Imágenes de páginas
PDF
EPUB

de 108", 3, de altura y de diámetro (fig. 5). Este mandril tiene por debajo un asiento cuyo diámetro tiene 4 centímetros de mas, y un decímetro á lo ménos de altura por encima de la medida indi cada; á fin de poderla menear mas cómodamente, yo las arreglo por aproximacion hasta que los dos extremos se toquen perfectamente; entónces fijo invariablemente la madera sobre el cilindro por medio de 2, 3 ó 4 aros de hierro con charnela (fig. 7), habiendo hecho entrar de antemano en el jable, el fondo preparado, y que debe descansar sobre la base superior del cilindro, al paso que el otro borde del aro concuerda perfectamente con la superficie superior del asiento. Estando todo asi dispuesto, ajusto sobre la hendidura el pedazo de madera delgada (fig. 8) y doblada segun la forma del cilindro que he cortado de la punta del aro, la fijo con unos clavitos sobre la su— perficie convexa de la medida, para impedir que los dos extremos se separen. Dos ranuras GH, EF, (fig. 5), están practicadas en el mandril para colocar y facilitar la salida de estos puntos. Pongo los cercos de madera sobre la medida, la quito de sobre el mandril, y remachando los clavitos, queda la medida terminada, y presenta la forma la mas regular y la mas exacta. A esta ventaja añado todavia la de la celeridad en la ejecucion. Los calibres despues que están trazados exactamente, no tengo necesidad de tomar ninguna otra dimension, corto la madera maquinalmente, la doblo, la fijo y estoy cierto de su perfeccion. Para dar mas solidez á la medida, se le pone todo al rededor de su parte superior un cerco de haya, y se hace lo mismo con otro igual á su parte inferior. El primero está formado de un bando que tiene 4 milímetros de grueso, y sobre 4 centímetros de ancho; el que

está abajo tiene 2 centímetros de mas sobre su ancho, y contribuye mucho á consolidar el jable. Los dos cercos están colocados exteiiormente, y en este caso es bien indiferente de que estén las puntas una encima de otra, formando un doble grueso, sabiendo que esto en nada perjudica la exactitud de la medida.

No queda mas que armarla de hierro, si es que sea suceptibledeello; para esto se quita la madera sobrante, y se reemplaza por las bandas de hierro que se clavan sobre la madera.

Explicacion de las figuras 1,2,3,4,5,6,7y8, de la lámina 63.

Flg. 1. Especie de castillejo para doblar uniformemente la madera, y se vé de frente. El cilindro de remuda A debe tener exactamente el diámetro exigido para cada medida. Se deja entender bastante bien, que son necesarios tantos cilindros como especies de medidas hay. El segundo cilindro del castillejo B no se cambia jamas. Los dos cilindros del castillejo están puestos sobre la armazon sólida DCEFGH; pero es necesario observar que cada uno de estos cilindros está montado sobre un bastidor separado ó diferente. La armazon E GDC está destinada á tener solamente el cilindro A; la segunda armazon FH tiene el cilindro B. Esta segunda armazon entra á corredera en el zócalo DC, se vé una parte M por la abertura de la muesca N, á fin de poder apartar ó aproximar el cilindro B del cilindro A, segun este último sea mas grande ó mas pequeño. Se impide que el cilindro B retroceda, por medio de una cuña que se coloca en la muesca N. Se emplea el mismo medio en el lado posterior, que no se vé en la fi

gura. Los ejes de los cilindros están sostenidos por unos coginetes L, K, colocados sobre los montantes E , F.

La manecilla I está fijada á la extremidad del eje del cilindro A que está colocado sobre una armazon inmóvil para mayor solidez. La pieza de hierro O está en rola de milano; la cual tiene todo el largo del cilindro. Tiene tambien en su mismo largo algunas puntas para contener la extremidad de la tabla que debe servir para hacer la medida. Se vé la tabla PQR que está fuertemente comprimida entre los dos cilindros, para que ajuste continuamente sobre el cilindro A.

Despues de haber dado vuelta á la manecilla I, el extremo R de la tabla, cubre de algunos centímetros la parte P, hasta mas allá de S , por ejemplo, se fijan los dos extremos de la tabla con tres ó cuatro clavitos que se clavan en frente de S, cuyas partes salen por la pequena muesca S practicada sobre el cilindro paralelamente á su eje, á fin que estos clavitos no entren dentro del cilindro, lo que impediria la salida de la medida. Hecho esto, se desmonta el cilindro A de sus apoyos; se hace salir la pieza de hierro O, que lleva la medida, que llamo tambor antes que tenga el fondo; y se desprende del tambor la pieza de hierro O.

Fig. 2. Representa unas pinzas ó tenazas de madera de nogal ó roble, compuestas de dos piernas D, E , se pone una pequeña pieza intermediana para tener las dos primeras á una distancia igual al grueso de las dos tablas, y un anillo de hierro A para dar al todo una solidez competente. Se vé en C el corte de estas pinzas tomadas sobre la h'nea a, b. Las dos puntas D, E de las pinzas entran en el anillo ó hevilla B para impedirlas que se separen, y para contener el tambor.

Fig. 3. Representa el tambor separado del cilindro-,

y mantenido en su posicion circular por las pinzas fig. 8. Fig. 4. Fondo falso de roble ó de nogal de dos centímetros de grueso para colocar á los dos extremos del tambor (fig. 3). Estos fondos falsos están torneados exactamente del mismo diámetro que debe tener la medida, á fin que la madera en secándose, no se desforme. Se vé en A una muesca destinada á dejar libre el paso de las pinzas fig. 2. Estos fondos falsos se dejan en su sitio hasta tanto que el tambor esté enteramente seco. Se vé, que es necesario tener muchos de estos fondos falsos, pues que se necesitan dos para cada tambor. Fig. 5. El cilindro ABCD me sirve de calibre para la medida: su altura AB y su diámetro BC son iguales, y tales como lo trae la instruccion. Se vé en él el asiento IK y las muescas GH, EF para recibir las puntas de los clavos. Fig. 6. Cuando la madera está seca, se corta el tambor hasta tanto que los dos extremos se toquen por aproximacion, apretándolas sobre el calibre con los aros de charnela (fig. 7). Se vén tambien en la misma figura las dos muescas del calibre gh fe que están allí puntuadas para indicar su posicion cuando la medida está sobre el molde. Estando la medida bien colocada sobre el calibre ó molde, y bien apretada por los dos aros de tornillo, se halla en una posicion vuelta al revés la parte superior debe unir por todos sus puntos sobre el asiento, y el jable debe manifestar todo su circuito por encima del cilindro, como se vé en FG. Fig. 7. Cerco de hierro con charnela en B. Una de sus brancas C recibe el cuerpo del tornillo que entra alli libremente, y la otra A tiene la tuerca. Se vé tambien en ella y en su lugar el tornillo DE. Como sucede alguna vez que los dos extremos del tambor aunque

ajustados por aproximacion forman un ángulo, se las hace tomar la forma circular de la manera siguiente: se pone la pequeña tabla fig. 8 sobre la juntura, pero sin clavarla; se aprieta por otros dos ó tres cercos de hierro, que se colocan entre los dos que están ya puestos á las dos puntas del cilindro; pero se tiene cuidado de que las charmelas estén del mismo lado en que están los tornillos de los otros, y los tornillos al mismo lado de las charnelas: se clava la tabla cerca de estos últimos aros, que se hacen correr sucesivamente para colocar otros clavos, hasta que la tabla esté enteramente clavada. Cuando todas estas piezas están ajustadas del modo que acabo de decir, observando que es necesario haber ya colocado el fondo que debe descansar sobre el cilindro, se ajusta el aro de madera que se debe colocar interiormente sobre el jable al fondo de la medida, lo que afirma todas estas piezas: se quitan los anillos de hierro, se coloca el cerco exterior, se quita la medida de encima del mandril, se remachan los clavos, y la medida queda concluida. Si debe ser herrada, hay que quitar la madera excedente que debe reemplazarse por el hierro. L. CEDACERO TAMICERO (Tecnológia ). Se dá el nombre de cedacero tamicero al obrero cuya profesion consiste en hacer cedazos y tamices. Los cedazos y tamices son instrumentos demasiado conocidos para que démos aqui la definicion de estas palabras. El cedazo y el tamiz se emplean por una infinidad de industriales, y sirven para separar las partes gruesas de las que son mas finas, que se han obtenido, generalmente hablando, de la trituracion de ciertas substancias, ó de su disolu

cion en un líquido apropiado.
TOMO VI 28

« AnteriorContinuar »