Imágenes de páginas
PDF

can que la decadencia es general en todos. En la de Méjico la cantidad de metales acuñados en el año anterior fue de cerca de dos millones de pesos fuertes menor que la del año de 1819, sin que pueda atribuirse esta diminucion al establecimiento de otras casas de moneda, pues la de Guadalajara, aun no está en actividad, y en la de Zacatecas, que siempre lo ha estado, se vió semejante rebaja; pudiéndose concluir, que la amonedacion actual no pasa del tercio de los 27 millones de pesos fuertes que se acuñaban antes de la revolucion, y que cada año será menor. Para demostrar la influencia que tiene esta decadencia de la minería sobre todos los ramos productivos de Nueva-España, basta notar que todos dependen de ella. La agricultura en aquellos paises debe su prosperidad principalmente á la venta segura y pronta de sus frutos, que le facilita el gran consumo de las minas; sin este, el comercio interior no existiria entre provincias cuyas producciones son iguales, y el exterior no florece cuando la escasez de metales preciosos hace que no pueda saldarse con ellos la diferencia entre las importaciones y exportaciones. De esta relacion íntima entre la minería y la industria agricultora y comercial, proviene el que la decadencia ó prosperidad de estas haya seguido exactamente los pasos de aquella; de donde se deduce que el restablecimiento de las unas es tambien dependiente de la otra. Esta influencia se extiende al comercio de la península. Pudiera probarse esta asercion comparando las sumas importadas en ella en los últimos años con las que se introducian en los que precedieron á la revolucion; no pueden aumentarse estas importaciones mientras la minería no se restablezca, y nuestro comercio no florecerá, mientras carezca del mercado seguro y pronto que aquella le proporciona. La comision encuentra un motivo de satisfaccion en el exámen de las causas que han producido estos males, pues de él puede deducir que no son irreparables. En efecto, no se de

ben atribuir á que las vetas se hayan perdido ni esterilizado: , la de Guanajuato, que desde principios del siglo pasado, hasta el año de 1818, produjo la suma enorme de 271 millones de pesos fuertes, apenas está disfrutada en la octava parte de su extension, y es todavía susceptible de producir 5 millones anuales durante el largo espacio de 3oo años. La ruina de la minería ha sido el resultado necesario de la pérdida del equilibrio que habia entre el producto de las minas, y entre los gastos que es menester impender para su laborío. Para fundar esta asercion la comision necesita desvanecer un error muy extendido. Se cree generalmente que las grandes cantidades de plata, que antes del año de 18o9 producia la Nueva-España, se debian á la riqueza de sus minerales, confundiendo la abundancia de estos con su riqueza intrínseca”. Los minerales de Nueva-España son en general de muy corta ley, y tanto que los 3 millones de marcos de plata que produjo en los años de su prosperidad, se extrajeron de 1 o millones de quintales de mineral; es decir, que el contenido medio es de dos y media onzas por quintal, cuando en Sajo-nia se regula de 4 onzas. Y es tallá proporcion que guardan los de mayor contenido, que examinando las extracciones de la mina de Valenciana (que se toma por regla por ser la mas cuantiosa) resulta, que si importan 5 milésimas del total los minerales que contienen 22 marcos de plata por quintal, los que solo contienen 3 onzas forman las 895 milésimas, siendo todavía mas abundantes los de un contenido menor. Esta abundancia de piedra mineral, por el mismo hecho de ser de corta ley, hizo la felicidad de aquellos paises, pues de ella se originaba la necesidad de emplear un gran número de brazos, muchas máquinas y caballerías para moverlas. En solo Guanajuato habia 14 mil mulas destinadas á este fin, y fácil

* Se conocen por minerales ó frutos en Nueva-España las piedras extraidas de las minas que contienen algun metal y se entiende por ley la cantidad ó proporcion de este metal.

mente se concibe el impulso que esto daba á la agricultura y al comercio. Mientras los gastos erogados en la extraccion y sucesivas manipulaciones de estos minerales, equivalieron ó fueron inferiores al producto de la corta cantidad de plata contenida en ellos, la minería se sostuvo y progresó; luego que lo superaron comenzó su ruina. El crecimiento de estos gastos fue el efecto necesario del aumento de precios en todos los artículos del consumo de la minería, causado por la dificultad de las comunicaciones y de los gravámenes exorbitantes impuestos por el gobierno. En Guanajuato se agregó á estas causas de destruccion, por sí tan poderosas, una que lo es todavía mas, y que fue peculiará aquel real. La interceptacion del camino de Méjico hizo imposibles las remisiones regulares y periódicas de moneda que de aquella capital se le hacian en cámbio de sus platas pastas, con lo que bajó de tal manera el precio de estas, que se llegó á rendir el marco por 5 ; pesos fuertes, siendo su valor comun el de 7 pesos y 3 reales de plata. No es pues extraño que subiendo los costos de extraccion de un marco á 1 o pesos, cuando su valor legítimo que es 7 estaba reducido á los 3, los mineros desertasen un giro que no podia proporcionarles ventaja alguna, ó arruinasen en él sus capitales. Pasando ahora á considerar el influjo que ejerce sobre la minería el sistema actual de contribuciones á que está sujeta, la comision encuentra que estas son todas viciosas por la extrema desigualdad con que pesan sobre los contribuyentes, porque causan una diminucion de la materia sobre que se pagan, y las mas por su orígen, pues mas bien que contribuciones legítimas deben llamarse abusos introducidos por el tiempo. La suma total de estos derechos importa 17 3 por ciento del valor de las platas presentadas en las tesorerías nacionales, y 18 por ciento sobre el oro, sin que en estos se incluyan los

nuevos gravámenes introducidos durante la revolucion. Como se cobran sobre la masa total de metales presentados, no solo se verifica que no hay proporcion alguna entre la contribucion y la renta del contribuyente, sino que muchas veces se paga esta suma exorbitante del capital mismo que se está invirtiendo en una negociacion tan aventurada. Todo lo que con razon se ha dicho contra los diezmos que paga el agricultor, tiene lugar en sumo grado contra las contribuciones impuestas al minero. Debe suponerse que el valor de la plata que se paga de derechos causa un aumento equivalente en los costos del laborío y beneficio de los metales, verificándose en esto todo lo que se ha dicho anteriormente con relacion á estos aumentos; pues se necesita que los minerales contengan para ser aprovechables una cantidad de metal que cubra los gastos y los impuestos, y como se ha visto que los de cortas leyes son los mas abundantes en Nueva-España, de aqui se deduce que una inmensa cantidad de plata queda abandonada, la que se extraeria y entraria en circulacion si estos gravámenes se disminuyesen. Resulta de un informe circunstanciado, presentado al tribunal general de minería de Méjico por la diputacion territorial de Guanajuato, en 23 de marzo de 1819, que en aquel real pueden sacarse semanariamente sobre el nivel actual de las aguas, y sin inversion ni riesgo alguno de capitales, 31,5oo quintales de minerales, que conteniendo una onza y cuarta de plata por quintal producirán 4912 marcos de aquel metal. Los costos subirian, aun evaluándolos por la mas baja tasa, á 38, 1o8 pesos. El valor actual del marco de plata, suponiendo la paga de derechos, es de 7 y medio pesos fuertes, y segun él, el importe de la plata extraida seria 36,915 pesos; sin estos derechos el marco de plata valdria 8 pesos 5 reales (de plata) con lo que la misma cantidad de plata valdria 42,452 pesos. En el primer caso los mineros perderán 1193 pesos, en el segundo utilizarán 4344. Es, pues, cierto que los derechos en el sistema actual de su imposicion disminuyen la masa de la materia contribuyente, pues sin ellos las cantidades de que hemos hablado se aprovecharian, y ahora quedan perdidas. Todos los que han visto las minas de Nueva—España las habran observado rodeadas de immensas cantidades de minerales abandonados por no equivaler su contenido metálico á los gastos que causaria su extraccion. Todos podrian aprovecharse en el momento que estos impuestos se moderasen, de suerte que no secasen en su fuente el manantial de aquellas riquezas. Estos principios explican porque en la balanza de la minería, todo aumento ó diminucion en los impuestos, se señala con el efecto contrario en las cantidades de plata extraidas. La comision podria demostrar con estados comparativos, los ventajosos resultados que se debieron á la rebaja del quinto al diezmo, el año de 1716; á la diminucion sucesiva del precio del azogue, desde el año de 1766 hasta el de 1782; á la exencion de alcabalas, concedida á los efectos del consumo de las minas, y á la rebaja del precio de la pólvora; pero el triste estado actual de la minería, debido como antes se ha visto á causas opuestas á las que le hicieron florecer, es la mejor prueba del influjo que estas ejercieron. Para indicar los vicios que la comision halla en el orígen de muchos de los actuales impuestos, es menester acercarse ya al exámen de cada una de las proposiciones que se han confiado á su consideracion. La comision ha encontrado expedientes sobre casi todas ellas que se seguian en el consejo de Indias, y que se pasaron á las Córtes, formados en consecuencia de solicitudes del tribunal de minería de Méjico, que entorpecidas con los trámites forenses no habian tenido el feliz y pronto resultado que exigia el bien general. Es inmediata la aplicacion de todo lo dicho hasta ahora á

« AnteriorContinuar »