Imágenes de páginas
PDF
EPUB

fig. 7 representa la minuteria colocada sobre el cuadrante. La rueda m es la que en su cañon tiene la manecilla de los minutos, y que hace su vuelta en una hora. En ella se vén dos clavijas opuestas que vienen á una media hora de intérvalo á levantar el disparadorcillo Dm, en forma de palanca codada KDm, cuyo centro de movimiento está en D, que es conducido por el resorte Tapretando la cola de la pieza E, pues esta pieza E está fijada sobre el eje prolongado del disparador ef. Se vé pues que desde que la manecilla de los minutos se aproxima á los puntos 30 y 60 minutos (cerca de 5 ó 6 minutos antes de este instante) una de las clavijas de la rueda de cañon empuja y levanta el disparadorcillo Dm, la pieza E, y por consiguiente el brazo t del disparador ef (fig. 8) es lo que dá libertad al rodage dejando pasar el gatillo; pero no produce sino un pequeño movimiento que es inmediatamente detenido, porque la rueda de dilacion Z lleva tambien una clavija que se pone en contacto con la punta del disparadorcillo K, el cual pasa por una ventanilla practicada en la plancha. Asi para determinar el martillo á dar al instante preciso que la manecilla exige, su accion queda todavia suspendida por la dilacion. No es ya el gatillo que detiene, sino la clavija de la rueda Z. Esta rueda girando 10 veces 2 tercios mas aprisa que la rueda Y, es mas propia á asegurar el efecto. La palanca codada KDm (fig. 7), levantada por una de las clavijas de la rueda de cañon, presenta su extremidad K á la dilacion, y el campaneo no parte sino cuando esta clavija escapa al disparadorcillo Dm que es lo que conduce á la punta K y desembaraza la dilacion. He aqui pues el efecto general. Algunos minutos antes de una hora cualquiera, una clavija de la rueda de

canoa resvala y levanta poco á poco el disparadora lio Dm, que aparta la extremidad K, y la aproxima al borde de la rueda de dilacion, al tiempo mismo que la pieza E se separa y desembaraza el gatillo del disparador f. El rodage del campaneo no está entóneos detenido , y corre: pero apénas está puesto en accion, que la rueda de dilacion Z, cuya velocidad es 10 veces mayor, lleva su clavija sobre la punta del disparadorcillo K y el rodage es nuevamente detenido, sin que una de las clavijas de la rueda X haya tenido tiempo de pasar bajo el talon I del martillo. Nada suena todavia; pero la péndula continua su marcha, Ja clavija de la rueda de canon cesa pronto de levantar el disparadorcillo D/n, cuya punta m está apoyada hácia el eje de este canon por el resorte T; al mismo tiempo la punta K de esta palanca codada KDm se aparta de la rueda de dilacion y deja escapar su clavija. Sin embargo el brazo t del disparador queda apartado por el borde de la rueda de cuenta , que ha tomado un pequeño movimiento, y no presenta mas su muesca á este brazo; de esta suerte la punta f queda apartada y no puede presentarse bajo el gatillo. No deteniendo nada el rodage de campaneo, todas las ruedas se ponen en movimiento y moderan su curso por la influencia de las frotaciones y de la resistencia del volante u. Cada clavija que pasa por debajo del talon I del martillo, hace dar un golpe al tiempo de dejarlo, y esta accion se repite miéntras no se presente una muesca de la rueda de cuenta delante del brazo t, que aprieta el borde. £1 número de golpes depende del arco que separa dos muescas sucesivas. Como la rueda V hace su vuelta en 12 horas y va 9 veces mas aprisa que la rueda X que lleva 10 clavijas, es fácil de proporcionar la extension de cada arco de la rueda de I

cuenta , para que pase debajo del talon I, ya 2, 3, 4.... 12 clavijas; y desde el momento que una nueva muesca se presentará bajo el brazo t, entrará en él, y el disparador y tomando por debajo el gatillo, cesará el movimiento.

Por las medias horas, es lo mismo todo, excepto que tan pronto como la clavija de la rueda de cañon opuesta á la primera ha escapado del disparadorcillo que ella ha levantado, la punta K abandona la dilacion; pasa una sola clavija; el martillo dá un solo golpe , el brazo t vuelve á caer en la misma muesca , pero un poco mas Iejos, y el gatillo apoyándose sobre la cabeza y del disparador hace pasar el campaneo.

Es inútil decir que el oficial debe ajustar ó arreglar á lo justo el disparador, el disparadorcillo y las clavijas de la rueda de canon , de manera que haga que el campaneo dé justo cuando la manecilla de los minutos esté sobre 60 y sobre 30.

Se vé que no se puede hacer retrogadar la manecilla de los minutos pasando sobre los puntos distantes de cerca 6', de G(f y 30', punto en que la dilacion está tomada. En general uno de los inconvenientes de esta clase de campaneo, es que uno está obligado, sop ena de ver equivocarse la pieza , de ponerla en la hora sin retrogradar , sin tocar la manecilla de las horas, y de tener nn gran cuidado en oir que cada hora ha dado completamente , antes de pasar adelante la manecilla de los minutos , á fin de dar tiempo á la rueda de cuenta de ejecutar sus funciones. Cuando el campaneo va equivocado se restablece en el estado regular, ya sea tocando las manecillas sin oir el efecto del campaneo, ya sea atacando directamente el fiador mismo sin tocar las manecillas , á fin de determinar la marcha del rodage.

[ocr errors]

Asi par* deshacer algunos minutos de adelanto, es necesario, ó detener algun tiempo la péndula, ó hacer que la rueda de cuenta haga su revolucion completa, y de aguardar que el martillo haya dado 90 golpes. El mecanismo siguiente, empleado en los relojes del Jura no presenta este inconveniente, porque si no acepta la retrogradacion, á lo ménos no tiene uno la precision de aguardar los golpes del campaneo cuando se hace pasar la manecilla de los minutos sobre 60 y 30.

Un caracol L (fig. 12), semejante al de las repeticiones^ está fijado al canon de la manecilla de las horas (Y. Minutero ) y efectua su revolucion en el mismo tiempo que este eje, es decir en 12 horas; un rastrillo R cuyo centro de rotacion está en C, presenta su extremidad A delante el de los grados del caracol que la hora actual ha conducido; pero está extremidad A está un poco distante. El rastrillo cuando está libre para moverse, hallándose apretado por uu resorte BM cae y se coloca sobre este grado del caracol; su marcha está determinada para la profundidad del grado sobre el cual va á descansar. Los dientes del rastrillo R engargantan con un piñon P que no tiene mas que un solo diente , y está montado sobre el eje de la rueda del gatillo; hay 12 dientes de estos, pero no pasan mas que una parte de ellos, á ménos que no sea medio dia. Supongámos que sean las 9, el rastrillo llevará sobre el grado de las 9, y pasará 9 dientes del rastrillo. Cuando el rastrillo se levantará, el piñon P lo hará retrogradar, y pasará tambien 9 dientes para hacer que el martillo dé 9 golpes, á saber, uno por cada vuelta de la rueda del gatillo, entendiendo que esta rueda hace 10 vueltas por una de la rueda de clavijas, la cual tiene diez clavijas para levantar el mango del martillo al pasar. Por lo

que este mecanismo no difiere esencialmente del qae se ha descrito mas arriba, que parece que la rueda de cuenta está reemplazada por un caracol. He aqui como opera el aparejo.

Cuando la manecilla de los minutos llega sobre 60 la clavija del canon de minutos levanta un disparador, precisamente como en los campaneos ya descritos; y este fiador que ha desembarazado ya el gatillo, desembaraza tambien la dilacion, dá la libertad al rastrillo, y tambien al peso, ó resorte motor del campaneo; entonces el rastrillo viene á dar contra uno de los grados del caracol; pero luego la fuerza motriz pone en movimiento las ruedas del campaneo, y el ala del piñon P operando sobre los dientes del rastrillo, lo levanta , pasando por encima del resorte BM, y este rastrillo vuelve á su posicion primitiva. El piñon P dando un cierto número de vueltas, lo mismo que la rueda de gatillo que está fijada sobre el mismo eje , la rueda de clavijas gira, y cada clavija viene á su turno á atacar el mango del martillo: y de este modo el campaneo se hace oír. 0

Para no complicar la no hémos indicado mas

que las piezas principales; porque el disparador, la dilacion, la rueda catalina, la rueda ó clavijas, el volante y los otros rodages son absolutamente como en los demas campaneos ordinarios. Se vé que si se hace circular rápidamente la manecilla de los minutos pasando sobre los puntos de 60' y 30' sin aguardar el efecto del campaneo, como la rueda de cuenta está aqui reemplazada por un caracol que gira con la manecilla de las horas, el rastrillo se va sucecivamente bajando sobre todos los grados de su alrededor, y la pieza no puede errar.

« AnteriorContinuar »