Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[table]

San Blas. Por el informe que el ministro de la marina ha dado últimamente al congreso. (16 diciembre 1824) se ve que se ocupan seriamente de la traslacion de los establecimientos militares de San Blas á Acapulco. Quéjanse del mal estado del estero de ,San Blas, en donde apenas pueden cülor carse á la vez tres ó cuatro buques que calen diez á catorce pies de agua, mientras que la excesiva insalubridad del clima interrumpe los trabajos del carenage y de la construccion, durante la mitad del año. Por otra parte, el soberbio puerto de Acapulco está falto de maderas necesarias, como lo hemos dicho anteriormente (tom. 1, p. 49 ) , para las atarazanas, y el gobierno hace consultar en este momento si el puerto de Manzanillo (entre Zacatula y el cabo Corrientes) mas cercano á los bosques no debiera preferirse á Acapulco. En cuanto al puerto de San Blas, cuya posicion es muy importante para la marina mercante, se le dejarán los derechos de puerto habilitado.

Conforme áun estado oficial, se contaban, en 1810, en toda la extension de la Nueva-España, 1073 parroquias, 157 misiones, 264 conventos, 4682 lugares, 3749 haciendas de campo, 6684 ranchos ó haciendas menores, no,5 estancias ó haciendas de cria de ganados. Véase Miscelanea, número 200, p. 6. En 1813 se hallaban repartidos los curatos de Nueva-España entre las diócesis de los nueve obispos, segun afirma Don Fernando Navarro y Noriega, como sigue:

B10CESIS. CURATOS.

Méjico , 244

Puebla 241

Valladolid 116

Oajaca 140

Guadalajara 120

Yucatan 85

Durango.. . 46

Monterey 51

Sonora 30

Total 1,073

El número de eclesiásticos que sirven estos 1073 curatos, era solo de 23oo, en el año 1822, segun una nota de oficio que obra en mi poder. El número de las misiones subia, en 1813, segun estos mismos documentos, en la diócesis de Méjico á i8, en la de Valladolid á 5, en la de Durango á 45 , en la de Monterey á 18, y en la de Sonora á 66. Total i57.

I. Misiones del arzobispado de Méjico.

Custodia del Salvador de Tampico, — á cargo de los franciscanos de la provincia del Santo Evangelio.

II. Misiones del obispado de Valladolid.

Custodia de Santa Catalina Mártir de Rioverde, — al cargo de los franciscanos de la provincia de los Santos Apóstoles de Mechoacan.

III. Misiones del obispado de Durango.
• •

a) Custodia de la Conversion de San Pablo de Nuevo-Méjico, — al cargo de los frailes de la provincia del Santo Evangelio.

b) Custodia del Paso del Norte.

c) Custodia de la Taraumara Alta, — al cargo del Colegio apostólico de N. S. de Guadalupe de Zacatecas.

d) Custodia del Parral, — al cargo de los franciscanos de la provincia de Zacatecas.

IV. Misiones del obispado de Monterey.

a) Misiones de Gualapuiser, en el Nuevo Reino de Leon, — al cargo de los frailes de la provincia de Zacatecas.

b) Misiones de Cohahuila, — al cargo del Colegio apostólico de Pachuca.

c) Misiones de Tejas, — al cargo del Colegio apostólico de Zacatecas.

V. Misiones del obispado de ta Sonora.

a) Misiones de Sonora y Arispe, — al cargo del Colegio apostólico de Santa Cruz de Queretaro.

b) Misiones de la Antigua ó Baja California, — al cargo de la provincia de Santiago del orden de predicadores.

c) Misiones de la Nueva ó Alta California, — al cargo del Colegio apostólico de San Fernando de Méjico.

En el infonne que el ministro secretario de Estado y del despacho de negocios eclesiásticos ha hecho al congreso mejicano , en 1824, se halla el estado siguiente, que da á conocer los colegios de propaganda fide, y el«número de religiosos y de misiones-pertenecientes á estos cinco establecimientos.

[table]

Las diez misiones de Cohahuila y de Tejas han sido secularizadas recientemente: los frailes se han hecho curas de parroquias. La misma mudanza se va á verificar en las misiones de Sierra Gorda; pera el número de eclesiásticos disminuye de dia en dia desde que Ja revolucion ha abierto á la juventud mejicana medios tan variados para ocupar sus talentos.

El señor Alaman, ministro del interior, dice en su excelente Informe al congreso, en 1823, « que las dos Californias merecen considerarse bajo un aspecto político muy diferente del que se las ha considerado hasta aqui. El gobierno mejicano debe fijar su atencion en el vasto comercio, cuyo centro será con el tiempo en estas provincias , por el número y riqueza de sus producciones agricolas, los recursos que pueden suministrar para mantener una marina nacional, y la ardiente codicia con que las miran algunas potencias de Europa. Si el régimen de las misiones puede considerarse como el mas á propósito para sacar de la barbarie á unos salvages que andan errantes en los bosques sin ninguna idea de religion1, y sin cultivar su entendimiento , es menester tambien tener presente que este régimen no puede servir mas que para establecer las primeras basas de la sociedad, sin conducir los hombres á mayor perfeccion. Es menester procurar que los indios tomen apego á la tierra, haciéndolos propietarios independientes , y distribuyéndoles tierras; en una palabra , es menester poblar las Californias. Los treinta y seis religiosos Fernandistas que tienen el cargo de las misiones de la Alta California, gozan anualmente de una renta (sinodo) de 400 duros, que se han pagado muy mal en estos últimos tiempos. Los misioneros de la Baja California no tienen mas renta que 35o duros »~E1 número de los religiosos ha disminuido sensiblemente desde que yo falto de Méjico. He aqui el estado de las trece provincias, publicado por el ministro de cultos.

« AnteriorContinuar »