Imágenes de páginas
PDF

prontamente, y se obtiene un poco de plata por medio de la destilacion de la amalgama. Hemos mezclado mercurio con la mina de plata sulfúrea pulverizada, y despues de estar en contacto 48 horas, se formó un poco de amalgama de plata. En esta experiencia y en las siguientes, se ha obrado sobre dos ó tres gramas o de mineral, siendo la temperatura del aire de diez á doce grados centígrados, y habiendo humedecido las mezclas ligeramente. Imitando la amalgamacion de patio usada en Méjico, y mezclando en frio sulfuro de plata natural, sulfato de hierro, sal y cal “, no hemos hallado vestigio de muriato de plata, aunque la mezcla haya estado en contacto una semana entera; por el contrario, lo hemos obtenido, cuando la masa ha estado algunas horas á una temperatura artificial de 3oo á34” centígrados. En la region caliente de la Nueva-España las tortas puestas al sol se calientan aun mas, y asi se observa que la amalgamacion es mas lenta sobre las mesas ó llanos elevados, donde el termómetro baja lasta el punto de la congelacion, que en lo hondo de los valles y en los llanos vecinos á las costas. Es probable que el muriato de plata, que se forma prontamente á los 34" de temperatura, tardaria en formarse mucho mas tiempo á temperatura mucho menor. Mezclando sal, sulfate de hierro y mercurio en frio, se obtiene muriato de mercurio; el cual muriato se presenta tambien cuando se tritura el mercurio con el muriato de plata artificial. Se puede creer que en la amalgamacion en grande, una parte del mercurio se convierte en muriato por dos distintas vias, á saber, por la descomposicion del muriato de plata, y por la accion inmediata del magistral y de la sal, empleados con demasiada abundancia. La cal, que remedia este último modo de accion, no quita en frio el azufre á la plata, porque mezclando sulfuro de plata natural con la cal, no se forma sulfuro de cal, aunque se haya triturado la mezcla por muchos dias. La cal * se opone de un modo muy notable á la combinacion de la plata y al mercurio, y se observa que este se apaga con dificultad cuando se tritura una mezcla de cal, de sulfuro de plata y de mercurio. Del mismo modo, formando una pasta de mineral de plata, sal, magistral y mercurio, y triturando las lamas hasta que el mercurio desaparezca á la vista, se ve á este separarse de la lama, y reunirse en masas bastante grandes luego que se añade cal; al momento las bolitas de mercurio aumentan poco á poco de volúmen, y se dejan ver en todos los puntos donde las moléculas de cal tocan la mezcla; y por esta accion particular de la cal es por lo que dicen los azogueros que enfria el mercurio, ó que impide

* Cada grama de peso de Francia tiene veinte granos de Castilla. v.

* Haciendo la misma mezcla, pero sin cal, se ha formado al frio, en pocos dias, un cloruro de plata; y haciendo la misma mezcla, pero añadiéndole limaduras de hierro, nos ha resultado en frio mucha amalgama de plata. Tambien se ha formado con mucha rapidez una pequeña cantidad de esta amalgama, cuando hemos mezclado en frio, sulfuro de plata, sulfato de cobre, cal, y mercurio. El azufre no se desprende con solo el contacto del sulfuro de plata y de la cal.

* Véase una nota importante del señor Rivero acerca del uso de la cal, como un cuerpo que descompone las últimas porciones del sulfato de hierro que se forma por el tueste del mineral mezclado con el magistral; y acerca de la utilidad que podria sacarse del amoniaco líquido que disuelve y se lleva el cloruro de plata. (Dulletin de la Société Philomatique de Paris, año 1822, pág. 86.)

que la torta trabaje."

* Cuando los químicos admitian aun, que por medio de la accion del sulfato de hierro sobre la sal comun se desprendia, durante la amalgamacion, ácido hidroclórico, debia suponerse que en los schlich este mismo ácido atacaba la plata, aunque se hallase esta en su mineral en el estado metálico. Efectivamente, esta suposicion no se oponia en nada á los hechos mas conocidos. Mamejando la plata vidriosa con el ácido hidroclórico, se obtiene cloruro de plata en abundancia: y vertiendo este ácido sobre el sulfuro de plata natural, se desprende hidrógeno sulfurado. M. Proust ha observado que los pesos duros que cayeron en el fondo del mar, cuando el naufragio memorable del navío San Pedro Alcántara, se habian cubierto, en muy poco tiempo, de una costra de cloruro de plata de medio milímetro de espesor: yo he hecho la misma observacion cuando estuve en el Perú en tiempo del naufragio de la fragata Santa Leocadia, en las costas del mar del Sur, cerca del cabo de Santa Helena. M. Pallas afirma en los Nordische Beiträge, tom. III, pág. 64, que en la Siberia, en las orillas del Jaik, se han hallado monedas antiguas tártaras convertidas en cloruro de plata por el contacto de un terreno que está impregnado de cloruro de sodio. Todos estos hechos sirven para probar que, en muchas circunstancias, el ácido hidroclórico ejerce cierta accion sobre la plata metálica. Pero segun el aspecto bajo el que debemos hoy dia considerar las descomposiciones que resultan del contacto del magistral, de la sal marina y del mineral de plata, se debe decir que es el cloruro y no el ácido hidroclórico el que pasa del sodio á la plata.

M. Gay-Lussac y yo hemos conseguido imitar en pequeño el beneficio de hierro, manipulacion ingeniosa conocida en el Perú desde fines del siglo xiv é introducida por M. Gellert en los laboríos de Sajonia. Hemos visto que mezclando en fio el sulfuro de plata natural, con sal, magistral, cal y mercurio, se forma la amalgamacion mas abundantemente si se añade á la torta limaduras de hierro : entonces el hierro no solo sirve para descomponer el muriato de plata como en el método de amalgamacion de Freiberg, sino principalmente para separar el azufre de la plata mineralizada. Dejando en contacto por 24 horas plata sulfúrea y limaduras de hierro, quedó la plata tan á descubierto, que añadiendo mercurio se obtuvo en pocos minutos una cantidad considerable de amalgama de plata. Si sobre esta composicion se echa ácido muriático, se desprende infinitamente mas hidrógeno sulfúreo que el que resulta mezclando con el mismo ácido la plata sulfúrea sola. Es probable que el óxido de hierro en su maximum, que se halla en los colorados ó pacos y en los minerales mezclados de piritas descompuestas, obre de un modo análogo á la limadura de hierro.

La enorme pérdida de mercurio que se observa en la amalgamacion americana, proviene de muchas causas que obran simultáneamente. Si en el beneficio de patio se debiese toda la plata que se saca á una descomposicion de muriato de plata por el mercurio, se perderia una porcion de este metal que estaria con la de plata que hay en el muriato, en la proporcion de 4: 7,6 poco mas ó menos; porque esta proporcion es la de las respectivas oxidaciones de los dos metales. Otra parte de mercurio, y acaso la mayor, se pierde porque queda diseminada en una inmensa masa de lama; siendo tan grande esta division del metal, que no basta el mayor esmero en el lavadero para reunir las moléculas que se ocultan en los resíduos. Debe tambien buscarse otra 3° causa de la pérdida de mercurio en su contacto con el agua salada, y en estar al aire libre y á los rayos del sol durante tres, cuatro y aun cinco meses. Este cúmulo de mercurio y lama que encierran un gran número de sustancias metálicas heterogéneas y humedecidas por disoluciones salinas, estan compuestas de una infinidad de pilitas galvánicas, cuya accion lenta, pero de larga duracion, favorece la oxidacion del mercurio y la accion de las afinidades químicas. Del conjunto de estas indagaciones resulta, que el uso del hierro perfeccionaria visiblemente el método de la amalgamacion. Si los minerales que se manejan no fuesen sino plata súlfurea, bastaria acaso la limadura de hierro para dejará descubierto la plata, y para separarla del azufre que retarda la union de la plata con el mercurio. Pero como en todos los demas minerales de plata hay, ademas del azufre, diferentes

« AnteriorContinuar »