Imágenes de páginas
PDF

Chilpansingo é Izmiquilpan; y el cinábrio que servia de color á los pintores, de las minas de Chilapan. El cobre era el metal mas comunmente usado en las arteS mecánicas, y remplazaba, hasta cierto punto, al hierro y al acero; las armas, las hachas, los cuchillos y todos los utensilios se hacian con el cobre de las montañas de Zacatollan y de Cohuixco. En todas partes parece que ha precedido el uso de este último metal al del hierro, y en lo mas setentrional de la América puede haber contribuido su abundancia en estado nativo, á la predileccion extraordinaria con que se han valido de él constantemente los pueblos mejicanos oriundos de aquellas regiones. La naturaleza ofrece á los mejicanos * enormes masas de hierro y de nikel: estas masas, que se hallan esparcidas por la superficie del terreno, son fibrosas, maleables y de tan grande tenacidad que solo con mucha dificultad se consigue separar algunos fracmentos de ellas con nuestros utensilios de acero. El verdadero hierro nativo y telúrico, “aquel á que no puede señalársele orígen en algun metéoro, y que está siempre mezclado de plomo y de cobre, es infinitamente escaso en todas las partes del globo, y en gran parte se debe á los fuegos de los volcanes ó de las hornagueras quemadas”; por consiguiente no debemos admirarnos de que en el principio de su civilizacion, los americanos, como la mayor parte de los demas pueblos, hayan puesto su atencion antes sobre el cobre que sobre el hierro. Pero ¿como es que esos mismos americanos que manipulaban * por medio del hierro otros varios minerales, no llegaron á descubrir el hierro por medio de la mezcla de las sustancias combustibles con los ocres rojos y amarillos “ en extremo comunes en muchas partes de Méjico? Y si por el contrario este metal les era conocido, como me inclino á creer, ¿como es que no llegaron á apreciarlo por su justo valor? Estas consideraciones parecen indicar que no databa de muy lejos la civilizacion de los pueblos aztecas. Sabemos que en los tiempos de que habla Homero era tambien mayor el uso del cobre que el del hierro, aunque este era ya conocido muy de antemano. Muchos sabios distinguidos, pero faltos de conocimientos químicos, han pretendido que los mejicanos y peruanos tenian un secreto particular para dar cierto temple al cobre y para convertirle en acero. No hay duda en que las hachas y otros utensilios mejicanos eran casi tan cortantes como los de acero; pero su extrema dureza era debida á la liga con el estaño, y no á su temple. Lo que los primeros historiadores de la conquista llaman cobre duro ó cortante se parecia al Xz)zo: de los griegos y al aes de los romanos. Los escultores mejicanos y peruanos hacian grandes obras con la diorita, griinstein de los alemanes, diabasa roca verde de algunos geólogos, y el pórfido basáltico mas duro. Los joyeros cortaban y horadaban las esmeraldas y otras piedras finas, sirviéndose á un mismo tiempo de un instrumento de metal y de unos polvos de sílice ". Yo trage de Lima unas tigeras de los antiguos peruanos, en las cuales M. Vauquelin ha encontrado o, 94 de cobre, y o, o6 de estaño, y esta liga habia sido tan bien amartillada, que mediante la aproximacion de las moléculas, habia llegado á ser su peso específico 8,815, cuando segun las experiencias de M. Briche “ no obtienen los químicos este marimum de densidad sino mezclando 16 partes de estaño con 1oo partes de cobre; parece que los griegos se servian para endurecer el cobre, del estaño y hierro á un mismo tiempo. Una hacha de las Galias encontrada en Francia por M. Dupont de Nemours y que corta la leña como una de acero, sin mellarse ni doblarse el filo, contiene, segun el análisis de M. Vauquelin, o,87 de cobre, o,o3 de hierro y o,o9 de estaño. Las ingeniosas experiencias de Darcet han probado que, si la adicion de este último metal disminuye en general la ductilidad del cobre, la liga de este con el estaño es mucho mas maleable, cuando despues de haberlo calentado hasta enrogecerlo se le mete en agua fria. Es muy probable que los Mejicanos y los Galos empleaban este medio del temple del bronce que ya era conocido de muy antiguo en muchas naciones asiáticas. Siendo este último metal uno de los que se hallan menos esparcidos en el globo, causa admiracion encontrar en ambos continentes el uso de endurecer el cobre por medio de la liga del estaño ”. Un mineral solo, que no se ha encontrado hasta ahora sino en Wheal-Rock, en Cornualles, á saber, la mina de sulfuro de estaño (zinnkies) contiene el cobre y el estaño en partes iguales. Haüy la considera como estaño no mineralizado por el azufre, sino simplemente unido al cobre piritoso. No sabemos si los pueblos mejicanos beneficiaban algunas vetas en las cuales se hallasen reunidos los minerales de cobre y estaño oxidado, ó si se añadió este último metal que se encuentra en los terrenos de trasporte de la intendencia de Guanajuato, bajo la forma globulosa y fibrosa del JVood-Tin ó Holz-Zinn “, al cobre puro en una proporcion constante. Como quiera que sea, ello es cierto que la falta de hierro se advertiamenos entre las naciones que sabian ligar otrosmetales de un modo tan útil para las artes mecánicas. Los instrumentos cortantes de los mejicanos eran unos de cobre y otros de obsidiana (itztli.) Esta última sustancia se beneficiaba en grande, segun aparece por el sin número de tiros abiertos en el Cerro de las Navajas, cerca del pueblo indio de Atotonilco el grande. “ Ademas de los sacos de cacao, cada uno de los cuales contenia tres jiquipilli, ó 24,ooo granos “;

"Véase arriba, cap. viIr, t. 11, p. 85.

* Hierro nativo de Gross Kammsdorf (Sajonia), de Grenoble, de Miedsiana-Gera (Galicia), de los Sholey-Mountains (NuevaYork).

*** Hierro volcánico de Graveneire (Auvergne); Hierro pseudo-volcánico de La Bouiche (departamento de l'Allier).

* Segun varias tradiciones que he recogido cerca de Riobamba entre los Indios del pueblo de Lican, los antiguos habitantes de Quito fundian los minerales de plata, estratificándolos con carbones, y soplando el fuego con unas cañas largas de bambú ó caña brava; se ponian en círculo muchos Indios alrededor del agujero que encerraba el mineral, de suerte que á un mismo tiempo salian corrientes de aire de muchas cañas.

” El ocre amarillo, llamado tecozahuitl, servia, como el cinábrio, ó vermellon, para la pintura. El ocre formaba parte de los objetos que componian la lista de los tributos de Malinaltepec.

* Pues des Cordilleres et Monumens des peuples d'Amérique, tom. 11.

** Journal des Mines, an v, p. 881.

* Asi es que Kirwan ha querido probar, à priori, la existencia del estaño nativo, por este uso que se encuentra extendido tan uniyersalmente en ambos mundos.

* Oxido de estaño fibroso, ó estaño leñoso. Aunque en este capítulo, como particularmente dedicado á la metalurgia del reino de Méjico, se ha procurado dar á los minerales los nombres conocidos en el pais, con todo, no estando aun formado el lenguage técnico de la mineralogía en nuestro idioma, ha sido preciso conservar la nomenclatura alemana que sigue el autor, y es la mas conocida en Europa, dando siempre que se ha podido sus equivalentes en castellano. (Nota del traductor.)

*Véase mas arriba, t. 11, p. 345.

*** Los Méjicanos tenian tres signos numéricos, uno para los grupos de 2o unidades, otro para el cuadrado de 2o á 4oo, y otro para la tercera potencia de 2o ú 8ooo (Pues des Cordilleres, tom. 1, y tom. II). A la manera de los Romanos y los Egipcios, se servian comunmente de la juxtaposicion de diversos signos de grupos para expresar 8o, 8oo, ó 24,ooo: sin embargo, al contar sus ciclos históricos que empezaban hácia el año 1o91 de nuestra era, segun la cronología de las grandes ligaduras de los años (grupos de cuatro veces 13, ó 52), los Mejicanos añadian á los geroglíficos de las ligaduras los exponentes ó indicadores (jiuhmolpilli). Aquí se encuentra un rastro indubitable

« AnteriorContinuar »