Imágenes de páginas
PDF

medio de esta mezcla se perdian nueve décimos de mercurio menos. Este proceder, como veremos despues, se funda en la descomposicion del muriato de plata por el hierro, y en la atraccion de este metal sobre el azufre; es conocido, pero muy poco seguido por los azogueros mejicanos. En 15go, Alonso Barba propuso la amalgamacion en caliente ó por cochura en tinas de cobre, la cual se llama beneficio de cazo y cocimiento, y es el que M. de Born propuso en 1786. En este método la pérdida de azogue es mucho menor que en el beneficio por patio, porque el cobre de las vasijas sirve para descomponer el muriato de plata, al mismo tiempo que el calor ayuda á la operacion, ya haciendo mas enérgica la accion de las afinidades, ya dando movimiento á la masa líquida que empieza á hervir. Se usa esta especie de amalgamacion en varias minas de Méjico que son abundantes en plata córnea y en colorados. Juan de Ordoñez, cuya obra hemos citado ya, aconsejó tambien amalgamar en aposentos calentados con estufas. En 1676, Juan de Corrosegarra descubrió un proceder poco usado en el dia, que se llama el beneficio de la pella de plata, que consiste en añadir al mercurio del amalgama, una parte de plata ya formada. Se supone que esta pella favorece la extraccion de la plata, y que la pérdida de azogue es tanto menor, cuanto la amalgama se disemina con mas dificultad en la masa. Otro quinto método es el beneficio de la colpa, y consiste en que en vez de un magistral artificial que contiene mucho mas sulfato de cobre que hierro, se emplea la colpa, que es una mezcla natural de sulfato ácido de hierro y de óxido de hierro en su maximum. Esta especie de beneficio preconizado por don Lorenzo de la Torre, presenta una parte de las utilidades que acabamos de indicar hablando de la amalgamacion por medio del hierro. El proceder inventado por el minero de Pachuca es una de aquellas operaciones químicas que siglos hace se practica con cierto buen éxito, sin que las personas que sacan la plata de su mineral, por medio del azogue, tengan el menor conocimiento ni de la naturaleza de las sustancias de que se sirven, ni del modo particular de su accion. Los azogueros hablan de un monton de minerales, como de un cuerpo organizado á quien aumentan ó disminuyen su calor natural. Parecidos á los médicos que en los siglos bárbaros dividian todos los alimentos ó todos los remedios en dos clases, calientes y frios, asi los azogueros no ven en los minerales sino sustancias que es menester calentar con sulfatos, si estan frias, ó enfriar con álcalis si estan demasiado calientes. El uso ya introducido, en tiempo de Plinio, de frotar los metales con sal antes de aplicarles la amalgama de oro, ha dado sin duda lugar al uso de la sal en la amalgamacion mejicana: los azogueros dicen que sirve para limpiar, castrar y desenzurronar la plata que está envuelta con azufre, arsénico y antimonio, como con una telilla ó capuz, cuya presencia impide el contacto inmediato de la

plata con el mercurio. La accion de este metal se hace mas enérgica con los sulfatos, porque calientan la masa; y es tambien probable que Medina no empleó simultáneamente el sulfato de hierro y cobre y la sal comun, sino porque en sus primeros ensayos advirtió que esta no favorecia el proceder sino en los minerales que contienen piritas descompuestas. No teniendo ninguna idea clara de la accion de los sulfatos sobre el muriato de sosa (sal comun) trataba de rehacer los minerales, esto es, de añadir magistral á aquellos que el minero tiene por no vitriólicos. Desde que en Europa se comenzó á practicar la amalgamacion de los minerales de plata, y se reunieron los sabios de todas las naciones en el congreso metalúrgico de Schemnitz “, la teoría confusa de Barba y de los azogueros americanos ha sido reemplazada por ideas mas sanas y mejor adaptadas al estado actual de la química. Procuraré presentarlas aqui de una manera precisa, sirviéndome exclusivamente en esta parte de mi obra, de la nomenclatura química que se ha hecho indispensable por los descubrimientos de los señores Davy, Gay-Lussac y Thenard. Se da por supuesto que cuanto pasa en Freiberg, donde en pocas horas se amalgama una masa de minerales quemados, debe hacerse poco á poco en la amalgamacion de Méjico, donde los minerales ordinariamente no se queman y en donde quedan por muchos meses expuestos al aire libre, al sol y á la lluvia. Se cree que en la mezcla humedecida de minerales de plata, azogue, sal, cal y magistral, este último, que es un sulfato ácido de hierro y cobre, descompone la sal, se forma sulfato de sosa y muriato de plata, y este se descompone por el mercurio que se une con la plata desoxidada. Se está de acuerdo en que se añaden la cal ó la potasa para impedir que el ácido sulfúrico excedente obre sobre el mercurio. Segun esta explicacion, la plata que se halla en su mineral en estado metálico, aunque unido al azufre”, al antimonio", al hierro “,

* Propiamente de Szkleno ó Glashütte, cerca de Schemnitz.

[ocr errors][ocr errors][merged small]

pasa al estado de muriato antes de combinarse con el

[merged small][ocr errors][merged small]

mos citado varias veces, piensa por el contrario, que no se forma muriato de plata en la operacion de la amalgamacion; y supone que el ácido muriático no se combina sino con los metales que se encuentran unidos con la plata; que el agua arrastra los muriatos solubles de hierro y cobre, y que desembarazada la

[ocr errors][merged small]

plata de estas sustancias se combina libremente con
el mercurio. Esta explicacion, al parecer muy senci-
lla, es contraria á las leyes de las afinidades. Si el
ácido muriático, desprendido por la accion de los sul-
fatos sobre el muriato de sosa, ó sal comun, obra so-
bre cualquier mineral de plata, por ejemplo, sobre la
mina de plata ágria prismática, que contiene plata,
hierro, antimonio, azufre, cobre y arsénico, se for-
mará necesariamente muriato de plata, luego que el
ácido haya apurado los demas metales. La teoría del
señor Garcés es no menos inaplicable á la amalgama-
cion de los minerales de plata sulfúrea, que abundan
mucho en la mayor parte de las vetas de Méjico.
Sin entrar en esta obra en una profunda discusion
de los fenómenos que presenta el contacto de tantas
sustancias heterogéneas, ni resolver la importante
cuestion de si se puede amalgamar en crudo sin sal
ni magistral, me ceñiré á citar varias experiencias
que M. Gay-Lussac y yo hemos hecho “, y que pue-
den dar alguna luz acerca de la amalgamacion me-
jicana.
Es falso que la mezcla de azufre impida entera-
mente la union de la plata con el azogue, y que un
sulfuro de plata no dé la amalgama en crudo sino
añadiendo muriato de sosa y sulfato de hierro: hemos
observado por el contrario, que triturando el mercurio
y el sulfuro de plata artificial, el mercurio se apaga

* En el laboratorio de la Escuela politécnica de Paris, durante el invierno del año 181o.

[ocr errors]
« AnteriorContinuar »