Santo Toribio: obra escrita con motivo del tercer centenario de la muerte del santo arzobispo de Lima, Volumen2

Portada
Imprenta y librería de San Pedro, 1906
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 156 - Virrey. Gobernador y Capitán General de las Provincias del Perú, y Presidente de mi Real Audiencia de la Ciudad de Lima.
Página 88 - Preguntado por las preguntas generales de la ley dijo: que es de edad de treinta y seis años, poco más ó menos, y que no le tocan las generales de la ley.
Página 212 - Y habiéndose visto todo lo que viene referido en mi Consejo de las Indias, con lo que dijo, y pidió mi Fiscal en él...
Página 198 - Fiscal que al presente sois de la sala de los alcaldes del crimen de mi Audiencia Real que reside en la ciudad de los Reyes de las provincias del Perú...
Página 35 - El rey. Muy reverendo en Cristo, padre, arzobispo de la iglesia metropolitana de la ciudad de los Reyes, de las provincias del Perú, de mi consejo.
Página 94 - Dios nuestro señor y por la señal de la cruz en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado por las preguntas del dicho interrogatorio dijo lo siguiente: 1.
Página 188 - ... en testimonio de lo cual, mandamos dar, y dimos, la presente firmada de nuestro nombre, sellada con nuestro sello y refrendada del Secretario de la General Inquisición.
Página 80 - ... esta pregunta. 3. — A la tercera pregunta, dijo: que este testigo...
Página 140 - Ortiz beles vezino desta villa de catorze o quinze años a esta parte poco más o menos. — Preguntado por las preguntas generales de la ley dijo que es de edad de cincuenta años poco mas o menos e que no le toca nynguna de las generales.
Página 158 - Y entendido todo esto, le diréis, asimismo, que si bien es verdad que fuera justo mandarle llamar á mi Corte para que se tratara de este negocio más de propósito, y se hiciera en el caso una gran demostración, cual la pide su exceso, lo he dejado, por lo que su Iglesia y ovejas po. drían sentir en tan larga ausencia de su Prelado; pero que debe sentir mucho que su mal proceder haya obli.

Información bibliográfica