Imágenes de páginas
PDF

en América, nos queda por tantear la resolucion de un problema muy importante, y es el de la cantidad de azogue que necesitan anualmente las minas de la Nueva-España. Méjico y el Perú producen, hablando en general, tanta mas plata, cuanto en mas abundancia y mas barato reciben el mercurio. Cuando les falta este metal, como sucede frecuentemente en tiempo de guerras marítimas, va con menos actividad el laborío de las minas; entonces se amontonan los minerales en las haciendas, sin poder extraerse la plata. Hay ricos propietarios que tienen en sus almacenes por valor de 5oo ú 8oo,ooo duros de minerales, y se encuentran á veces sin el dinero necesario para atenderá los gastos diarios de sus minas. Por otra parte, cuanto mas azogue exige la América española, sea por el estado floreciente de sus minas, sea á causa del método de amalgamacion que se sigue en ellas, tanto mas aumenta el precio de este metal en Europa. Los pocos paises á quienes la naturaleza ha provisto de él, como la España, el departamento del Mont-tonnerre, la Carniola y la Transilvania ganan en esta subida de precio; pero los distritos de minas de plata, en los cuales estanto mas de desear que progrese la amalgamacion, cuanto no tienen el combustible necesario para la fundicion, sufren gravemente los efectos de las grandes exportaciones de azogue para América. La Nueva-España consume al año 16,ooo quintales de mercurio. El estado siguiente indica la cantidad de mercurio que se pierde en los métodos de amalgamacion que se usan en diferentes distritos de minas para sacar la plata de sus minerales. Se cuenta por pérdida y consumo la cantidad de 2oo marcos ó un quintal de mercurio,

por cada 125 marcos de plata en las minas de Guanajuato;

115 . . . . . . . . . en las minas de la intendencia de
Guadalajara;

100 . . . . . . . . . en las minas de Pachuca, Zacatecas,
Sombrerete, Guadiana, Durango,
Parral, Zichu, Tonala, Comanja,
Zerralbo, Temextla, Villalta,
Tetela de Tonatla, Alchichica,
Tepeaca, Zimapan, Cairo y Tlapa;

90 . . . . . . . . . en las minas de Chichiapa, Tetela,
Tasco, Santa Teresa de Leiba y
Baños, Itucuaro, Tehuistla, San
Esteban de Alburquerque y Chi-

conasi;

85 . . . . . . . . . . en las minas de Temascaltepec, Ayuteco, y Chautla de la Sal;

80 . . . . - . . . . en las minas de Zacualpa, San Luis de Potosí, Guautla, Sultepeque y Tlapujahua.

El gobierno arregla el repartimiento del mercurio caminando sobre estos datos y segun la cantidad de plata que se saca anualmente en los diferentes distritos de minas.

M. Sonneschmidt, en su importante obra de Beschreibung der spanischen Amalgamation oder JVerquikkung des in den Erzen verborgenen silbers, uvie sie bey den Bergwerken in Merico gebrauchlich ist (Gotha, 18 Io), asegura que la amalga

macion por crudo y de patio, en la Nueva-España ocupa comunmente ni menos de ocho dias ni mas de dos meses, suponiendo siempre que el sulfato de cobre ó magistral sea de buena calidad, y que por estar demasiado baja la temperatura del aire no se retarde la accion del mercurio sobre la plata. La amalgamacion de un quintal de mineral que contenga 3 onzas ó 4 de plata, cuesta en Méjico, incluyendo la pérdida del mercurio, un peso ó poco mas. M. Sonneschmidt calcula la pérdida del mercurio á 1o, 12, ó 14 onzas por marco de plata: este autor cuenta 8 onzas de azogue consumido, y de 3 á 6 de azogue perdido. La corte de Madrid, que se ha reservado el derecho de vender exclusivamente el mercurio, sea español ó extrangero, concluyó en, 1784, un contrato con el emperador de Austria segun el cual este suministra el mercurio á 52 duros: anualmente envia en tiempo de paz, en buques de la marina real, á veces 9ooo, á veces 24,ooo quintales. En 18o3 se formó el utilísimo proyecto de proveer el reino de Méjico para muchos años, á fin de que en el caso imprevisto de una guerra no se interrumpiese la amalgamacion por falta de azogue; pero este proyectado repuesto tuvo la suerte que tantos otros proyectos, cuya ejecucion no se ha verificado. Antes del año de 177o, en que el laborío de las minas era mucho menor que en el dia, la Nueva-España no recibia otro mercurio que el de las minas de Almaden y de Huancavelica. El azogue de Alemania, cuya mayor parte es de Idria, no se introdujo en Méjico

[ocr errors]

sino despues del hundimiento de las obrassubterráneas de Huancavelica y en una época en que en la mina de Almaden" se hallaban inundadas la mayor parte de las obras y no daba sino muy escasos productos. Pero en 18oo y 18o2, se puso nuevamente esta mina en un estado tan floreciente, que ella sola daba por año mas de 2o,ooo quintales de mercurio, y se concebian esperanzas de poderse pasar sin el azogue aleman para la provision de Méjico y del Perú. Ha habido años en que han entrado por Veracruz de diez á doce mil quintales de la Alemania. Ello es que desde el año de 1762 al de 1781, las amalgamaciones de Nueva-España han destruido” la suma enorme de 191,4o5 quintales de mercurio, cuyo valor ha sido en América de mas de 12 millones de pesos. El laborío de las minas se ha aumentado á proporcion que ha bajado el precio del azogue. En 159o, en tiempo del virey Don Luis de Velasco II, se vendia en Méjico el quintal de azogue á razon de 187 duros“. Pero en el siglo XVIII habia de tal modo bajado el precio de este metal, que en 175o, la corte lo dió á los mineros á82 duros. Desde 1767 á 1776, era su precio de 62 duros el quintal. En 1777, bajo el ministerio de Galvez, se fijó, por un decreto real, el precio del azogue de Almaden en 41 pesos y dos reales, y el de Alemania en 63 pesos. En Guanajuato se aumenta el precio de ambos mercurios dos, ó dos y medio pesos en quintal, á causa de su costosa conduccion á lomo. En el mercurio de Idria gana el rey *, por la diferencia del peso de Alemania y el de Méjico, 23 por ciento; de suerte que una ilustrada política debia mover á la metrópoli á darlo mas barato. Por antigua costumbre se permite á los mineros de ciertos reales de minas, por ejemplo á los de Guanajuato y Zacatecas, comprar dos tercios del azogue español y solo un tercio del aleman. A otros distritos se les fuerza á tomar mas mercurio de Idria que de Almaden. Como el primero es mas caro, se resisten á tomarlo, y los mineros suponen que lo encuentran impuro. La imparcialidad en el repartimiento del azogue

* Sobre estas minas y las de Almadenejos, véanse las curiosas indagaciones de M. Coquebert de Montbret, en el Journal des Mines, no 17, pag. 396.

“Por simple oxidacion ó por combinacion química con el ácido muriático.

“En el Reglamentopara la distribucion y venta del azogue, publicado en 159o, se dice, que hasta aquella época se habia vendido en Méjico el quintal de mercurio á 113 pesos de minas. La Real cédula de 17 de octubre de 1617, fija el precio á 6o ducados el quintal. Este precio se conservó legalmente hasta fines del siglo xvil y principios del xvir. El marques de Casa-Fuerte, virey de NuevaEspaña intentó inútilmente persuadir al ministerio de Madrid á que vendiese el quintal de azogue á 4o ducados, porque en Sevilla no costaba mas que 13 pesos, y en Méjico 3o. Finalmente, la real cédula de 24 de noviembre de 1767, bajó, una cuarta parte, el precio antiguo, que era de 6o ducados ú 82 pesos y 6 reales el quintal, quedando este fijo á 62 pesos. (D'Elhurar, del influjo de la Mineria, 1825, p. 41).

* El contrato de España con la mina de Idria estipulaba una compra anual de 12,ooo quintales.

« AnteriorContinuar »