las que un hombre solo abre y cierra las puertas sin mucho trabajo, y hace pasar de un saetin á otro en pocos minutos tanto las mayores embarcaciones, como las mas pesadas. En Rusia, los sucesores de Pedro el Grande han ejecutado los proyectos de aquel emperador legislador, En el dia está ya establecida la comunicacion entre el Báltico y el mar Caspio, quedando de este modo abierta la navegacion desde San Petersburgo á Moscou y hasta la Persia. Catalina II llamó á su córte á los ingenieros mas ilustrados de Europa que en el tiempo de su reinado construyeron una infinidad de canales, pudiendo decirse en el dia que aquel es el pais en que la navegacion interior abraza mas extension de terreno, pues por agua se puede remitir mercaderías desde San Petersburgo hasta la frontera de la China, á 4,472 millas, y á Astracan situado en las orillas del mar Caspio, á 1,434 millas. La Suecia y la Dinamarca tieren muchos canales de navegacion. El canal de Kiel, capital del Holstein, que hace parte del reino de Dinamarca, es de una gran importancia; abre una comunicacion para los buques mercantes entre el Báltico y el mar del Norte, y les ahorra el largo rodeo del Sutland. Es generalmente sabido que la Holanda debe su comercio, sus riquezas y poblacion, á la multitud de sus canales, y despues de Holanda , la Inglaterra es el pais de Europa que tiene el mejor sistema de canales. Este pais donde florece la agricultura, el comercio, las ciencias y las artes, se ocupó de mejorar su navega

[ocr errors]

cion interior, como un complemento necesario á su mavegacion marítima. En pocos años no tan solo se hicieron navegables los rios, sino que ademas se construyeron un inmenso número de canales, y la abundancia y la industria se extendieron rápidamente hasta las provincias mas remotas, debiéndose este resultado al impulso y al ejemplo dados por el duque de Bridgewater. Este concibió el proyecto de abrir un canal desde el pié de una montaña de donde se extraia el carbon hasta el rio Mersey por un lado, y hasta Manchester por el otro. El buen resultado y los beneficios fueron prodigiosos, y excitaron un estímulo general que ha cambiado el aspecto de la Inglaterra, contándose en el dia en aquel pais mas de 200 canales, formando juntos una longitud de mas de 3,500 millas. No se quedó la Francia mera espectadora de este grande impulso dado al comercio interior, pudiendo casi decirse que es la que ha dado el ejemplo á las demas naciones. El canal del Languedoc, llamado por lo regular el canal del Mediodía ó de los dos Mares, porque abre una comunicacion entre el Mediterráneo y el Océa- . mo, por la Gironda y el Garona donde desemboca mas abajo do Tolosa, este canal decímos no cede á otro alguno por lo que toca á su construccion y á la magnítud de la empresa. Este canal proyectado en el reinado del emperador Carlomagno, vuelto á emprender otra vez, pero sin buen éxito, en el reinado de Francisco I, en 1539, en los de Cárlos IX y Enrique IV, fué por fin ejecutado en el de Luis XIV, por el celo de su ministro Colbert y de dos hombres de mucho mérito, Riquet y Andreossy. Empezado en 1666 se acabó en 1681, un año despues de la muerte de Riquet, que dejó á su lijo el cuidado de perfeccionar su obra.

« AnteriorContinuar »