Imágenes de páginas
PDF
EPUB

den exactamente las muescas para facilitar el paso á los cuatro dientes K', K"..... Asi pues, para abrir ó cerrar este candado, es preciso saber la leyenda y la alineacion que ponen á las muescas en la direccion del diente; suponiendo la superficie de cada birola dividida solamente en 10 casillas, seria preciso para adivinar esta direccion , verificar 10,000 combinaciones, ademas de los diversos alineamientos posibles; es claro que á ménos de una paciencia excesiva y de mucho tiempo, no se conseguirá abrir este candado. Por lo general hay tantas combinaciones como unidades hay en el número de las casillas de una de las birolas elevadas á la potencia marcada por el número de birolas (aqui lo elevado á la potencia 4). El que posee el secreto de la leyenda, abre y cierra el candado en un momento, sin necesidad de llave. (V. fig. 13). Uno de los inconvenientes de estos cerrojos, es que la leyenda está establecida por el fabricante, y es de consiguiente la misma para todos los candados, de modo que es un secreto que todo el mundo sabe. Esto es lo que hace que se prefiera el ingenioso candado de M. Regnier, cuya leyenda es movible, es decir, que se puede cambiar la palabra segun se desea, que es el secreto de su construccion. Para concebir este mecanismo, basta imaginar que el candado que acabámos de describir tiene otras cuatro birolas, que envuelven las precedentes, y solo sirven para cambiar la palabra. Vámos á explicar este aparato. El anillo CDG (fig. 12) está detenido por la charnela G en la chapa GE; en esta chapa hay soldado un tubo de hierro ab hendido en su largaria, de modo que su forma es la de un estuche incompleto, como se vé por el corte m. Este tubo está rodeado de los cuatro cilindros, que tienen cada uno una muesca interior, como hémos dicho antes, y cuando todas estas medias cañas se corresponden con la hendidura lateral del estuche de hierro ab, se puede introducir la broca ab" (fig. 16) guarnecida de sus cuatro dientes alineados. Esta punta tiene soldada su cabeza b sobre la chapa AB, la cual tiene en su punta un hueco B, en el que entra el boton C, que termina el anillo móvil GDC. De consiguiente las cosas están hasta ahora en el mismo estado que en el candado anteriormente descrito, excepto que las birolas en lugar de presentar caractéres indicadores de la posicion que permite introducir y sacar la broca, tiemen cada una de ellas un diente exterior 1, 2, 3, 4, cuya alineacion llena el mismo objeto. Figurémonos ahora cuatro cilindros (fig. 17) teniendo un agujero de calibre igual á las birolas 1, 2, 3, 4, con muescas en su cara interior, de modo que estos cilindros puedan envolver las birolas, haciendo entrar cada diente en una de dichas medias cañas. Es claro que para que estos dientes se coloquen en la alineacion que permite al candado que se abra, bastará volver cada cilindro al rededor de su eje en una cantidad convemiente, porque el diente prendido en la muesca será arrastrado por la rotacion , y en seguida la birola interior. Cada muesca de los cilindros (fig. 17) corresponde á un carácter grabado en la superficie curva externa, y como se puede segun se quiera, colocar un diente en la muesca que se aleja, se cambiará cuando se juzgue conveniente el carácter que sirve para indicar la alineacion. M. Regnier ha perfeccionado este mecanismo. En lugar de sacar la broca (fig. 16) en su totalidad, como para abrir el candado, basta separar las chapas AB, GE (fig. 12) lo bastante para desprender el boton C del hueco B; solo ha permitido á la broca este pequeño movimiento, sujetando sus escursiones en el estuche por un tornillo que le impide traspasar un límite, y cuando se quiere cambiar la leyenda, como entónces es preciso separar la chapa AB del resto del aparato, á fin de poder sacar los cilindros y desprender sus medias cañas de los dientes, esta chapa AB, en lugar de estar soldada á la broca a'b' (fig. 16) solo está fuertemente sujeta á ella por un rozamiento duro, por un movimiento de bayoneta. Para mudar la leyenda, se abre el candado, se tuerce la chapa para separarla de la broca, que se queda en el tubo; se desprenden los cilindros, se les dá la nueva posicion que se desea, y en fin se restablece la chapa en adherencia con la broca, como estaba antes.

Es inútil advertir que en todos los candados con combinacion, es preciso no olvidar la leyenda que se ha adaptado, pues de otro modo aconteceria lo que á los que la ignoran, y no se podria abrir el candado, y como la multitud de combinaciones que habria que hacer para conseguirlo, no dá lugar á que se crea que jamas se acertase con la conveniente, no podria abrirse sin romperlo. FR.

CANDELERO ( Tecnológia ). Utensilio que se emplea para ponar en él las velas, las bugías, etc. miéntras están encendidas. Se fabrican de varios tamaños y de diferentes formas, segun el capricho ó la moda. Para esta clase de industria se emplea el hierro, el estaño, el plomo, el cobre pulimentado ó embarnizado, plateado ó dorado, la plata y hasta el oro. Se hacen tambien de cristal, de porcelana, de loza, de tierra cocida, de madera, etc.

El candelero se compone de tres partes, el pié, la caña ó columna y la ARANDELA; esta está destinada para recibir el sebo ó cera que se derrama algunas veces durante la combustion. . En los talleres, donde hay necesidad de tener siempre la luz á una misma elevacion, la vela está metida por mitad ó por una tercera parte dentro de la columna, y su extremo inferior entra en una baloncita que está escondida en el fondo de la columna. Esta baloncita es movible por medio de una especie de boton colocado en la parte exterior de la columna del candelero en una hendidura hecha á propósito en la longitud de aquella, con cuyo boton se hace correr la baloncita de arriba abajo y de abajo arriba. Esta especie de candeleros se hacen de hierro ó de laton. En varios departamentos de Francia se construyen candeleros muy económicos y muy cómodos para trabajar en las bodegas donde se fabrica el cardenillo. El pié es un pedazo de madera cuadrado ó redondo; la caña es una aspiral formada de hilo de hierro fuerte de 2 á3 milímetros de diámetro, arrollado sobre un mandril un poco mas grueso que la vela. Las espiras están distantes entre sí de 3 milímetros; el cabo superior del hilo de hierro es bastante largo y retorcido ó formando gancho, y por esta parte es por donde se agarra el candelero y se cuelga de la pared en clavos colocados á diferentes elevaciones, segun se necesita. Dentro de la caña hay una baloncita de hierro que tiene un botonó manecilla que descansa sobre las espiras y que sirve para subir ó bajar la luz, segun se quiera. Por medio de estas dos especies de candeleros, se quema enteramente toda la vela. M. Felix, mecánico de Paris inventó en 1806 un candelero económico que quema enteramente la vela y la espavila á tiempos siempre proporcionados á la longitud del pábilo hecho carbon. El inventor le ha añadido una especie de dispertador que suena á horas señaladas, y por cuyo medio se evita toda sorpresa. El mas ligero movimiento que hagan en las puertas, en las ventanas ó en los hogares de las chimeneas, los ladrones ó gentes de mala intencion, hace sonar el dispertador. Este candelero tiene tambien unido á él un apagador que apaga la vela al concluirse el tiempo que se ha determinado, y su uso no exige ni cuidado, ni preparacion, ni atencion particular, bastando el meter la vela en su columna, para que esta máquina se halle en estado de llenar sus funciones. Estos candeleros se han visto en las erposiciones del Louvre en 1806 y 1823. MM. Gerard hermanos han inventado un candelero mecánico por cuyo medio se ponen pábilos movibles á las velas y á las bugías. Estos candeleros son mas curiosos que de una utilidad real, y esta es la razon por la que no entrarémos en su descripcion. L. CANCER ( Agricultura). Enfermedad ordinaria en los árboles; es una úlcera donde la savia acude en abundancia; la corteza se destruye y la madera está atacada de podredumbre. Se cortan los progresos de este mal , sacando la porcion tocada hasta lo vivo, y llenando aquel hueco com limo ó boñiga. CANELA ( Artes químicas). Se conocen en el comercio varias especies de cortezas que llevan el nombre de canela; pero que pertenecen á vegetales de diferente naturaleza: vámos á dar sucesivamente una corta descripcion de cada una de estas especies. La canela propiamente dicha, es la segunda corteza

« AnteriorContinuar »