Imágenes de páginas
PDF
EPUB

que son pertenecientes al carpintero de obras de afuera, y del carretero. La carpintería de taller está dividida en cinco clases: que son carpintero de edificios, carpintero de muebles, ebanista y embutidor, carpintero de coches y carpintero de enrejados y celosías.

En su lugar tratarémos del arte de ebanista y embutidor, y aqui solo hablarémos de los otros cuatro restantes. Nuestros límites no nos permiten de entrar en todos los detalles necesarios para dar una completa descripcion de un arte tan dilatado como el que ahora nos ocupámos, el cual ha sido tratado muy extensamente por Roubo hijo, en diferentes volúmenes en fóleo que hacen parte de la bella coleccion de la Academia de Ciencias. Sin embargo dirémos lo necesario para poder dar á nuestros lectores un suficiente conocimiento de este arte tan importante. Tambien nos dispensarémos de tratar aqui del arte de trazaró delinear, que el carpintero de taller debe conocer, y que es pertene ciente á la geometría descriptiva, que no abrazan nuestros líImlteS.

Pero por ser tan lacónico como posible dividirémos este artículo en diferentes partes del modo siguiente: 1o Harémos conocer desde luego las herramientas que son comunes á todos los carpinteros de taller; 29 hablarémos de las maderas que emplean, el modo de aserrarlas, acepillarlas, etc.; 3.o tratarémos de los ensamblages; 4.o describirémos sucintamente los trabajos ejecutados por cada una de estas clases de carpintería, de la cual no hémos todavía hablado,

De las herramientas que son comunes á todos los carpinteros de taller,

Una mesa ó banco (lám. 59 fig, 10) debe ser considerada como primera y mas escencial de todas las her— ramientas de carpintero. Está formada de un sobre ó de una tabla A de olmo ó de haya, de 20 pulgadas (347 milímetros) poco mas ó ménos de ancho; de nueve pies (2",924) de largo, y de 5 á 6 pulgadas (14 á 16 centímetros) de grueso. Está banco está puesto sobre cuatro fuertes pies cuadrados BBB B ajustados fuertemente por espigas y muescas, con almohadon á cola de milano con la tabla; ademas cuatro travesaños C,C,C,C, que consolidan los pies, á los cuales están ensamblados con espigas y muescas, y de un fondo D clavado por debajo los traVeSarl0Ss La tabla tiene diferentes agujeros EE, de 14 á 16 líneas (29 á 34 milímetros) de diámetro. Estos agujeros, que deben estar hechos bien perpendicularmente á la superficie de la tabla, están destinados á recibir los barriletes F, que son unas herramientas de hierro que sirven para fijar la obra de un modo sólido sobre el banco. Estos barriletes tienen ordinariamente unos dos pies (65 centímetros) de largo; la cola es de 12 á 16 líneas (27á 34 milímetros) de diámetro, la corvadura de sus pies es de 4 á 4 pulgadas y media (108 á 114 milímetros) de alto. Esta corvadura está contorneada de una manera que, cuando están bien apretadas, no pellizca la pieza mas que por la punta de su pié que debe ir en disminucion insensiblemente, como lo indica la for

ma que el barrilete presenta en F (fig. 10): es pegando con el mazo sobre la cabeza del barrilete que se aprieta, y pegándole con el mazo en la cabeza en sentido contrario se afloja. A 3 pulgadas (8 centímetros), cerca de la punta del banco se hace un agujero cuadrado, G, de 2 pulgadas (54 milímetros) de lado bien perpendicular á la superficie de la tabla y bien liso interiormente. Se mete á fuerza un pedazo de madera fuerte y cuadrada, y mucho mejor si es un pedazo de hierro de la misma dimension , que tenga un fuerte muelle por detrás, y por delante algunas puntas salientes que contengan la pieza que se quiera trabajar. Cuando esta pieza es de madeTa, que ordinariamente suele serlo, se fija á su extremidad superior un gancho de hierro H guarnecido de dientes que reemplacen las puntas que acabámos de decir; se sube y baja esta pieza á golpes de mazo. Los dos pies de delante tienen diferentes agujeros semejantes á los que se han hecho en el banco, á fin de colocar los barriletes que se señalan ó distinguen bajo el nombre de barriletes de pié, que no se diferencian de los otros sino en su brazo que es mas corto. Su uso es para sujetar la madera sobre lo largo de la tabla del banco. La madera está sujeta de un modo sólido por un gancho de madera I fijado por unas roscas de madera sobre el largo de la tabla del banco. Sobre el lado de la tabla opuesto al gancho de madera I se fija una tablita J, de unas 18 pulgadas (49 centímetros) de largo sujeta por medio de tornillos sobre unos listoncillos que la separan de la tabla de 6 á 8 líneas (14 á 18 milímetros). Esta tablita llamada rastrillo, sirve para colocar las herramientas de mango, tales como sinceles, barletes, escoplos K, etc., á fin de tenerlos á mano siempre que se ofrezca. Al lado y largo de este rastrillo se clava un listoncillo mas bajo que el sobre del banco de unas dos pulgadas (54 milímetros). Esta tablita está atravesada por el cabo, de una mues— ca de 2 pulgadas y media (68 milímetros) de largo, por la cual pasa la plancha de un triángulo ó cartabon que se pone sobre el listoncillo cuando no se neceSita. En fin se añaden cajones por bajo de la tabla del banco, en los cuales se encierran varias otras herramientas. El mazo que describirémos en su lugar, se representa aqui (fig. 11): es de madera de ojaranzo ó de fresno. El martillo es de hierro; tiene de 4 á 6 pulgadas (108 á 135 milímetros) de largo; su cabeza, que es cuadrada y su punta que es delgada, deben ser de acero templado bastante duro; su mango es de madera, y tiene de 9 á 10 pulgadas (24 á 27 centímetros de largo). La sierra bracera que se vé en la (fig.12) está dispuesta como la de los aserradores de piezas grandes; la hoja está colocada en medio de un marco, pero es mas pequeña; no tiene mas que 3 pies ó 3 y medio (98 á 114 centímetros) de altura, sobre 2 pies (65 centímetros) de anchura. La hoja se sostiene por medio de una doble cuña A que la entra mas ó ménos. La sierra comun es conocida por todo el mundo, se vé la forma en la fig. 13. Se tiende la hoja á la ayuda de la cuerda A que se le dan vueltas por medio del garrote ó pedazo de palo B. N, La sierra de rodear que se vé fig. 14, es muy parecida á la sierra comun; es un poco mas larga, su hoja mas estrecha, y en lugar de estar sujeta fijamente en la extremidad de los dos brazos de la montura, lo está entre dos muñones de hierro A B que pasan libremente por en medio de los dos brazos de la montura, y descansa por un asiento sobre la parte exterior de ellos. Se dirige de la misma manera que la sierra comun. Sirve para seguir los contornos á derecha ó izquierda segun sea necesario. Se tienen de estas con hojas de diferentes anchuras. El CEPILLo, la GARLoPA, la MEDIA GARLo PA, etc, están todos descritos en estas palabras, en razon que exigen detalles de construccion que nos conducirian demasiado léjos en este artículo, y nos apartaríamos de nuestro objeto principal. El GUILLAME será descrito en su lugar. La escuadra ó cartabon fig. 15 está formada de dos pedazos de madera dura, de la cual una A, gruesa y la otra B delgada. Están ensambladas en ángulo recto exactamente, tanto por dentro como por fuera, con espiga, con llaga y con muesca. La hoja B tiene un pié (325 milímetros) poco mas ó ménos. Se emplea tambien otra clase de escuadra (fig. 16) que los trabajadores llaman pieza cuadrada. El brazo B, dá un inglete es decir la mitad del ángulo recto, ó el ángulo de 45o. La regla falsa ó escuadra movible fig. 17 que los trabajadores llaman saltareg la está compuesta de cuatro pedazos de madera, de los cuales tres sirven para formar la caja A, y la cuarta la hoja B que se mete en bisagra sobre una clavija colocada al centro del medio círculo formado sobre la extremidad de los dos brazos de la caja. La hoja se dobla y se encierra en lo interior de la caja, de donde se saca cuando hay necesidad de ella. Este útil sirve para tomar ángulos mas pequeños ó mas grandes que el ángulo recto.

« AnteriorContinuar »