Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cial los ha cortado. Está colocada sobre la mesa donde trabaja.

Los Impresores llaman caperuza una cantidad de ho-. jas ó manos de papel que añade al número que quiere se impriman. Sirven para las pruebas, la márgen, la tercia y para reemplazar las hojas defectuosas, las que' se hallan de ménos en las resmas , y las que se hechan á perder en el trabajo de la impresion. Se llaman tambien mano de aumento¡ es una mano por resma ó la vigésima del papel que se debe emplear.

Los Relojeros dán el nombre de caperuza á una plancha que tiene un canon, que se coloca ordinariamente sobre la extremidad del punto del eje de una rueda: le llaman mas generalmente la rueda de cuenta. ( V. ReIoj Ero ).

CAPIALZADO. Término de talle de las piedras que designa una pequeña bóveda practicada en el mismo espesor de la pared, detrás del hueco de una puerta ó ventana , de modo que el arco por fuera es escarzano, y por dentro adintelado, ó por fuera redondo y por dentro escarzano , de modo que su vuelta forme derrame hácia afuera, y por cuyo medio queda libre el paso para abrir y cerrar los póstigos. El arte de tallar las piedras en la forma que les es conveniente, para que colocadas en su sitio produzcan la superficie que el arquitecto ha trazado, no puede tener cabida en nuestro Diccionario, como lo hémos indicado ya en la palabra Aparejador. Fr.

CAPILAR (Accion). En la palabra Adherencia hemos explicado diversos efectos producidos por la atraccion que las partes sólidas ejercen unas en otras , de donde resulta la cohesion que las mantiene unidas. Pero las substancias líquidas producen tambien iguales efectos, y la atraccion que las moléculas fluidas ejercen unas sobre otras, y sobre los cuerpos sólidos que las tocan, dá lugar á fenómenos muy dignos de atencion. Uno de sus efectos mas notables se observa cuando se sumergen tubos capilares en los líquidos; se ha dado el nombre de accion capilar á los fenómenos producidos por esta causa singular. Estos efectos consisten en elevar los líquidos sobre su nivel, cuando mojan el vidrio; ó á comprimirlos debajo del nivel cuando los tubos no son mojados por los fluidos. Vámos á exponer las circuiiitancias de estos fenómenos.

Guando por medio de pesos se pone en equilibrio el fiel de una buena balanza , uno de cuyos brazos sostiene un disco horizontal de vidrio, basta el mas pequeño peso para hacer inclinar este instrumento; pero no sucede asi cuando se acerca un vaso lleno de agua, de modo que el disco descanse sobre la superficie del líquido; el peso capaz de elevar este disco y de despien-. derlo del líquido es de bastante consideracion; queda siempre igual, sea cual fuere el grueso del vidrio, miéntras que el diámetro conserve la misma extension; pero crece con esta superficie y varia cuando se muda el liquido; el alcohol, el éter, etc. presentan resultados semejantes con algunas diferencias en la extension de los resultados.

Este fenómeno es fácil de explicar. La atraccion del vidrio para el líquido hasta para que este se una á la superficie que le toca , de manera que el peso que se ha de añadir debe desde luego igualar el del líquido adherente; pero este peso es solo la parte mas pequeña del que es necesario para destruir el equilibrio, en razon á que este líquido atrae el mismo el líquido inmediato y le arrastra. Dos causas obran pues en este caso: U primera que es la menos importante, es la atraccion del vidrio sobre el líquido, que solo se extiende á una distancia sumamente pequeña de la superficie , y la segunda es la accion del líquido sobre sí mismo.

Cuando se sumerge en el agua un tubo de vidrio atravesado por un agujero muy estrecho, este líquido sube tambien en él sobre su nivel, porque el vidrio atrae el líquido que se encuentra muy inmediato al mismo, porque este obra á su vez sobre las moléculas fluidas que le tocan. las arrastra y las obliga á elevarse. Sea el tubo delgado ó grueso , el líquido sube en él á la misma altura con tal que el agujero interior conserve su calibre, siendo en este caso totalmente indiferente el grueso de la pared. Cuanto mas estrecho es este agujero, mas alto se eleva el líquido; porque esta elevacion de ascencion , está á poca diferencia , en razon inversa de los diámetros interiores. La superficie del líquido se pone cóncava hácia la parte superior , tomando la forma esférica.

Otro hecho importante digno de llamar la atencion, es que si el líquido es de tal naturaleza que no pueda mojar las paredes, como sucede cuando se dá al vidrio una ligera capa de materia crasa y cuando se sumerge en el agua; el licor léjos de elevarse en el tubo queda atenido casi á la inmediacion de su orificio y entonces la superficie superior del líquido toma la forma de un menisco convexo. Asi es que cuando se sumerge en un Laña de mercurio un tubo capilar, el líquido metálico se comprime en el tubo y baja debajo del nivel. En el artículo Barómetbo hémos dado el grandor de esta compresion , segun el diámelro del agujero del tubo , y hémos indicado el medio de enmendar la altura de la columna de mercurio, medida segun el nivel de la jofai

ma hasta la punta de la columna que está encorvada en forma de gota de sebo. Lo que prueba que en este caso la compresion proviene de que el mercurio no puede mojar el vidrio es, que haciendo hervir mucho tiempo este flúido dentro del tubo, se consigue quitar á la pared la capa de humedad que está fuertemente adherida á ella; el mercurio puede en este estado mojar el vidrio, y se vé entónces que la columna no está ya comprimida, ni termina por una superficie convexa. El plan de este Diccionario no nos permite dilatarnos mas sobre la parte teórica de la accion capilar. M. de la Place ha demostrado, por los procedimientos del cálculo diferencial, todas las circunstancias de esta clase de fenómenos, M. Gay-Lussac, por medio de un aparato muy sencillo, ha medido la extension de estos efectos y ha puesto en evidencia la conformidad de los resultados con la teoría. Se puede consultar la Física de M. Biot (Resúmen elementar T. 1o, lib. 2, cap. 21, y tratado de Física Matemática, T. 19, pág. 437), donde están perfectamente desarrollados estos puntos. Las leyes de reciprocidad de las ascensiones del líquido á los diámetros de los tubos sirven para determinar la altura de un tubo y un líquido dados, á lo ménos cuando es conocida esta altura por dos substancias de igual naturaleza, y bajo la influencia de una misma temperatura. Por ejemplo, á 8o centígrado, siendo el diámetro interior de un tubo de vidrio de 1,9441 milímetros se encuentra que

El agua se eleva á la altura de 23,1634 milímetros. El alcohol rectificado á. . . . . 9,18235

Una sencilla regla de proporcion hace conocer la clevacion de estos dos líquidos en un tubo de un calibre diferente, bajo la misma temperatura. En general, en un mismo tubo, la elevacion es proporcionada á la densidad del líquido, lo que permite calcular la altura para otros líquidos y á una temperatura cualquiera. En cuanto á la valuacion del diámetro interior del tubo, en la palabra ÁLGEBRA hémos dado el medio de hacerla con exactitud, introduciendo en él un poco de mercurio, que se amolda en el mismo en forma de cilindro, midiendo la longitud de este cilindro y pesando el tubo antes y despues: la diferencia de estos pesos dá el del cilindro de mercurio, de donde se saca la consecuencia de su volúmen y de su diámetro (*). Entre dos láminas ú hojas de vidrio paralelas y muy inmediatas, el agua se eleva por la misma causa; pero la altura de la ascencion es solo la mitad de la que se verifica en un tubo que tenga por diámetro el intérvalo de las dos láminas de vidrio, sea ademas cual fue re su grueso. Aunque propiamente hablando la atraccion capilar no es mas que el efecto que se observa cuando un tubo de un calibre muy fino se encuentra sumergido en el agua; los físicos han generalizado sin embargo la acepcion de esta denominacion, dándola á todos los fe

[ocr errors][ocr errors]

Diámetro interior del tubo en milímetros = A V/ (. ), o p es en gramos el peso del cilindro del mercurio, h su elevaciom en milímetros; en fin la constante A = 9,73571, log A = o,9883677. La elevacion h se supone medida á la temperatura de cero, lo que nada importa en la prueba en cuestion: por lo delnas, si la columna de mercurio fuese un poco larga, seria preciso rebajar de ella su 5555o por cada grado del termómetro centígrado debajo de cero. (V. Pesos y volúmeses).

« AnteriorContinuar »