Imágenes de páginas
PDF
EPUB

masa de azúcar en bruto que se consume en Europa, por el número de habitantes (208 | millones) se tiene 2 -^ de kilogramos por cabeza; pero este resultado no es mas que una abstraccion estéril aritmética , del cual pueden sacarse tan pocas consideraciones útiles , como de esos ensayos que se hacen para repartir la poblacion que contienen las regiones cultivadas de los Estados-Unidos ó de la Rusia sobre el área total de 174,000 y'616,000 leguas cuadradas marítimas. La Europa cuenta ^ ó 106 millones de habitantes, que amontonados en el Imperio británico, los Paises-Bajos, la Francia, la Alemania propiamente dicha, la Suiza y la Italia, consumen una cantidad prodigiosa de azúcar; y ¡V; ó 7^ millones que estan dispersos en la Rusia, la Polonia, la Bohemia, la Moravia y la Hungría, paises en donde la indigencia de la mayor parte de los habitantes hace que el consumo de azúcar sea sumamente pequeño. Estos pueblos son los últimos puntos de la escala con respecto al lujo ó á las necesidades facticias de la sociedad. Para que se pueda valorar el bienestar de la poblacion de Alemania, notaré aqui, que solo en el ptierto de Hamburgo se han importado, en 1821, cerca de 45 millones de kilogramos de azúcar, al paso que en 1824, la importacion ha sido; del Brasil 44,8oo cajas, ó 29, 120,000 kilogramos ; de la Habana 23,8oo cajas, ó 4,379,000 kilogramos, y de Londres 10,600 barricas, ó 8,480,000 kilogramos; total, 41,9791000 kilogramos. En 1825, se han importado, 31,920 cajas, ó 20,748,000 kilogramos del Brasil; ¿\i,i$5 cajas, ó 7,7741900 kilogramos de la Habana; y de la Inglaterra 20,5o6 barricas, ó 16,4o4,8oo kilogramos; total, 44,9^ 7,000 kilogramos. Asi pues esta importacion deHamburgo, en 1825 , no era inferior á la de toda la Francia sino en 7. El puerto de Bremen ha importado, en 1825, cerca de 5 millones de kilogramos; y el de Amberes, en el mismo año, 10,758,000 kilogramos. En el sur de la Alemania, en donde el consumo de azúcar es tambien muy considerable, las complicaciones del tránsito y del contrabando hacen muy difíciles las investigaciones estadísticas. Por ejemplo, ¿ como se ha de admitir, segun piensa M. Memminger, que en el reino de Wurtemberg, que goza de una gran prosperidad , un número de 1,446,000 habitantes no consumen mas que 980,000 kilogramos de azúcar por año?

Si de los 457 millones de kilogramos de azúcar importado en Europa se descuentan 204 - para el consumo de la Francia y de los tres Beinos-Unidos, y suponiendo 2 kilogramos por cabeza ( suposicion demasiado grande) para la poblacion de 76 millones en los Paises-Bajos, la Alemania propiamente dicha, la Suiza, la Italia, la Península ibérica, la Dinamarca y la Suecia, quedan cerca de 100 ~ millones de kilogramos para el Asia menor, las costas de Berbería, los gobiernos occidentales de la Siberia- y la Europa habitada por los pueblos de raza esclavona, húngara,y turca. Pero las poblaciones de Marruecos, de Argel, de Tunez'y de Trípoli son bastante considerables; puesto que aseienden á un total de 24 millones. El Asia menor tiene mas de 4 millones de habitantes. Se puede suponer sin exagerar nada una exportacion de i0 millones de kilogramos de azúcar en bruto para las costas de Africa, del Asia menor y de la Siria, sin contar mas que la poblacion del litoral que está lleno de grandes plazas de comercio. De estos datos seria menester deducir que consumen todavía i ^ de kilogramo por cabeza, los 80 millones de habitantes que contienen la Europa esclavona, madjaria y turca (la Rusia, la Polonia, la Moravia, la Hungría y la Turquía.) Este resultado tiene algo de extraordinario; puesto que se compara el estado actual de la civilizacion de estas regiones con el de la Francia: se prometeria uno un consumo mucho menor , y con todo, la valuacion del azúcar exportado de América y de las Grandes Indias para la Europa y los Estados-UnidoS, lejos de ser exagerada es probablemente menor de lo que es en la realidad. Si el fraude de las aduanas hace el consumo de la Gran-Bretaña y de la Francia (paises ambos que han servido de tipo para los raciocinios precedentes), mas considerable de lo que se le supone, y si se quiere admitir que los franceses y los ingleses consumen todavía mas de i y y 9 4 kilogramos por cabeza; será necesario tener presente que la misma causa do error se encuentra en la valuacion de las exportaciones en la América y las Grandes Indias. En el año de i8i0, en que la Gran Bretaña ha consumido cerca de i77 ~ millones de kilogramos , el cociente ha sido de

i2 kilogramos por cabeza. Seria de desear que un escritor que fuese diestro en hacer con exactitud las indagaciones numéricas, y que pudiese beber en buenas fuentes, quisiese tratar, en una obra particular, los importantes problemas del consumo que se hace en Europa, de azúcar, de café, de te y de cacao en un tiempo dado. Para este trabajo serian necesarios muchos años; porque muchos de los documentos no se hallan impresos, ni pueden adquirirse sino por medio de la correspondencia activa de las casas mas fuertes de comercio de Europa. Yo no he podido dedicarme á estas indagaciones en toda su extension. Dia llegará, y no está muy lejos, en que los géneros coloniales serán en gran parte el producto, no de las colonias, sino de paises independientes; no de islas, sino de los grandes continentes de la América y del Asia. La historia del comercio de los pueblos está falta de datos numéricos que digan relacion con el estado de la sociedad entera, y esta laguna no puede llenarse sino cuando, á la vista de una época en que amenazan grandes revoluciones al mundo industrial, hay valor y constancia para recoger los materiales que estan esparcidos y someterlos á una crítica severa.

El algodon es una de aquellas plantas, cuyo cultivo es tan antiguo entre los pueblos aztecas como el de la pita, maiz y quinoa. Lo hay de superior calidad en las costas occidentales, desde Acapulco hasta Colima, y en el puerto de Guatlanprincipalmente al sur del volcan de Jorullo, entre los pueblos de Petatlan, Teipa y Atoyaque. Como no conocen aun las máquinas que sirven para despepitar el algodon, el coste del trasporte perjudica mucho á este ramo de la agricultura mejicana. Una arroba dp algodon con pepita que no vale mas que peso y medio en Teipa, cuesta tres en Valladolid, á causa del trasporte á lomo de los mulos. La parte de la- costa oriental, que se extiende desde las bocas de los rios de Guasacualco y de Alvarado hasta Panuco, podria surtir al comercio de Veracruz con una cantidad enorme de algodon; pero aquel litoral está casi desierto; y Ja falta de brazos causa una gran carestía de víveres contraria á todo establecimiento de agricultura. La Nueva-España no surte anualmente á la Europa mas que con 25,ooo arrobas, ó 312,000 kilogramos de algodon. Sin embargo esta cantidad, aunque poco considerable en sí misma,' es ya seis veces mayor (segun las noticias que debo á la bondad afable de M. Gatlatin, ministro que fue de Hacienda en Washington), que la que los Estados-Unidos exportaban de su propia cosecha, en 1791. Pero es tan grande la rapidez con que se aumenta la industria de un pueblo libre y bien gobernado que, segun una nota que me ha facilitado aquel mismo estadista, los puertos de los Estados-Unidos han exportado.

Algodón extranjero. Algodcn 1nd gena.

Eu 1707 * 2,500,000 libras. . . . 1,200,000 libras.

••1800.. . . . 3,660,000 14,120,000

18Ó2. . . ., .'' 3,400,000. ..... 24,100,000

. 3,493,444. . ..37,712,079

« AnteriorContinuar »