Imágenes de páginas
PDF
EPUB

cilindros, de los cuales el de delante es de madera, y el de detrás de hierro estriado, quienes lo elevan gradualmente, y solamente de la cantidad necesaria para que la obra sea regular segun la distancia anteriormente determinada. La parte superior del cuero está continuamente tendida por un peso suspendido á una cuerda que pasa por una polea fijada al tabique; el otro cabo de la cuerda está atada al cuero. Encima de los cilindros se inclina el cuero hácia atrás de la cantidad necesaria para que los agujeros no sean perpendiculares á su superficie. Unos alicates que tienen un movimiento horizontal alternativo, se mueven de derecha á izquierda, á fin de 1 ecoger una cantidad suficiente de hilo para formar un gancho doble; lo introducen en la máquina que lo corta, lo dobla conforme la forma c a b d, fig. 1, pero sin formar los ganchos c e, d f, fig. 2. Miéntras se efectua esta operacion, unos alicates de acero provistos de dos puntas agudas en su extremo, del grueso de un hilo, se adelantan hácia el cuero y le hacen 2 agujeros á la distancia a b, y luego se retira. Entónces dos pequeños alicates, de los cuales el uno tiene la punta a c, y la otra la punta b d, vienen á meter ó ensartar los dos hilos de hierro en los agujeros preparados, y los introducen hasta la mitad de su longitud; al mismo tiempo otra pieza, colocada detrás del cuero , apoya de una manera uniforme sobre estos cabos de hilo y los engancha, haciéndolos inclinar sobre una plancha de acero, y luego se retira; al mismo instante los dos alicates acaban de introducir los dientes, y viene otra pieza á solidarlos aplicándolos fuertemente en el cuero. En medio de los armazones hay unas especies de leoadores que el autor llama gatillos, quienes engargan

tan alternativamente en los dientes de un registro que no tiene sino un movimiento horizontal de vaiven. Este registro está combinado con el cuero que se necesita agujerear, y pasa á derecha ó á izquierda, conforme el orden de los agujeros que debe recibir para la regularidad de la operacion.

Todos estos movimientos que acabámos de describir se efectuan en una vuelta de manubrio, y se verifican con una regularidad admirable y grande celeridad. Esta máquina corta, dobla, pliega y engancha 130 dientes dobles, agujerea el cuero y mete los dientes , en el espacio de un mi o uto; es decir, que en un minuto se concluyen 260 dientes, lo que parece inconcebible.

Vamos á dar la explicacion de las fig. 3 y í de la lian. 61 , lo que demostrará una idea de esta máquina.

Envolviendo el manubrio A se hace mover la rueda cónica B, la cual engarganta en la rueda de ángulo C, que mueve el árbol transversal DD, quien por medio de varios levadores distribuidos en toda su longitud, pone en movimiento y en accion todas las piezas de la máquina. Este árbol D'D' tiene en uno de sus extremos en E', un volante que sirve para regularizar el movimiento.

El hilo, colocado en una devanadera (que no está figurada en la lámina) pasa entre dos coginetes F', en donde está suficientemente comprimido para no volver atrás, y á fin de que se presente siempre á la accion de la pieza de que vamos á hablar. Este hilo pasa tambien entre otros dos coginetes, quienes están mas cerca del bastidor que los dos primeros, y lo tienen estirado con una fuerza suficiente para impedir que salga , pero no tan grande que uno no pueda hacerlo correr empujándolo.

En el intervalo que media entre estos dos pares de

coginetes, unos alicates B reciben un movimiento de vaiven por el levador a Estos alicates se abren yendo de derecha á izquierda y se cierran volviendo de izquierda á derecha, por el efecto del levador b que hace mover una palanca que no se vé en la figura. Estos alicates van á tomar el hilo y se traen el largo necesario para hacer un diente doble. La tijera que corta el hilo está formada de dos piezas, una hoja fija, y otra movible que se pone en movimiento por un levador que se vé puntuado al punto c. Los dobladores EE., empujados por el levador d se ponen en movimiento y doblan el hilo que ha pasado entre los picos del fijador. Esta es la manera como se forman los dientes; se trata ahora de agujerear el cuero y de colocarlas. El punzon A, que está armado de dos puntas agudas, es movido por un levador y se adelanta para agujerear el cuero. Entónces los ponedores salen y van á colocar los dientes en los agujeros, y los introducen hasta cerca de la mitad de su longitud. Al mismo instante los enganchadores KK, puestos en movimiento por el levador h y la palanca citada JJ, vienen á apoyar sobre las partes de los dientes salientes y los hacen inclinar sobre una plancha de acero, lo que los engancha de una manera uniforme. Al instante los ponedores introducen totalmente los dientes, y el ponedor movido tambien por un levador, viene á ponerlos firmes, apoyándolos fuertemente contra el cuero y empujándolos por su pié. Tales son los principales efectos de esta máquina; pero nos falta dará conocer como se operan los dos movimientos imprimidos al cuero, el uno vertical y uniforme, y el otro horizontal y de vaiven. Este último movimiento se efectua por los dos levadores M., M, que el autor llama gatillos, los cuales tienen

cada uno un diente ó gancho en su extremo. Este gancho engarganta alternativamente en los dientes del registro horizontal C, y dá el movimiento de vaiven al bastidor en el cual pasa el cuero, y lo arrastra ton él para que los agujeros estén colocados en quincunce. Los dos resortes PP, son los que levantándose ó bajándose por medio de las babcrolas m, m, m, m, acomodadas sobre el bastidor, obligan á los dos gatillos á no obrar sino el uno despues del otro. Este cambio de gatillo no tiene lugar sino en todas las seis dientes, y verifica el cambio del curso horizontal ó el vaiven del bastidor, y por consiguiente el cuero colocado entre dos cilindros Q, R, que están fijados sobre este carro.

El movimiento vertical del cuero tiene lugar de manera que remonta del espesor de un diente todas las veces que cambia de direccion en el curso del bastidor. Por esto, una rueda catalina S está fijada en el extremo del eje que lleva el cilindro de hierro estriado R; esta rueda vuelve de un diente todas las seis vueltas del manuhrio, movida por la báscula T puesta en movimiento por el levador n. Como esta báscula escapa todas las 6 vueltas, cae en una parte vaciada del levador, por consiguiente hace rodar la rueda de un diente, visto que el trinquete de esta rueda coge por esta báscula, El apoyo p lo hace escapar y caer, porque siendo rechazado por los sostenientes de la escuadra U , todas las G vueltas deja de un golpe caer la báscula, la cual vuelve á subir al instante por medio del levador, y el soporte vueI-> ve á tomar en seguida su puesto, en donde lo empuja, el resorte doble g, al momento que el sosteniente vuelve á marchar al otro lado. Por consiguiente, el cilindro estriado estando sobre el mismo eje que la rueda catalina , hace subir el cuero contra el cual está colocado,

Esta máquina es tan complicada , que seria difícil de construirla segun los planes que damos; no siendo esta nuestra intencion. Tampoco la presentamos como habiendo llegado al último punto de perfeccion á que es suceptible, solamente para hacer ver que es posible reemplazar por la mecánica con una grande regularidad, la mano muchas veces irregular de los hombres.

Algunas personas instruidas tachan áesta máquina de algunas irregularidades que nosotros no hémos percibido cuando la hémos hecho operar; pretenden á mas que las cardas fabricadas por esta operacion no son tan buscadas como las que se fabrican por las dos máquinas separadas, y en las que los dientes son puestos por muchachos. En fin, se nos ha hecho entender que si se adoptaba este sistema, quedarian sin trabajo muchos muchachos, etc. Esta última consideracion no nos detendria, porque ha sido victoriosamente combatida en el §. IV de nuestro Discurso preliminar, T. I, pág. Xliii. A estas dos primeras consideraciones responderemos, que se podria perfeccionarla si tiene las fallas que adelanta, y creemos que se podria simplificar mucho. Para mayores detalles, véase los Anales de la Industria , etc., T. XI, en donde está descrita de una manera muy extensa. L.

CARDUZAR. Es la hechura que se da á diferentes especies de panos para guarnecer el derecho de los géneros, y para dar una direccion al pelo. Es un cepillage en el agua que se hace de todo el largo de las piezas, alternativamente con la tundicion por medio de unas cardenchas naturales ó artificiales fijadas sobre la superficie de un tambor que se hace girar con grande velocidad sobre su eje. Se dá tambien á esta operacion el

« AnteriorContinuar »