Imágenes de páginas
PDF
EPUB

Es verdad que tampoco se debe hacer retrogradar la manecilla de los minutos; pero aquí el inconveniente es nulo, en razon que no es necesario aguardar el efec— to del campaneo á cada hora. Por lo demas será bien fácil de permitir la retrogradacion torciendo el disparador, formándolo en pié de cabra para que conserve su rigidez cuando el movimiento es directo y ceda cuando gira la manecilla en sentido contrario, á fin de que no tenga mas accion que en un sentido. Por lo demas los mecanismos de los campaneos varian mucho en su detalle, y limitados por el espacio, hémos debido ceñirnos á describir solo aquellos que están mas en uso. En cuanto á los relojes de campanario que dán los cuartos y la señal ántes de los cuartos, como asi mismo el repetir las horas, haciendo oir el repique, etc., el campaneo es mucho mas complicado. Desde luego, el martillo debe ser muy pesado para dar sobre una campana grande; para esto se sirven ordinariamente de la campana con la cual se llaman los devotos para los ejercicios de piedad y devocion. Es pues preciso que el peso motora del martillo sea muy pesado: á demas este peso, asi como el de las ruedas de movimiento, baja cada dia de toda la altura disponible á fin de aumentar el efecto por medio de engargantes; por consiguiente la pieza debe ser montada cada 25 ó 30 horas. Las ruedas del campaneo son bastante grañdes y de hierro colado, el volante es de grande dimension, etc.; y en fin todo es proporcionado á la fuerza motriz. Es preciso un rodage particular para dar el cuarto, la media y los tres cuartos. No creémos necesario hacer la explicacion de esta máquina; lo que se ha dicho mas arriba bastará para concebir el efecto de los relojes. Consúltese la memoria de M. Pons, T. xix, pág. 12 de las patentes de invencion, en donde este hábil relojero propone un nuevo modo de campaneo. M. Raingo ha inventado un mecanismo que dispensa un rodage particular para dar los cuartos al paso por medio de una sorpresa ó caracol movible. Se encontrará este ingenioso aparejo descrito y figurado en los boletines de la sociedad de fomento año 1828, pág. 2, en un informe que ha hecho al Consejo de administracion de esta sociedad. FR. CAMPANILLA (Artes mecánicas ). Las campanillas de que se hace uso para llamar á los criados, tienen una pieza ó asa que sirve para tenerlas en la mano, ó para colgarlas. Comunmente se sujeta esta asa por medio de tornillos al extremo de una hoja de resorte, cuyo otro extremo está arrollado en forma espiral y soldada á un clavo grande que se hace entrar en la pared. Un alambre unido á este resorte pone en movimiento la campanilla cuando se tira de ella, la elasticidad del resorte hace oscilar la campanilla y mantiene por algun tiempo el movimiento del badajo y el sonido que produce. El alambre atraviesa, si es menester, la pared que se ha agujereado de parte á parte, y comunica de este modo de una habitacion á otra. Cada vez que ha de variar la direccion del alambre, se coloca en la pared un movimiento; es una especie de palanca acodada, cuyo codo gira sobre un clavo que sirve de eje, y el cual está clavado en la pared. Los dos ramales ó brazos de la palanca están en un plano vertical, ó en una direccion horizontal, segun sea la disposicion de las localidades; para comprender este mecanismo no se necesitan mayores explicaciones que las que acabámos de dar. FR. CAMPECHE (PALo) ( Tecnológia). harmatorylon campechianum, Linn. Es un árbol espinoso, siempre verde y de la familia de las leguminosas. Es originario de la bahía de Campeche, de donde trae su nombre, y ha sido llevado á la Jamaica, á Santo Domingo, etc., en donde se encuentra con mucha abundancia. Su madera propia para el tinte forma un ramo importante de comercio. Este árbol crece con mucha rapidez, y se eleva á 30 ó 40 pies, con un tronco muy derecho; pero el diámetro no es proporcionado á su elevacion: su corteza es de un gris obscuro, su albura de un blanco amarillento, y el corazon de la madera es encarnado. El palo de campeche despojado de su albura se lleva á Europa, donde es muy solicitado para los tintes. Por su infusion en el agua dá un color moreno obscuro, que mezclado con gomas y con sulfato de hierro puede servir de tinta para escribir. Por su decoccion, produce un color encarnado obscuro, y hasta color de púrpura, cuyos tintes se varian ponien do mas ó ménos agua. Esta madera es muy conocida en todos los talleres de tintura, y á pesar de la poca solidez de su color, su baratura y la riqueza de su parte colorante le hacen muy apreciable. (V. TINToREno.) M. Dambourney ha conseguido fijar este color en la lana por medio de la corteza del abedul. (V. coleccion de procedimientos y experimentos sobre los tintes sólidos por Dambourney.) L. CANAL (Arquitectura). Canal de plomo ó de madera que sirve para conducir las aguas; algunas veces no es mas que un tronco de árbol vacia do, ó bien tablas de madera unidas y clavadas, cuyo corte tiene la figura de un triángulo, ó de un cuadrado, tales como las que se ven en los paises montañosos, ó en los jardines, en donde sirven para regar. Las canales de metal se usan principalmente para arrojar las aguas pluviales que caen sobre los tejados. Se construyen de plomo y tambien de hoja de lata pintada; reciben y conducen las aguas de la cornisa de un techo; se sostienen con barras de hierro afianzadas en la pared. Antiguamente se ponia un lujo particular en adornarlas; se veian en forma de cañones, ó adornadas con molduras, ó terminando en hocicos de animales; actualmente los reglamentos de policía han hecho desaparecer estos adornos; ya no se permite á un propietario que por el interés de conservar su edificio, incomode al público y estorbe el paso. Las canales deben desaguar en tubos que bajan por lo largo de las paredes hasta la calle. En las artes, se dá el nombre de canales á todas las piezas que tienen una forma cóncava prolongada. Por ejemplo el encuadernador debe cortar los lados del libro en forma de canal etc. FR. CANAL (Tecnológia). Es en general el nombre que se dá á una corriente de agua entre dos tierras en declive, ó bien á una corriente de agua practicada entre dos tablas ó dos paredes pequeñas, destinadas á llevar el agua á un molino. Tambien se llama canal una obra de albañilería que se hace á lo largo de las paredes. L. CANAL DE DESAGUE. Cuando un terreno está demasiado mojado y se encuentra colocado de modo que pueda dar lugar á un desagüe sobre un punto cualquiera, se abre un canal en la direccion del mayor declive. Este canal puede ser cubierto ó descubierto; pero su anchura y profundidad deben estar en razon del agua que se ha de extraer y del declive que se pueda dar al fondo. Hémos visto en el artículo precedente, que para que sea uniforme la celeridad del agua en toda la

longitud de un canal, es preciso que el declive sea de TOM10 Vl

una décima parte; pero pocas veces se puede tener unal caida tan enorme, á la que se suple dando al canal una grande anchura donde pueda correr el agua con libertad.

Si la localidad exige que el canal sea suberráneo ó cubierto, ya sea para ahorrar terreno, ó ya para evitar los bancos de arena que ocasiona el viento, es preciso que la bóveda sea bastante alta para que el agua en su mayor elevacion no suba jamás mas allá de la uiitad del canal. (V. Tubos De Cañería ).

Cuando el terreno que se ha de desaguar está dominado por todas partes por tierras mas elevadas, se hace imposible el construir un canal. Este es el caso en que se encuentra casi toda la Holanda, que se ha desaguado por medio de bombas, de roscas de arquímedes y otras máquinas puestas en movimiento por molinos de viento que llevan el agua hasta los vertientes exteriores, desde donde se dirige al mar ó á canales. (V. Desagüe ). » E. M.

CANAL DE MOLINO ( Artes mecánicas). Cuando una caida de agua se destina á hacer dar vueltas á una rueda hidráulica, se lleva este fluido hasta los alabes de la rueda por medio de una regata que se llama canal. Su forma es segun las localidades y las circunstancias; pero por lo regular se construyen con piedras unidas con Cimiento de cal y de ladrillos, ó se establecen sobre una línea dos hileras de estacas , sobre las que descansa la canal formada de tablas de roble que se juntan dándoles la anchura y elevacion correspondientes. En el orígen de la canal se coloca una compuerta que se baja para impedir que el agua entre en aquella cuando no se quiere que la rueda trabaje; entonces sigue otro camino que se le ha proporcionado. La canal debe llegar directamente hasta los alabes de la rueda , de modo que

« AnteriorContinuar »