Imágenes de páginas
PDF
EPUB

húmedo, no solamente toma un calor ceniciento libero, sino que experimenta una disminucion considerable. Por lo que se tiene tanto cuidado como sea posible de practicar esta última operacion en un tiempo muy seco.

Los depósitos se recogen para derretirlos de nuevo con agua y someterlos en seguida á la accion de la prensa. El producto que se obtiene suele quedar á veces ceniciento, aun despues del blanqueo, y entónees hay precision de reservarla para la fabricacion de velas comunes; pero se tiene cuidado de dar las últimas capas de buena cera.

Los últimos roetes de los que la prensa no puede extraer nada mas, contienen todavía una cierta cantidad de cera; se venden en seguida para ser empleados cu los puertos. Se sirven de ellos para añadir á la brea á fin de darle mas elasticidad; cosa muy ventajosa sobre todo para embrear las cuerdas destinadas á los aparejos de un buque.

Volverémos ahora á tratar de las diferentes operaciones en que pasa la cera para ponerla á su mayor estado do pureza, á fin de hacer concebir la utilidad de cada una y de dar tal vez algunas ideas sobre las mejoras posiblesSin embargo no nos ocuparemos de lo que es relativo á la descoloracioo; todo cuanto hémos dicho en el artículo Blanqueo sobre la accion de los agentes exteriores en esta operacion, es enteramente aplicable aqui. Nos limitaremos á decir, que hasta el presente, no se ha llegado á aplicar con ventaja para este objeto la accion del cloro ó de los clóruros. Entónces la cera es demasiado quebradiza, pierde toda especie de ductilidad , y estos fenómenos son probablemente el resultado de alguna combinacion entre el cloro ó sus derivados con la cera. En el blanqueo de otras substancias por este procedimiento,

se pueden destruir estas combinaciones por medio de los alcalíes; pero el empleo de estos agentes tendria para la cera inconvenientes mas graves, que los que se quieren evitar. Asi es que en el estado actual, hay precision de conservar en esta parte el antiguo método en toda su integridad. En cuanto á la purificacion de la cera por el cremo tártaro ó el alumbre, no es fácil de dar una explicacion bien clara, aunque la experiencia haya demostrado este hecho despues de mucho tiempo, no solamente para la cera, sino tambien para todas las otras substancias crasas. Sin embargo es probable que estas sales ácidas obren coagulando las materias heterogéneas que no están sino en superficie en la cera; una vez contraida su mas grande densidad, determina la pronta precipitacion. Puede ser todavía que estas sales amparándose del agua tenida en suspension en la cera, facilite la separacion de estos dos cuerpos, que ántes formaban una especie de emulsion glutinosa, que no permitia á las moléculas extrañas de moverse libremente y de arreglarse segun el órden de su gravedad específica. Presumímos por lo demas que mada seria mas fácil, que evitar este último inconveniente; bastaria para esto no introducir el agua, que no tiene otra funcion que impedir la cera que alcance un grado de temperatura superior á 1009 centígrados, y de derretir simplemente la cera, sea en el baño-maría, sea con el vapor. Sin embargo podria ser que entónces el cremo tártaro, no hallando agua para disolverse, no pudiese obrar tan eficazmente para la depuracion de la cera; pero en este caso es probable que una solucion concentrada de ácidotártrico evitaria este inconveniente, R.

Descripcion de los utensilios empleados d la depuracion de la cera (V. lám. 64 ).

A, caldera para derretir la cera; la del medio iguala en volumen á las otras dos.

B, hornillos.

C, grandes cubos de madera con aros de hierro, recibiendo la cera derretida, y con un tercio de su altura de agua.

D, hileras de cobre estañado recibiendo la cera; y agujereadas con una línea de agujeros.

E, rodillos de madera que giran , sobre los cuales la cera cae, y se forma en tiras.

F, conducto dando el agua fria en los cubos G.

G, cubos en forma elíptica, llenos de agua fria , en los cuales la cera se endurece.

H, conductos de descarga, cuando están demasiado llenos los cubos G.

K , garruchas para levantar los cubos C y limpiarlos. L, espátulas de 4 á 5 pies para menear la cera derretida.

M, canasta guarnecida de tela para llevar la cera á las calderas.

N, tamiz para pescar la cera de los cubos G.

O, hornillo para derretir la cera que está hecha tiras y hacer de ella unas bolas redondas.

P, tabla de madera ahuecada llena de agujeros de 5 á 6 líneas de profundidad , y 2 § pulgadas de diámetro.

Q, cazuela ó escudillon de cobre de dos asas para recibir la cera y de dos picos hechos de manera que por ellos se pueda hechar con igualdad en los moldes. R.

CERATO. Especie de pomada que debe su consistencia á la cera. Se hace un frecuente uso para desecar las líagas leves, dulcificar la piel, evitar las grietas, etc.

El cerato se hace tomando una parte de cera virgen,^ dividida en 3 pedazos pequeños, y cuatro partes de aceite de almendras dulces muy recientes. Se mete el todo en un pote de loza y se calienta al calor del baño-mana. Ademas se tiene un almirez, en el cual se hecha agua hirviendo; y cuando está suficientemente caliente , se echa el agua ; se enjuaga el almirez en seguida, y despues se le hecha la mezcla derretida de cera y aceite. Se menea circularmente con el pilon ó mano de almirez, teniendo mucho cuidado de bajar continuamente las porciones que principian á cuajarse en las paredes y de deshacer los grumosa medida que sevayan formando. Desde el momento en que toda la masa ha tomado á corta diferenciala consistencia de la manteca de puerco, se añade entónces sucesivamente y en porclones muy pequeñas 3 partes de agua de rosas. Se menea con viveza y en todos sentidos para hacer incorporar esta agua. Se acaba obteniendo una pomada homogénea, muy lisa y como cremosa. A esta pomada se le dá el nombre cerato de gacia: se llama cerato de Goulard aquel en el que le añaden , ademas de las substancias arriba indicadas, una muy corta cantidad de extracto de saturno , ó sub-acetato de plomo en solucion.

FIN DEL Tomo vil.

« AnteriorContinuar »