Imágenes de páginas
PDF
EPUB

nombre de pelairia. (V. PAÑos, FáBRIcA DE). E. M. CARENA ( Marína ). Nombre que se dá á la parte exterior sumergida de un buque, (V. EMBAncacioNEs). FR. CARENAR (Tecnológia ). Los marinos usan de la expresion carenar un buque, para indicar la operacion de volverlo de lado, hasta que se le vea la quilla, para recomponerlo, calafatearlo, ó remendarlo en las partes que están en el agua. Para carenar bien un buque, se ha de calentar bien con leña menuda, á fin de que se derrita la brea y el sebo que cubren las hendiduras, é impiden que se vean los defectos que se quieren reparar. Concluida la recomposicion, se pasa el sebo y se alquitrana, L. CARGAR (Tecnológia ). Esta palabra tiene muchas acepciones diferentes en las artes industriales. El PLATEADon se sirve de ella para expresar la accion de poner la plata sobre la pieza y apoyarla en ella con un lienzo, antes de bruñirla. El FABRICANTE DE BLoNDAs expresa por esta palabra la accion de devanar la seda ya preparada de las canillas, á los husos. El cEnvEceno dice cargar la atalaya, esto es, llevar el grano grillado á la atalaya para que se seque en ella. El veLeRo dice cargar las brocas, es decir, colocar sobre las varillas la cantidad de mechas necesarias, Los zURRADoREs, los cURTIDoREs, etc. emplean esta palabra para indicar la aplicacion de algun ingrediente sobre los cueros y pieles, en el curso de sus operaciomes, y como la obra es regularmente mejor á proporcion que ha tomado, ó se le ha dado una mayor dósis de ingrediente, se dice cargar. Asi es que se dice que los zurradores cargan de sebo ó grasa,

Los DoRADoREs de maderas ó de metales, emplean esta palabra en dos sentidos diferentes: cuando aplican el oro sobre las partes de una pieza que lo requiere y en la que nunca se ha puesto, ó cuando lo añaden al que han aplicado ya, pero que les parece ser demasiado débil. El FUNDIDoa en las grandes fraguas, carga el hornillo, es decir, echa en él cierta cantidad de guijo, de carbon y de disolventes. El EspEJERo carga la luna, cuando coloca pesos sobre su superficie puesta nuevamente en la hoja de estaño, á fin de que se escurra el mercurio supérfluo. (V. LUNA DE ESPEJo). El ceRRAJERo, el HeRneno, carga el hierro cuando es demasiado delgado para la obra que quieren hacer, esto es, que aplican sobre él otro hierro, que para hacerlo mas fuerte, soldan juntos por medio de un fuego sudante. Los trabajadores de seda, colocan la seda sobre los husos del molino, á fin de que reciba los diferentes adobos que puede darla esta máquina. A esto llaman cargar el molino. (V. sEDA). El TINToRERo se sirve de la palabra cargar, cuando habla de una cuba, ó de un color. Cuando aplica esta palabra á una cuba, dáá entender que es preciso poner en ella agua y los demas ingredientes necesarios al arte. Cuando habla de un color y dice que está demasiado cargado, es porque lo encuentra demasiado obs-, curo, y quiere dará entender que le falta brillo. (V. TINTURA). L. CARGADERA ó Gallarda ( Tecnológia ). Pieza de la URDIDERA sesgada en toda su elevacion exactamente al grueso del pilar de la linterna, en la que debe entrar. (V. URDIDoR). L.

CARGAMENTO ( Comercio ). Nombre que sirve para designar en general todas las especies de mercaderias de que puede estar cargado un buque. FR. CARIOTIDAS. Estátuas de mugeres colocadas en los edificios, cuyos entablamentos ó cornisas parece que sostienen. Son adornos muy suntuosos algunas veces, y que se reservan para los monumentos magníficos. Fr. CARLINGA ( Marína ). Se llama asi la pieza mas grande de madera que se emplea en la sobrequilla de una embarcacion; está asegurada sobre las vARENGAs que une á la quilla, y como pocas veces basta una sola pieza de madera para toda esta longitud, se hace la carlinga de varias piezas juntadas por los extremos, dándosele mayor anchura en el punto donde va á parar el extremo del palo mayor. La carlinga está introducida en las varengas por medio de muescas en la direccion de la longitud de la quilla, tiene la anchura de esta y la mitad de su grueso no comprendido el empalme de como 2 pulgadas, y une la quilla con las costillas del buque. FR. CARLINGA ó FOGONADURA (Carpintería). Los palos de un buque atraviesan el combés por un agujero redondo para ensamblarse en las partes inferiores: para reforzar este agujero de paso contra los esfuerzos que el viento ejerce sobre este palo, se ponen grandes piezas de madera que llaman carlingas, que tienen el palo mas firme. El palo mayor las tiene en el primero y segundo puente; en un buque de 60 cañones y de 140 pies de largo, esta pieza de madera tiene 5 pies de largo, y 4 sobre 6 de grueso. El trinquete tambien las tieme en el primero y segundo puente. El bauprés y el palo de mesana las tienen tambien iguales. Llaman tambien carlinga el lugar que ocupa el pié del palo sobre el fondo del buque, asi como á las aberturas por donde pasan los cables. FR. CARMIN. Segun la opinion de MM. Pelletier y Caventou (diario de Farmacia, T. Iv, pág. 221) el carmin es una combinacion triple, formada por la reu-, nion de la substancia colorante y de una materia animal, contenidas una y otra en la cochinilla, con un ácido extraño, que se añade para determinar su precipitacion. La preparacion de este producto es todavía una especie de misterio, porque siendo muy limitado el consumo, hay pocas personas que se ocupen de él, porque debiéndose ademas pagar siempre muy cara la materia primera, se hacen muy costosos los experimentos de esta clase. Es de creer sin embargo que guiados de hoy en adelante por todo lo que han demostrado sobre este particular M. Pelletier y Caventou, será fácil que obtengan buenos resultados los que quieran dedicarse á esta clase de fabricacion. Nos parece sin embargo del caso hacer observar, que segun parece, el buen éxito depende principalmente de una cierta habilidad de mano que solo puede adquirirse por la práctica. No basta para obtener buenos resultados el tener una buena receta, es tambien necesario que la vista tenga bastante conocimiento para distinguir si el calor del baño ha llegado al grado que conviene para que el carmin tenga el color tan encendido como sea posible. Lo que tambien exige mucha práctica en esta operacion, es el saber parar á tiempo la accion del calor. Sea lo que quiera de todas estas observaciones, voy á transcribir algunas de las recetas que merecen mayor aprecio, y empezaré por la que se ha ejecutado muchas veces en mi presencia con buen éxito. En las tiendas de los que venden colores, se encuen

tran diferentes especies de carmin, que se distinguen por órden de números y que tienen un precio relativo. Esta diferencia depende de dos causas, ó de la cantidad de alumina que se añade á la precipitacion, ó de una cierta cantidad de bermellon que sirve para dilatarla. En el primer caso el color es ménos subido, y en el se-, gundo no tiene la misma brillantez. Siempre es fácil conocer la proporcion de la mezcla, sacando partido de la propiedad que tiene el carmin puro, de disolverse en el amoníaco; queda intacto todo lo que le es extraño, y se puede valuar la proporcion, haciendo secar el resíduo.

CARMIN COMUN,

1 libra de cochinilla en polvos. 33 dracmas de subcarbonato de potasa, 8 dracmas de alumbre. 33 dracmas de cola de pescado. Se hace hervir la cochinilla con la potasa en una caldera de cobre conteniendo cinco cántaros de agua y se calma la efervecencia con agua fria. Despues de algunos minutos de ebullicion se quita la caldera del fuego y se coloca encima de una mesa inclinándola de modo que se pueda trasegar con comodidad el licor. Se echa en él el alumbre hecho polvos, y se remueve la decoccion que cambia inmediatamente de color, y parece tomar un tinte mas brillante. Al cabo de quince minutos, está la cochinilla depositada en el fondo, y el baño queda claro como si se hubiese filtrado. Contiene entónces la materia colorante y probablemente un poco de alumbre en suspension. Se decanta en una caldera de igual capacidad, y se

« AnteriorContinuar »