Imágenes de páginas
PDF

Reales. Angangueo. El Oro. Tlapajahua. S. Agustin de Ozumatlan. Zitacuaro. Istapa. Los Santos Reyes. Santa Rita de Chirangangeo. El Zapote. Chachiltepec. Sanchiqueo. La Joya. Pacuaro. Jerecuaro. Curucupaseo. Sinda. Inguaran. S. Juan Guetamo. Ario. Santa Clara. Alvadeliste. S. Nicolas Apupato. Rio del Oro. Ajuchitlan. Santa María del Carmen del Sombrero. Favor. Chichindaro.

IX. INDENDENCIA DE OAJACA.

DESDE Los 16° 35 HASTA Los 17° 55' DE LATITUD BOREAL, Y DESDE Los 98° 15" HASTA Los loo” o DE LONGITUD OCCIDENTAL.

Diputaciones. 37. OAJACA.

Reales. Zolaga. Talea. Hueplotitlan. La Aurora

de Ixtepeji. Villalta. Ixtlan. Betolatia. Huitepeque. Rio de S. Antonio. Totomistla. S. Pedro Nesicho Santa Catalina Lachateo. S. Miguel Amatlan. Santa María Iavecia. S. Mateo Capulalpa. S. Miguel de las Peras.

X. INTENDENCIA DE PUEBLA.

DESDE Los 18o 15 HASTA Los 2 o 25 DE LATITUD BoREAL, y DESDE Los 99° 45 HASTA Los 1oo" 5o DE LONGITUD OCCIDENTAL.

Minas esparcidas ó sueltas.— La Cañada. Tulancingo. Toltecanila. S. Miguel Tenango. Zautla. Barrancas. Alatlanquetepec. Temetzla. Ixtacmaztitlan.

XI. INTENDENCIA DE VERACRUZ.

Desde Los 2o" o HASTA Los 2 1° 15' DE LATITUD BoREAL, y DESDE Los 99° o HASTA Los 1o 1" 5 DE LONGITUD OCCIDEN'I'AL.

Minas esparcidas. Zomelahuacan. Giliapa. S. Antonio de Jacala.

XII. ANTIGUA CALIFORNIA. Mina, — Real de Santa Ana.

Los que han estudiado la constitucion geológica de un pais de minas muy extenso, saben que es casi imposible el reducir á ideas generales las observaciones hechas en una gran variedad de mantos ó vetas metalíferas. Un físico puede distinguir la antigüedad relativa de las diversas formaciones, y llega á descubrir algunas leyes en la estratificacion de las rocas, en la identidad de los mantos, y muchas veces también en el ángulo que estos forman, sea con el horizonte, sea con el meridiano del lugar que examina. Pero ¿como podrá reconocer las leyes que determinaron la disposicion de los metales en el seno de la tierra, la anchura, la direccion y la inclinacion de las vetas, la naturaleza de su masa, y su estructura particular? ¿Como sacará consecuencias generales de la observacion de una multitud de pequeños fenómenos que se hallan modificados por causas puramente locales, y que parecen ser efectos del concurso de afinidades químicas, cuya accion estaba circunscripta á muy corto espacio? Crecen estas dificultades cuando sucede, como en las montañas de Méjico, que las vetas, los mantos y los cúmulos (stockuperke) se encuentran esparcidos en una infinidad de rocas muy diferentes en su mezcla y formacion. Si poseyésemos una descripcion exacta de las cuatro ó cinco mil vetas que se benefician actualmente en Nueva-España, ó que lo han sido de dos siglos á esta parte, se echaria de ver indudablemente, en la masa y en la estructura de esas vetas, algunas analogías que indicasen simultaneidad de orígen: se hallaria que tales masas (gangausfüllungen) en parte son idénticas con las de las vetas de la Sajonia y de la Hungría, y acerca de las cuales ha dado tanta ilustracion M. Werner el primer mineralogista del siglo. Pero estamos todavía bien lejos de conocer las montañas metalíferas de Méjico; y, á pesar del gran número de observaciones que yo he podido recoger por mí mismo al cruzar por allí en diferentes direcciones el espacio de mas de 4oo leguas, no me aventuraré á bosquejar el cuadro general de las minas mejicanas considerado bajo sus relaciones geológicas. Asi me ceñiré á indicar las rocas que dan la mayor parte de las riquezas de NuevaEspaña. En el estado actual del pais, las vetas son las que principalmente se benefician; porque los minerales dispuestos en mantos ó en cúmulos son bastante escasos por allí. Las vetas mejicanas se encuentran ordinariamente en rocas primitivas y en las de transicion (Ur-und Uebergangs-gebirge) y menos comunmente en las montañas de formacion secundaria (Flötz-Gebirge) que no ocupan grande espacio de terreno sino al norte del trópico de cancer, al E. del rio del Norte, en la hoya del Misisipí, y al O. del Nuevo-Méjico, en las llanuras regadas por los rios Zaguananas y de S. Buenaventura, las cuales abundan de sales muriáticas. En el continente antiguo, el granito, el gneis y la mica pizarra (glimmerschiefer) constituyen la cresta de las altas cadenas de montañas. Estas mismas rocas rara vez se presentan á la superficie en la loma de las cordilleras de América, especialmente en la parte central comprendida entre los 18 y 22 grados de latitud boreal: pues en ellas el granito se halla cubierto con mantos de enorme espesor de pórfido anfibolítico, de diorita (griinstein ó roca verde), de almendrilla, de basalto y de otras formaciones de trachyta y de trap, de modo que le ocultan á los ojos del geólogo. Las costas de Acapulco estan formadas de rocas de granito; y al subir hácia la mesa de Méjico se ven estas rompiendo el pórfido por la última vez, entre Zumpango y Sopilote. “Mas hácia al E. en la provincia de Oajaca, descuellan el granito y el gneis en mesas de grande extension, y que estan cruzadas de vetas auríferas. El estaño, que despues del titan, del schelin y el molibdeno, en concepto de muchos geólogos, es el metal mas antiguo del mundo, no se ha encontrado todavía, que yo sepa, en los gramitos de Méjico; porque el estaño fibroso (ubood-tin) del Gigante pertenece á terrenos de trasporte, y las vetas de estaño de la sierra de Guanajuato se hallan en montañas de pórfido. En las minas de Comanja, una sienita, que parece ser de antigua formacion, encierra una veta argentífera: la veta de Guanajuato, que es la mas rica de toda la América, atraviesa una pizarra primitiva (thomschiefer) que á veces pasa á ser talcosa (talkschiefer), y parece que pertenece á las pizarras de transicion: la serpentina de Zimapan parece que carece de todo metal. Los pórfidos de Méjico pueden ser considerados en gran parte como rocas eminentemente ricas en minas de oro y plata. Es uno de los problemas de mas difícil solucion el de determinar su antigüedad relativa: todos ellos tienen por carácter la presencia constante de la anfibolia ó lornblenda, y la ausencia del quarzo, que es tan comun en los pórfidos primitivos de Europa, especialmente en los que forman mantos en los gneis. El feldespato comun rara vez se presenta en los pórfidos mejicanos; solo es propio de las formaciones mas antiguas, como las de Pachuca, Real del monte y Moran, cuyas vetas dan dos veces tanta plata como la Sajonia entera. Es lo mas comun el no descubrirse en los pórfidos de la América

* El que quiera entrar en mas pormenores acerca de los granitos de la costa occidental de las Cordilleras mejicanas (granitos que son tal vez posteriores al gneis, y que encierran bancos syeníticos unidos con vetas de basanita), puede consultarse mi Essai géognostique sur le Gisement des Roches dans les deua, Hémisphères, 1823, p. 78.

« AnteriorContinuar »