Imágenes de páginas
PDF
EPUB

año; y por otra parte es difícil el procurárselos á su gusto. De aqui tubo orígen la idea de hacer los artificiales, imitando la forma y el color de aquellos que saliesen mejor, Póngase el cuidado que se quiera en hacer estos insectos artificiales, jamas imitan á los naturales con perfeccion; pero esta condicion no es indispensable, pues que por este medio se consigue: y ademas se vé que los pescados se dejan coger con los cebos mas groseros. La mayor parte de estos insectos no se parecen á ninguna especie de los que existen, ni aun á aquellos de quien llevan el nombre. Sin embargo las orugas, las mariposas, las polillas acuátiles y los insectos con alas que proceden de ellas, siendo los que merecen la preferencia, son tambien los que conviene imitar. Se componen estos insectos sobre el mismo anzuelo que debe servir para la pesca. Uno solo puede servir para coger una multitud de pescados. Para hacer el cuerpo se elige el camelote, el mué y otras telas finas de diferentes colores; la lana hilada, la seda torcida ó lisa, y los hilos de oro y de plata, son muy buenos tambien para este uso. Se imita el vello de ciertos insectos con la crin teñida ó el pelo de diferentes animales, como son ardillas, perros, gatos, zorras, liebres, cerdos, etc., cuidando de mezclar con los polvos finos que se bajan cuando están mojados, los que tienen una cierta consistencia, para poderlos sostener. Se forman las alas con las plumas estrechas del cuello, y de la cabeza de los gallos, ánades, chorlitos, pavos reales y otros pájaros. Se les dá con las tijeras la forma conveniente. Si el cuerpo del insecto debe ser grueso, se le forma con una pequeña tira de una tela delgada, que se sujeta con

seda; si debe ser pequeño, se hace con seda torcida ó lisa, de la cual se varia el color; y se mezcla en ella un hilo de oro ó de plata, si el insecto tiene un brillante parecido al de estos metales. Para hacer el cuerpo velloso, se sujeta el pelo ó el plumon que se emplea, por medio de estos mismos hilos de seda, y se corta en seguida el extremo para que tengan la longitud convemiente. Para las alas se eligen las plumas fuertes y estrechas, y se les dá el grandor y la forma de las del insecto que se quiere imitar. Se ligan sólidamente con muchas vueltas de hebras de seda, cruzándolas muchas veces por debajo de las alas para hacerlas tomar la postura conveniente. Se forma despues la parte posterior del insecto, componiéndola de una tela lisa, ó volviéndola velluda, si es necesario; pero se ha de cuidar de que el cuerpo del insecto no cubra mas que el cabo mas largo del anzuelo, quedando descubierto el mas corto, igualmente que el dardo. Estas especies de cebos se encuentran en Paris en todos los almaceces de utensilios para la caza y pesca, y principalmente en casa de M. Kresz, mayor, calle de Greneta, núm. 36. Él es autor de una obra intitulada El pescador frances, tratado de la pesca con sedal y con redes en agua dulce, en el cual se encuentra la figura de todos los insectos y mariposas que se imitan para engañar los pescados. L. CEDACERO ( Tecnológia). La fabricacion de varias obras pequeñas de madera, tales como fanegas, litros y otras medidas de capacidad, cubos, fuelles, tamices, etc., es el objeto del arte del cedacero. (V. For LETEno, ToNELERo, TAMBon, etc.) Para hacer conocer la manera de trabajar en este arte bastará describir la construccion de una medida cual

quiera: daremos en seguida las perfecciones que se han introducido en este arte al tiempo del establecimiento de otras nuevas medidas.

Los cedaceros compran generalmente los cuerpos de las medidas ya hechos y redondos que hacen venir del campo.

El cuerpo de las medidas es de roble, de haya ó de nogal. Se parte esta madera con la sierra, como las tablas de chilla, las adelgazan con el cepillo, despues las hacen hervir en el agua, y cuando están todavia bien calientes, se doblan con una máquina destinada á este objeto.;

El operario toma un cuerpo de medida asi preparado, que principia á unir por los bordes con una garlopa semejante á la de los Toneleros. Hecho esto, clava entonces los dos extremos juntos por dentro y por fuera, de manera que en esta parte formen un doble grueso.

Se disminuye en seguida el cuerpo de la medida interior y circularmente por la parte donde debe estar colocado el fondo. Esto se hace con una especie de gramil llamado doladera, cuya hoja puede alargarse y acortarse segun se necesite.

Para formar el fondo, el operario señala en una tabla un círculo cuyo diámetro es igual al de la parte interior de la medida i corta lo sobrante y lo redondea con la garlopa. Coloca este fondo asi preparado sobre el cuerpo y y lo hace entrar con fuerza, y se le sujeta clavando por el jable y por debajo la medida, un aro ó cerco de roble: se coloca por la parte de fuera de la medida, para no disminuir su capacidad.

En seguida corta unas bandas de plancha de hierro batido que clava en el fondo disponiéndolas en ángulos rectos; pone un aro de hierro en la parte superior, y

otro en la parte inferior; en fin coloca estos dos aros al rededor del cuerpo y otras bandas de plancha de hierro batido, haciendo una especie de ejes, y la medida queda concluida. . Las medidas nuevas de capacidad deben ser absolutamente cilíndricas y de base circular; lo que no puede hacerse con las que construyen los celemineros ó cedaceros segun el método ordinario; pues las dos extremidades de la madera que forman el circuito, se cubren la una á la otra, como lo hémos y a dicho, de manera que hacen una especie de voluta de la cual su parte interior entra 3 milímetros. Se conoce ya con esto que la medida está alterada, y que no se puede asegurar de su exactitud sino por la medicion de granos, y es precisamente lo que prohibe la ley; pues no admite este medio sino como complemento de verificacion. Es necesario que estas medidas sean unos cilindros perfectos, cuyo diámetro sea igual á la altura total, cuando se quieren para medir materias secas. Pues si su forma no es exactamente circular, ¿ como se podrá asegurar que existe esta igualdad simple entre la altura y el diámetro? Para evitar estos inconvenientes, he buscado perfeccionar esta operacion, á fin de llenar rigurosamente el sentido de la ley. Los medios de ejecucion que he propuesto son los mismos para todas las medidas de capacidad. Voy á poner un ejemplo para la construccion de un litro para las materias secas, por el cual será fácil de hacer la aplicacion en todas las demas medidas. Corto una tabla de madera delgada de 4 milímetros de grueso, le doy de ancho 128", 3, es decir, dos centímetros mas que la altura interior del litro, y de largo 340", 7, que es un largo igual á la circunferencia, que tiene por diámetro 1083; dimension del litro, mas 6 centímetros que debe tener la tabla (fig. 8, lám. 63), de la cual hablaré mas abajo: en todo 400 milímetros. Le dejo 4 milímetros de grueso en el medio; pero le hago disminuir insensiblemente hasta 3 milímetros hácia sus dos puntas. Miéntras que la madera está llana, vacío el jable con un cepillo espreso para ello, lo que se hace mas expédita y cómodamente que cuando la madera está doblada y redonda; hago el jable á la altura de 17 milímetros, y preparo el fondo que debe tener 3" de grueso, de suerte que el jable mas hondo, teniendo 20", me quede por la altura de la medida 108", 3, altura exigida. Estando asi todo dispuesto, y habiendo estado la tablita el tiempo suficiente en el agua caliente para poder ser doblada, la fijo por una de sus puntas sobre un rodillo A de un castillejo lám. 63, fig. 1, y doy vueltas muy poco á poco á la manecilla, á fin de que la madera esté forzada por el otro castillejo B á juntarse perfectamente sobre el primero. Llegada que sea á la otra extremidad, pongo las dos puntas la una sobre la otra, quito de sobre el castillejo el círculo de madera que debe formar la medida, y la plancha de hierro O sobre la cual está fijada por las dos puntas, la desprendo de la plancha de hierro y la mantengo en la misma situacion por unas pinzas de madera ADE (fig. 2); aprieto el castillejo B, y le conservo la forma circular por medio de dos fondos (fig. 4), que tienen exactamente el diámetro prescrito; dejo secar mi madera en esta situacion, y vuelvo á meter la pieza de hierro O sobre el castillejo A., para principiar de nuevo la misma operacion para otra medida. Cuando mi cerco está suficientemente seco, lo pongo sobre un mandril, que es un cilindro de madera dura

[graphic]
« AnteriorContinuar »