Imágenes de páginas
PDF
EPUB

animales, lo mismo que á algunos minerales: es el carbon puro; los diferentes carbones empleados en las fábricas y en la economía doméstica contienen todos hidrógeno, sales ó varias otras substancias extrañas. El carbono en estado de pureza, no se presenta en la maturaleza mas que bajo una sola fórma, y constituye el DIAMANTE. (V. esta palabra).

El carbono es siempre sólido, sin olor ni sabor; sometido á la temperatura mas elevada de nuestros hornos no se ablanda y nada pierde de su peso; es un mal conductor del calórico, sin embargo conduce muy bien el flúido eléctrico á ménos de hallarse cristalizado, como en el diamante, ó que no esté unido al hidrógeno, como en el cARBoN DE LeÑA. El carbono arde en el gas oxígeno y se convierte en ácido carbónico; pero las formas ó combinaciones que presenta en la naturaleza exigen medios particulares para operar esta combustion. (V. cARBoN y DIAMANTE).

Si la cantidad de carbono fuese mas que suficiente para la formacion del ácido carbónico, y si la temperatura se hallara muy elevada, se formaria gas óxido . de carbono; este no contiene mas que la mitad de su volúmen de oxígeno, al paso que el ácido carbónico contiene un volúmen de este igual al suyo. De la composicion del gas carbónico, ha sacado M. Gay-Lussac la consecuencia de la densidad del vapor del carbono, y ha supuesto que debia ser igual á la del gas carbónico, ménos la del oxígeno, por la razon que los cuerpos se combinan entre sí en relaciones sencillas de volúmen, bajo cuya hipótesis el peso específico del vapor del carbono seria pues

1,5245—1, 1025=0, 422.

M. Berzelius partiendo de otra suposicion, ha obteni

[ocr errors]

do un resultado diferente; ha considerado el gas óxido de carbono como conteniendo una mitad de su volumen de gas oxígeno, y la otra mitad formada de vapor de carbono no condensado; por consiguiente , la densidad de la mitad del vapor de carbono: 0,973 (densidad del óxido de carbono)—* ^=:0,422, por lo tanto

0,422x2 = 0,844 expresaria la densidad del vapor del carbono.

El carbono se combina con el hidrógeno, con el azufre, con el ázoe y con el hierro (*); esta última combinacion presenta los mas importantes resultados en las artes (V. los artículos Acero, Aleacion, Carburos de hierro, Lápices , Lápiz Plomo ).

Si el carbono puro se encuentra pocas veces en estado natural (diamante), es muy comun unido á substancias extrañas; mezclado artificialmente con el azófar ó el salitre, constituye la Antracita, la Hornaguera ó carbon de tierra, el Carbon De Leña ( **), el Negro de humo, el Coke, el Carbon Animal, el N Egro de marfil etc., y entra en la composicion de la Pólvora. Bajo estas diferentes formas , sus usos son infinitamente extensos, y es de la mayor importancia en las artes. Hablaremos de él en cada uno de los artículos citados.

El carbono combinado con el oxígeno, constituye , como lo hémos dicho, el ácido Carbónico unido al oxígeno y á las bases; hace parte de todos los Carbonatos, entre los cuales se encuentra el Carbonato de cal una de las sales de mayor consumo, con el hidrógeno, el

(• ) Si forma otras combinaciones con los cuerpos combustibles metálicos ó no metálicos , no se han estudiado todavía bastante. ( *• ) Véase tambien ácido ácíTico.

oxígeno y el azoe entra en la composicion de todas las materias animales y vegetales. P.

CARBURO. Solamente dos combinaciones asi designadas están aplicadas á las Artes; la una protocarburo de hierro constituye el acero y el hierro colado; la otra que la han llamado percarburo de hierro forma la rnolibdena ó mina de lápiz; la mina de plomo es la base de la preparacion de la mayor parte de los lápices.

El acero contiene desde un milésimo hasta 20 milésimos de su peso de carbono; el hierro colado contiene de 6 á 30 milésimos; la molibdena está formado de 90 á 96 de carbon, y de 6 á í partes de hierro. P.

CARCOMIDO. Sinónimo de viciado ó defectuoso; se dice que una madera está carcomida, cuando tiene nudos podridos (V. Maderas); el trigo está carcomido cuando el grano se deshace en polvo fétido y negruzco , al apretarle, aunque parezca sana la corteza. Fr.

CARDADOR (Tecnológia). Las materias filamentosas, reclaman antes de someterse al hilado, varias operaciones preliminares , de las cuales una de las mas importantes es sin contradiccion la cardadura. La lana y el algodon solo presentan un conjunto irregular de copos, de un grueso y textura muy desigual, que seria imposible transformar en hilo fino y liso, si no se dividian antes los filamentos para darles la direccion y dilatacion convenientes, como tambien la mas perfecta homogeneidad , y, finalmente la forma de cintas que pueden en seguida reducirse á hilo por medio del retorcimiento y estirage combinados. Asi es que la cardadura del algodon se diferencia de la de la lana, lo mismo que esta cardadura se diferencia de la del pelo.

Es comun sin embargo á todas estas operaciones , la circunstancia de que unas y otras se hacen por medio de cardas (V. Cardero ) de una forma semejante, á un* especie de cepillos que tienen dientes de hilo de hierro en vez de cerdas; pero estos dientes en lugar de ser rectos , presentan una línea rota ó angular, de modo que agarran y atraen los filamentos hácia dentro sin que estos puedan evitar ni estorbar la operacion de la cardadura. Resulta ademas otra propiedad esencial, cuya aplicacion se verá mas adelante; es que si dos cardas, cargada la una de filamento y la otra vacía, obran en direccion opuesta una á otra, se distribuyen con igualdad la materia, es decir, que la que está vacía tomará á la otra la mitad de su carga, y al contrario; si los dientes están colocados en la misma direccion en las dos cardas , la movible desembarazará y limpiará los dientes de la otra.

Establecido este principio será fácil el comprender el mecanismo de la cardadura.

Nada diremos del antiguo método en que se empleaban cardas de mano y garruchas, o- cardas con bancos, porque son muy conocidos estos instrumentos, los que en el dia se han abandonado.

Las nuevas máquinas para cardar, de una construccion muy ingeniosa, presentan inmensas ventajas por su celeridad, por su economía y por la perfeccion del trabajo: se ignora sin embargo el nombre de su autor, y ia época exacta en que se empezó á hacer uso de ellas.

Cardadura del algodon. Las cardas mecánicas para el algodon, están compuestas de un cilindro principal A (fig. 1 , % j 3 lám. 60) de 9 á 10 decímetros de diámetro , cubierto de planchas de cardas sobre su superficie convexa; de 9 ó 10 sombreros ó planchas cubiertas de cardas a, a, a, puestas sobre el cilindro, paralelas á su eje , y en fia de un pequeno cilindro B liamado cilindro de descarga, cubierto de cardas de cinta. Otras piezas accesorias sirven para llevar por grados el algodon á la máquina distribuyéndolo con uniformidad. Asi es, que una tela sin fin bb tendida entre dos rodillos se coloca en la parte anterior del gran cilindro ó tambor; vienen en seguida dos Cilindros estriados c, c, llamados alimentadores, que van entregando poco á poco el algodon colocado sobre la tela sin fin, á un pequeño cilindro á que se ha dado el nombre de quebrador 6 desmenuzador, porque rompe el algodon y lo prepara para ser recibido en el tambor A, donde debe sufrir la cardadura circulando entre los dientes de las cardas del cilindro y las de los sombreros. Llega el algodon al cilindro de descarga B, de donde lo desprende un peine de acero e y va i arrollarse sobre un cilindro de madera lisa llamado tambor de colchon que no se representa en la citada lámina. Con el objeto de no multiplicar el número de figuras, nos hémos ceñido aqui á dar la explicacion de la carda de cintas que - solo difiere de la otra por el cilindro en cuestion.

El eje del cilindro grande recibe la accion del motor por una correa C que pasa por una garrucha D que se puede hacer engargantar y desengargantar á voluntad? para cuyo efecto es movible en la direccion del eje, y puede acercarse á una garrucha fija que tiene dos piezas que engargantando con las de la primera, reciben de ella el impulso y lo transmiten al eje comun. Una palanca en forma de horquilla facilita esta union y permite por consiguiente el dar movimiento i la máquina ó el suspenderlo.

Desde el eje del tambor se transmite el movimiento al cilindro de descarga por un engargante de piñones y de ruedas E, F que disminuyen considerablcuien

« AnteriorContinuar »