Historia de las Indias de Nueva-España y islas de Tierra Firme, Volumen1

Portada
J.M. Andrade y F. Escalante, 1807 - 66 páginas
 

Comentarios de la gente - Escribir un comentario

No encontramos ningún comentario en los lugares habituales.

Páginas seleccionadas

Contenido

I
iii
II
1
III
9
IV
17
V
28
VI
38
VII
47
VIII
53
XLVII
269
XLIX
278
LI
285
LIII
291
LIV
300
LVI
310
LVIII
321
LX
332

IX
62
X
69
XI
81
XII
95
XIII
104
XV
113
XVI
117
XVII
124
XVIII
132
XX
144
XXII
153
XXIV
165
XXVI
174
XXVIII
180
XXIX
188
XXX
191
XXXI
197
XXXIII
206
XXXIV
212
XXXVI
216
XXXVIII
227
XXXIX
237
XLI
243
XLII
247
XLIII
252
XLV
256
XLVI
264
LXI
342
LXII
353
LXIV
360
LXV
366
LXVI
372
LXVIII
379
LXIX
385
LXXI
393
LXXII
401
LXXIII
407
LXXIV
414
LXXVI
423
LXXVII
430
LXXVIII
440
LXXIX
448
LXXX
454
LXXXII
462
LXXXIV
469
LXXXVI
477
LXXXVII
482
LXXXIX
486
XC
492
XCI
497
XCIII
504
XCV
513
XCVI
522

Otras ediciones - Ver todas

Términos y frases comunes

Pasajes populares

Página 450 - Casa de diversos dioses, á causa que toda la diversidad de dioses que auia en todos los pueblos y prouincias, los tenían allí allegados dentro de una sala, y era tanto el número dellos y de tantas maneras y visajes y hechuras, como los habrán considerado los que por esas calles y casas los ven caydos . . . " 8 Mas al lado de esta religiosidad popular, que como dice Caso, poseía una "tendencia a exagerar el politeísmo...
Página 20 - ... sino unas camisas largas hasta el suelo, como lobas judaicas, el cual traje yo lo alcancé y hoy dia entiendo se usa entre los maceguales...
Página 282 - Tzinapécuaro, donde al tercer dia se juntaron todos los soldados y gente de guerra con toda la priesa posible y mandaron asentar el real, el qual asentaron con muchas tiendas y casas de esteras, quellos usauan en sus guerras y oy en dia las usan en los mercados, que son unos tendejones ( 1 ) de juncos que echan las espadañas. Destas tiendas hicieron y armaron gran cantidad para que el exército se recogiese, y especialmente para el rey armaron una muy solene tienda, muy...
Página 351 - ... días arreo, desde la mañana hasta la puesta del sol y que murieron en él, como dejo dicho, ochenta mil y cuatrocientos hombres, de diversas provincias y ciudades. Lo cual se me hizo tan increíble, que si la historia no me forzara y el haberlo hallado en otros muchos lugares fuera de esta historia escrito y pintado, no lo osara poner, por no ser tenido por hombre que escribía fábulas.
Página 21 - Mexicana hasta las nubes haciéndoles señores del oro y de la plata, y de todo género de metales y de las plumas ricas de diversos colores, y de las piedras de mucho precio y valor, y edificar para sí y en su nombre casas, y templos de esmeraldas y rubíes como...
Página 38 - Cuauhtloquetzqui dijo a todos los de la compañía: "hijos míos, razón será que seamos agradecidos a nuestro Dios y que le agradezcamos el bien que nos hace; vamos todos y hagamos en aquel lugar del tunal una ermita pequeña donde descanse agora nuestro dios: ya que no sea de piedra, sea de céspedes y tapias, pues de presente no se puede hacer otra cosa".
Página 510 - Motecuhzoma lo que has visto y lo que te mandé hacer. Y, para que entienda ser verdad lo que le dices, dile que te muestre el muslo y enséñale el lugar donde le pegaste el humazo y hallará allí la señal del fuego. Y dile que tiene enojado al dios de lo criado y que él mismo se ha buscado el mal...
Página 350 - Xuchimilco, y era tan larga que casi tomaba una legua de renglera: otra iba ácia la calcada de nuestra Señora de Guadalupe, no menos larga que esotra: la otra iba derecha por la calle de Tacuba, á la mesma manera: otra iba...
Página 40 - Después de divididos los mexicanos en estos quatro lugares, mandóles su dios que repartiesen entre sí los dioses y que cada barrio nombrase y señalase barrios particulares donde aquellos dioses fuesen reverenciados; y así cada barrio...
Página 284 - ... que el rey tuvo gran lástima y piedad dellos, sin gran multitud que quedauan de todas las naciones muertos en el campo; y así los mandó llamar á todos y dar á beber un herbaje que ellos usauan para el aliuio de las guerras, que llamauan yolatl, que en nuestro romance quiere decir — «caldo esforçado.

Información bibliográfica