Imágenes de páginas
PDF
EPUB
[graphic]

Anna había estrenado el 12 de Junio la obra de Paccini, Los árabes en las Galias, y obsequiado al Presidente con un himno, letra de Lacunza y música deSanelli, daba á su público El Pirata, Lucía, El Juramento, Norma, y otras de su extenso repertorio, como Julieta y Romeo, Marino Faliero, Sonámbula, Tancredo y las muy aplaudidas Cárceles de Edimburgo.

No ha de faltar ocasión en lo de adelante, para hablar de las dos preseas de Nuevo México, la Peluffo y la Cañete; pero por lo pronto tomo de una crónica en vers*o, fechada el 23 de aquel mes de Junio, el siguiente juicio que de ellas formó el inimitable Fidel, el entonces apuesto y siempre ilustre poeta Guillermo Prieto:

"En lo serio y en lo bufo,
según el cartel promete,
he mirado á la Cañete
y también á la Peluffo.

Y no sin justo temor
mi juicio emito esta vez,
que nunca fué descortés
el rendido trovador.

Viva cual la mariposa, como el almendro, gentil, y blanda como en Abril es á las auras la rosa,

la Cañete me parece,
cuando tiene por divisa
esa gracia que embellece
bajo la cómica risa.

Pero si abandona el zueco
y si se calza el coturno,
por Dios que entrará á su turno
con ella el criterio seco.

La Talía de la Habana
tiene ¡ canario! alto rango,
en la bulla y el fandango,
en la gresca y la jarana:

y al verla en un entremés,
carcajeo, me demudo,
me desvencijo, trasudo
de la cabeza á los pies.

Pero mal sienta el puñal
y el romántico veneno,
á ese delicado seno,
á ese garbo y á esa sal.

[graphic]

pero tiento eu los papeles
de la festiva comedia."

Pero detengámonos en la cita, por más que me cueste verdadera violencia no trasladar íntegra aquí la fácil y graciosa composición del ilustre Romancero. Ambas distinguidas actrices estaban en ella gráficamente retratadas por esa pluma maestra, que en la misma crónica rimada dice esto, cuya verdad alcanzamos aún muchos:

'' ¡ Hola! nada me dilata
si digo, y doy mis razones,
que carece de inflexiones
la declamación de Mata."

Y fué, sin embargo, muy distinguido actor el buen D. Juan de Mata Ibarzábal. Había nacido en Santoña, puerto de la costa de Cantabria, el 8 de Febrero de 1810: por trastornos políticos, sus padres emigraron á la Habana cuando Mata hacía los estudios preparatorios para la carrera de abogando; allí conoció al notabilísimo actor D. Diego María Garay, de quien tomó lecciones de declamación aplicada á la oratoria, y como al maestro sorprendiese el talento del discípulo, hubo de aconsejarle el cambio del foro jurídico por el foro escénico: Mata vaciló algún tiempo, pero envanecido con sus triunfos en representaciones de aficionados, acabó por aceptar ofertas de D. Miguel Valleto, que, siendo como siempre fué un perfecto caballero, se encantó con la idea de conquistar para el teatro un joven educado y fino como el estudiante de abogacía. Mata se dejó llevar de tales consejos y sus primeros pasos en la carrera cómica le animaron á proseguirla, máxime cuando se vió celebrado por D. Bernardo Avecilla, que se le ofreció como maestro. Después de brillantes campañas artísticas en Matanzas y la Habana, Mata fué contratado para México, ante cuyo público se presentó en el papel del Podestá en Angelo, tirano de Padua. La segunda salida en el Teatro de los Gallos, hízola en El Hipócrita, de Moliere, y en esos papeles, como en el viejo calavera de El Primita, en el sargento de La Batelera de Pasajes, en el Aquiles de La berlina del Emigrado, en el albañil de las Memorias del Diablo, y en el General de El Pilhielo de París, se acreditó como distinguido primer actor, conquistándose el aprecio que jamás le negó el público de México.

En el Teatro de la Opera, y con Gema di Vcrgy, se presentó, en 1? de Julio, la nueva prima donna absoluta Rossina Picco, cuya majestad, desembarazo y hermosura fueron muy celebrados, valiéndole

[graphic][subsumed]
« AnteriorContinuar »