Imágenes de páginas
PDF

Esta suma, que es en la que creo deber fijarme, se diferencia en mas de 16,ooo millones de pesatas de la señalada por Robertson. No es extraño que se acerque á la valuacion de otros varios escritores, porque hay números que presenta la economía política á la manera de las posiciones que fijan los astrónomos: el primero que llega á observar la longitud de un sitio, está seguro de que en el gran número de mapas en que todos los puntos estan colocados al acaso, encontrará alguno que señale la misma verdadera posicion.

Demisindagaciones resulta, que de los 5,7o6,7oo,ooo pesos, ó 29,96o, 175,ooo libras tornesas, producto en oro y plata, desde 1492 á 18o3, ó sea en el espacio de 31 1 años, se debe:

DIVISIONES POLÍTICAS. PESOS. LIBRAS TORN.

A las colonias españolas. 4,851,200,000 25,468,800,000

Al reino de la Nueva

España. - • - - - 2,028,000,000 10,647,000,000 A los del Perú y BuenosAires. . . . . . . 2,4 10,200,000 12,653,550,000 Al de la Nueva - Granada. . . . . . . 275,000,000 1,443,760,000 A Chile. . . . . . . . 138,000,000 724,500,000 A las colonias portugueSaS. . . . . . . . . . . . . 855,500,000 4,491,375,000 ToTAL. . . . . . . 5,706,700,000 29,960, 175,000

Como el cerro del Potosí pertenece por su situacion á las cordilleras del Perú, he reunido en este III. 20

estado las minas situadas sobre la loma de la cadena de los Andes, desde los 6” hasta 2 o de latitud austral, en una línea de 5oo leguas. La parte metalífera del reino de Méjico, comprendida entre los 16" y los 31 o de latitud boreal, da en el dia dos veces tanta plata como los dos vireinatos del Perú y de BuenosAires; bien que esta parte no tiene tampoco sino 45o leguas de largo. El estado siguiente muestra la proporcion entre el oro y la plata sacados de las minas del Nuevo Continente, desde su descubrimiento hasta 18o3.

MARCOS, DIVISIONES POLITICAS. PESOS. PESO TDE CASTILL.A. Oro. . . . . . . . . . . .. 9,915,000 1,348,500,000 De las colonias portugues. 6,290,000 855,500,000 De las colonias españolas. 3,625,000 493,000,000 Plata. . . . . . . . . . . . 512,700,000 4,358,200,000 ToTAL. . . . . . . . . . . . . . . . . 5,706,700,000

Segun esta valuacion, que solo es aproximativa, la masa de plata que han producido las Cordilleras de América en tres siglos, es de peso de 1 17,864,2 I o kilógramos, y formaria una esfera sólida de 27,8 metros ó de 85 o pies de Paris. Cuando se reflexiona que el hierro sacado de solo las minas de Francia asciende á 225 millones de kilógramos o por año, se ve que con respecto á la abundancia relativa ó á la distribucion de las sustancias en la costra exterior del globo, la plata está con el hierro con corta diferencia en la proporcion que la magnesia con la silice, ó de la barita con la alúmina. Con todo eso no debe confundirse la cantidad de metales preciosos sacados de las minas del Nuevo Continente, con la que efectivamente ha refluido en Europa desde el año de 1492. Para juzgar de esta última suma, es indispensable valuar 1" el oro y plata que se encontraron al tiempo de la conquista entre los indígenas de América, y de que hicieron su botin los conquistadores; 2” lo que ha quedado en circulacion en el Nuevo Continente; y 3o lo que ha pasado directamente á las costas de Africa y Asia, sin tocar en la Europa. Los conquistadores encontraron oro, no solo en las regiones que lo producen hoy todavía, como en Méjico, en el Perú y en la Nueva-Granada, sino tambien en los paises cuyos rios nos parecen actualmente muy pobres en arenas auríferas. Los indígenas de la Florida, Santo-Domingo, é isla de Cuba, los del Darien y costa de Pária tienen braceletes, anillos y collares de oro; pero es probable que la mayor parte de este metal no era debida á los territorios donde se hallaron aquellos pueblos establecidos á fines del siglo Xvo. En la América meridional habia, como en Africa, comunicaciones comerciales aun entre los aduares mas distantes de estar civilizados. Frecuentemente se han visto coral y perlas de conchas marinas entre hombres que vivian lejos de las costas. En nuestro viage por el Orenoco, nos hemos asegurado de que la famosa piedra Mahagua, el jade de las Amazonas, camina, por medio de cierto tráfico establecido entre varias tribus de salvages, desde el Brasil hasta las orillas del Carony, habitadas por indios caribes. Debe observarse ademas, que los pueblos que los Españoles encontraron en el Darien ó en la isla de Cuba, no habian habitado siempre aquellos mismos parages. En América, las grandes emigraciones se han hecho del NO. al SE. y muchas veces sus guerras han forzado tribus enteras á dejar las montañas y establecerse en los llanos. Asi se concibe como el oro de la Sonora ó del valle del rio Cauca ha podido enCOntrarse entre los salvages del Darien ó en las bocas del rio de la Magdalena. Por otra parte, cuanto mas pequeña es la poblacion, tanto mas engañosa es la apariencia de riqueza. La acumulacion del oro choca principalmente en aquellos parages donde todo el metal que el pueblo posee está convertido en objetos de adorno. No debe pues juzgarse de la supuesta riqueza de las minas del Cibao, de la costa de Cumaná y del istmo de Panamá por la relacion de los primeros viageros; sino que debe siempre tenerse presente que los rios son menos auríferos, en proporcion de lo menos rápida que se hace su caida á fuerza de siglos. Un aduar de salvages, que se establece en un valle donde no ha penetrado jamas hombre alguno, encuentra en

* Héron de Villefosse, Mémoire général sur les Mines, pág. 24o.

él granos de oro acumulados de millares de años á aquella parte; al paso que en nuestros dias los lavaderos mas atendidos, apenas producen algunas pepitas sueltas. Estas consideraciones, á que debo ceñirme aqui, servirán para ilustrar el problema tantas veces disputado, del porque aquellas mismas regiones que inmediatamente despues del descubrimiento de la América, y en especial desde 1492 hasta 1515, se tuvieron por eminentemente ricas en metales preciosos, apenas los producen en nuestros dias, aunque en varias de ellas se los haya buscado con mucho trabajo y buena direccion. * Para fijar nuestras ideas acerca del botin en oro y plata, que los primeros conquistadores hicieron pasar á Europa antes que los Españoles empezasen á beneficiar las minas de Tasco en Méjico, ó las de Porco en el Perú, pasemos la vista por los hechos referidos por los historiadores de la conquista. Yo he examinado atentamente estos hechos, y he tratado de juntar todos los pasages en que se valuan las riquezas caidas en manos de los europeos, en pesos ensayados ó en castellanos de oro; porque estos datos, y no las expresiones vagas y repetidas « de enormes cantidades de oro, ó de tesoros inmensos », son los que pueden conducirnos á inducciones satisfactorias. En 15o2, Ovando envió á España una flota de 18 buques mandada por Bovadilla y Roldan, y cargada de cierta cantidad de oro: la mayor parte de estos buques pereció en la famosa tempestad en que estuvo

« AnteriorContinuar »